El Mundo

Beirut sufrió otro bombazo "prosirio"

Un auto cargado de explosivos detonó en uno de los barrios cristianos de Beirut, matando a seis personas, entre ellas un funcionario policial que investigaba anteriores ataques terroristas. El crimen se suma a otros similares en los últimos años, todos del mismo signo: sus víctimas eran figuras antisirias o que investigaban crímenes que se imputan a las fuerzas prosirias, encabezadas por el grupo extremista Hezbolá.

Sábado 26 de Enero de 2008

Beirut. — Un auto cargado de explosivos detonó en uno de los barrios cristianos de Beirut, matando a seis personas, entre ellas un funcionario policial que investigaba anteriores ataques terroristas. El crimen se suma a otros similares en los últimos años, todos del mismo signo: sus víctimas eran figuras antisirias o que investigaban crímenes que se imputan a las fuerzas prosirias, encabezadas por el grupo extremista Hezbolá.
  La fuerza de la explosión, que sucedió a la media mañana en la zona oriental de la capital, incendió 12 vehículos y dejó un cráter de cerca de dos metros de ancho y un metro de profundidad. El jefe de la policía nacional, general Ashraf Rifi, confirmó que la explosión fue por un cochebomba y que mató a un importante funcionario antiterrorista, el capitán Wissam Eid. Este era un ingeniero del departamento de inteligencia de la policía encargado de casos “muy importantes”, entre ellos “todos los relacionados con ataques dinamiteros terroristas” en el Líbano, manifestó Rifi. También falleció el guardaespaldas de Eid. La estimación de la cifra de víctimas varió durante el día, porque algunos de los cadáveres quedaron despedazados. Un comunicado policial indicó que la cantidad total de muertos fue de seis y 38 la de heridos.

Reunión con la ONU. El ministro de Deportes del Líbano, Ahmed Fatfat, expresó que Eid se dirigía a su casa después de haber asistido a una reunión en la sede de la comisión de las Naciones Unidas que investiga el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri en 2005. Este magnicidio desató una enorme ola de protestas que obligó a la retirada de las tropas de ocupación sirias. La familia de Hariri acusó a Siria de estar detrás del asesinato. Damasco siempre se opuso a la investigación del crimen. Los atentados dinamiteros se sucedieron en Beirut desde entonces, siempre contra personalidades del bloque pro ocidental y antisirio.
  El estallido de ayer tuvo lugar 10 días después de que tres transeúntes murieron por la detonación de un auto cargado de explosivos contra un vehículo de la embajada de Estados Unidos.
  Siria y sus aliados, en especial Hezbolá, son acusados de estar detrás de estas acciones terroristas, para bloquear el proceso político que llevó a Líbano a salir de la órbita de Damasco y tener elecciones relativamente libres. Actualmente el país se halla sin un presidente, precisamente por el enfrentamiento entre el bloque político proocidental y el prosirio, encabezado por Hezbolá.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario