El Mundo

Bachelet reprochó a EEUU y Caracas por el drama venezolano

La Alta Comisionada de Naciones Unidas denunció torturas y "posibles ejecuciones" de las fuerzas de seguridad del gobierno del presidente Maduro.

Jueves 21 de Marzo de 2019

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó ayer preocupación de que las recientes sanciones que impuso Estados Unidos a la petrolera estatal venezolana puedan agravar la crisis económica y social que afronta Venezuela.

Durante las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Bachelet alertó por el impacto de la crisis en los derechos humanos y la "reducción del espacio democrático".

"Estoy profundamente preocupada por la magnitud y la gravedad del impacto en los derechos humanos de la crisis actual en Venezuela, la cual es también un factor de desestabilización en la región", afirmó tras recibir el primer informe elaborado por la misión que envió a Caracas.

La ex presidenta chilena resaltó la represión que están llevando a cabo las tropas de Maduro y los "colectivos" chavistas. "Mi oficina documentó numerosas violaciones de derechos humanos y abusos cometidos por las fuerzas de seguridad y grupos armados progubernamentales", apuntó.

El documento del organismo destaca el uso excesivo de la fuerza por parte de los militares venezolanos, torturas y malos tratos, además de homicidios, detenciones arbitrarias, amenazas e intimidaciones.

El informe en el seno de las Naciones Unidas representó un golpe al chavismo, que niega las violaciones. "Seguimos investigando informes de posibles ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad. En 2018, se informó que las FAES (Fuerzas Especiales de la Policía Nacional) mataron al menos a 205 personas. Según informes, otros 37 fueron asesinados en enero de 2019 en Caracas", reveló la dirigente chilena.

El pronunciamiento de la ex presidenta chilena coincide con una visita al país de dos semanas que inició el 11 de marzo una misión técnica de la organización para elaborar un informe que sirva de base para un posible viaje de Bachelet a Caracas.

La visita de la misión, para la que Bachelet pidió acceso sin obstáculos y ningún tipo de represalias para los que hablen con los comisionados, generó gran expectativa y reacciones favorables entre los activistas que advirtieron que si las autoridades no le permitían hablar libremente con las víctimas de violaciones de derechos humanos y presos políticos iba a ser una "visita turística".

En su informe Bachelet indicó que el alcance y la gravedad de las crisis en los alimentos, la atención de la salud y los servicios básicos "no han sido plenamente reconocidos por las autoridades", por lo que las medidas que han adoptado han sido "insuficientes".

En medio del complejo contexto, Venezuela enfrentó la semana pasada un apagón nacional de cuatro días, que según la alta comisionada ha "exacerbado" la situación reduciendo aún más el acceso de las personas a los alimentos, agua y medicamentos, y ha afectado gravemente a los hospitales.

El gobierno de Nicolás Maduro ha alegado que las sanciones que viene aplicando Washington a Venezuela desde 2017 han desatado la profunda crisis económica y social.

A inicios de año el Departamento del Tesoro estadounidense impuso sanciones a la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), principal generadora de divisas del país, elevando la presión sobre el gobierno de Maduro. La alta comisionada alertó en su informe que estas recientes sanciones puedan contribuir a agravar la crisis económica.

Como muestra del deterioro de las condiciones de vida de la población, Bachelet citó una reciente encuesta que reveló que más de un millón de niños ya no asisten a la escuela, debido a que los padres no pueden darles el desayuno, el fracaso de los programas de alimentación de las escuelas y la falta de transporte público asequible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario