El Mundo

Bajo la sombra del veto, los palestinos reclaman su ingreso en Naciones Unidas

Naciones Unidas. - Políticos intentaban ayer hallar una fórmula para evitar un choque diplomático por Medio Oriente, mientras se acerca la hora en que los palestinos pidan a las...

Viernes 23 de Septiembre de 2011

Naciones Unidas. - Políticos intentaban ayer hallar una fórmula para evitar un choque diplomático por Medio Oriente, mientras se acerca la hora en que los palestinos pidan a las Naciones Unidas que lo reconozcan como Estado. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, captó la atención en la Asamblea General de la ONU al acusar a EEUU de utilizar los ataques del 11-S como un pretexto para atacar Irak y Afganistán, y condenó el apoyo occidental al sionismo (ver aparte).

Pero el principal foco de atención seguía centrado en la crisis que se cierne en la reunión de la ONU de este año. El presidente palestino, Mahmoud Abbas, está listo para presentar hoy su iniciativa ante el Consejo de Seguridad, rechazando un pedido del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de desistir de la medida y reanudar las negociaciones de paz directas con Israel. Obama se reunió el miércoles con Abbas y el premier israelí, Benjamin Netanyahu, sin señales de progreso sobre el tema, lo que puso de relieve los límites de la influencia estadounidense y su poder personal. Abbas "acudirá al Consejo de Seguridad como está previsto", señaló el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Abed Rabbo, quien descartó versiones sobre algún tipo de acuerdo para dar al Consejo más tiempo para evaluar el pedido palestino.

La amenaza de EEUU. El miércoles, Obama dijo a la ONU que sólo las negociaciones podían conducir a un Estado palestino y no hizo mención a la necesidad de que Israel haga concesiones, algo que podría alienar la poderosa base de apoyo israelí en Estados Unidos antes de una dura batalla electoral el año próximo. Obama aseguró que Washington vetaría cualquier medida palestina en el Consejo, un paso que aislaría a Estados Unidos junto a su aliado israelí mientras los levantamientos árabes desatan fuerzas políticas nuevas e impredecibles en la región. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo que Washington continuará presionando para lograr una paz duradera y negociada.

La temperatura política de la 66ª Asamblea General también subirá con el discurso de Netanyahu, quien encabezó junto a Obama la ferviente actividad diplomática para desactivar el intento palestino. El vocero de Netanyahu, Mark Regev, dijo que el premier desea dar un mensaje "para la posteridad", que abordará "nuestro deseo de paz y reconciliación con los vecinos árabes y los palestinos y la idea de una solución de dos Estados". Israel ya había advertido que los palestinos obtendrán sólo un "pedazo de papel" si lograban la adhesión plena a la ONU. La ANP plantea la creación de un Estado con las fronteras previas a 1967, incluyendo Jerusalén Este, donde viven casi medio millón de colonos israelíes, y Gaza y Cisjordania.

Frenar el daño. Los diplomáticos ahora están centrados en varios escenarios con los que esperan poder contener el daño. El Consejo de Seguridad podría demorar una decisión sobre el pedido de Abbas, dando al "Cuarteto" de mediadores -formado por EEUU, Rusia, la Unión Europea y la ONU- más tiempo para acordar una declaración que convenza a ambas partes de volver a negociar. Pero es poco probable que el grupo llegue a un acuerdo para un comunicado en los próximos dos días que satisfaga a Israel y a los palestinos, que siguen divididos en temas centrales como las fronteras, el status de Jerusalén, el destino de los refugiados palestinos y el futuro de los asentamientos judíos.

Otra opción, adelantada el miércoles por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, sería que los palestinos evitaran el Consejo de Seguridad a favor de la Asamblea General, que podría votar actualizar su status del de "entidad" al de "Estado no miembro" mientras son reanudadas las conversaciones directas. El plan de Sarkozy establece el inicio de negociaciones en un mes, un acuerdo sobre las fronteras y la seguridad en seis meses y un tratado definitivo de paz en un año. Los palestinos necesitan 9 de las 15 bancas del Consejo para convertirse en el Estado 194 de la ONU.

Ahmadineyad ataca a Occidente

Delegados de varios países abandonaron ayer la Asamblea General de la ONU cuando el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, subió al podio y lanzó fuertes acusaciones contra EEUU, Europa y otros Estados como Israel, al tiempo que volvió a cuestionar el Holocausto y el 11 de septiembre de 2001. Ahmadineyad empleó su discurso de 30 minutos para acusar a los gobiernos occidentales de violar la ley internacional y a EEUU de llevar a cabo guerras y perpetrar genocidio, provocando una estampida ya vista en años anteriores. También ante la sede de la ONU se congregaron decenas de iraníes exiliados en protesta.

Dejan la sala. La delegación estadounidense y otras europeas, como la francesa o la alemana, así como las de otros países abandonaron la sala a modo de protesta cuando Ahmadineyad acusó a los países de esclavizar Africa y dominar el Consejo de Seguridad de la ONU. “Las respuestas son claras”, dijo el iraní. “Proclaman que tienen el poder indisputable e insisten en imponer sus estilos de vida a los otros”, añadió ante la Asamblea.
  El presidente iraní dijo también que “quienes se hacen llamar democracias libres” son en realidad “las raíces del mal”. “La verdadera libertad, justicia, paz o felicidad son derechos de todas las naciones y no pueden ser reprimidas por la arrogancia y las armas de la Otán”, dijo. Además, acusó a los medios de hallarse bajo una “esclavitud imperialista” y de silenciar a cualquiera que cuestione el Holocausto y los atentados del 11 de septiembre de 2011. El año pasado, Ahmadineyad provocó un escándalo similar cuando afirmó que los estadounidenses escenificaron ellos mismos los atentados. “Los sospechosos incidentes del 9/11 fueron utilizados por EEUU como pretexto para invadir Afganistán e Irak, así como el Holocausto fue utilizado para suprimir naciones independientes, cometer crímenes (...) y suministrar dinero a los sionistas en Israel”, añadió. “Y cualquiera, incluido yo y la nación iraní, que se atreve a cuestionarse el 11-S o el Holocausto, es condenado de inmediato y amenazado por EEUU”. También acusó a Washington de eliminar, con Osama Bin Laden, cualquier “luz que pudiera ser arrojada sobre el incidente”.
  Al mismo tiempo, llamó a un nuevo orden mundial y consideró que sólo Alá puede liberarlo de la tiranía y discriminación. También se refirió a la crisis económica mundial, de la que responsabilizó a EEUU. Ya en los últimos años, Ahmadineyad había desatado escándalos con sus palabras contra Occidente en sus discursos ante la Asamblea General de la ONU.

 

Argentina

El embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello, descartó ayer que la relación con EEUU se vea afectada por el reclamo palestino. “Son distintas miradas para la obtención de un mismo resultado: que prospere el proceso de paz y que la solución nos devuelva dos Estados viviendo en armonía”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario