El Mundo

Barack Obama y su factor sorpresa aterrizan en la peligrosa Afganistán

Ni siquiera los más veteranos entre los políticos estadounidenses recuerdan tanto revuelo en torno a un viaje de un candidato a la presidencia.

Domingo 20 de Julio de 2008

Washington. — Ni siquiera los más veteranos entre los políticos estadounidenses recuerdan tanto revuelo en torno a un viaje de un candidato a la presidencia. Sólo el secretismo con el que se ha realizado es ya excepcional. En Washington, sus más allegados tampoco sabían en qué país o ciudad ni cuándo aparecería Barack Obama. Hasta que en la mañana de ayer las puertas de su jet se abrieron en la base de Bagram, al norte de Kabul. El viaje era tan secreto que no había cámaras que grabaran la llegada del joven demócrata, de 46 años. "Obama ha aterrizado en Afganistán", fueron las escuetas palabras del noticiero CNN. "Esperamos poder ofrecer imágenes más adelante". Al menos, al senador negro el factor sorpresa le ha salido bien.

Obama tiene previsto un ambicioso plan para su viaje de una semana. Su objetivo es borrar, en el tiempo casi récord de siete días, su imagen de inexperto en política exterior. Esta y la política de seguridad son dos de los pocos temas en los que los estadounidenses conceden mayores competencias al candidato republicano, John McCain. "Es el talón de Aquiles de Obama", opinó un observador.

Mejor el republicano. Según las encuestas, más del 90 por ciento de los votantes consideran que el veterano de Vietnam McCain, de 71 años, sería un mejor comandante en jefe de las fuerzas de seguridad. En el caso de Obama, el porcentaje no alcanza el 50 por ciento. "Para Obama, el objetivo es no cometer errores durante su viaje y parecer lo más presidencial posible", opinó el experto de la CNN Mark Preston. Tanto en Afganistán como en Irak, Israel, Jordania, Berlín y París, Obama se presentará a los jefes de Estado y de gobierno como "un socio de diálogo a la misma altura", añadió.

Sin embargo, Obama ya experimentó recientemente lo rápido que se puede meter la pata en la diplomacia. "Jerusalén debe seguir siendo la capital indivisible de Israel", dijo durante un discurso ante organizaciones judías en Estados Unidos. Tras las protestas de los grupos palestinos, su equipo de campaña tuvo que retractarse rápidamente. Según The New York Times, Obama se ha rodeado de unos 300 asesores de confianza para la política exterior. Claramente, es consciente de sus puntos débiles.

Lo más llamativo es que el viaje de Obama se produce en un momento en el que la política exterior parece haber dado un paso atrás en Washington. Y en varios frentes a la vez: casi al mismo tiempo que Obama viajaba a Afganistán, por primera vez un alto representante estadounidense participaba en las conversaciones nucleares con Irán. Hasta ahora, para el presidente George W. Bush este tipo de contactos con un país del "eje del mal" eran tabú.

Además, Bush aprobó por vez primera negociar con Irak un "horizonte temporal para la retirar las tropas norteamericanas del país mesopotámico. Toda una sorpresa que, según The New York Times, podría apuntar a un posible cambio en la política de Estados Unidos. Sin embargo, Obama apuesta desde el principio de su campaña por conversar con Irán y promueve un calendario para la retirada de tropas.

La violencia aumenta. Por otro lado, Afganistán vuelve a acaparar titulares con su reciente escalada de la violencia. El pasado fin de semana, la muerte de nueve soldados estadounidenses en un atentado conmocionó el país. Según el Pentágono, desde mayo han muerto más estadounidenses en Afganistán que en Irak y los atentados han aumentado en un 40 por ciento en el primero. Además, el ejército estadounidense teme para los próximos meses una nueva ofensiva de los talibán.

Estos son precisamente los temas de las conversaciones de Obama en Kabul, donde el senador ya vislumbra un cierto éxito. Altos mandos del ejército estadounidense manifestaron hace poco su intención de enviar 10.000 soldados más a Afganistán para combatir la crisis. Ya antes, el novato en política exterior Obama había abogado por lo mismo.

"Aprenderá mucho"

El republicano John McCain comentó irónicamente el viaje de su rival: "Me alegro de que Obama visite por primera vez Afganistán (...) Aprenderá mucho". Agregó que "Obama anunció su estrategia para Afganistán e Irak incluso antes de recoger elementos sobre el terreno. Aparentemente, está muy confiado. Eso es notable".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario