El Mundo

Bachelet recorta el gran poder de las FFAA, otra herencia de Pinochet

Santiago. — La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, promulgó una nueva ley de Defensa que calificó de "reforma histórica", dado que recorta el gran poder de autogestión que hasta ahora tenían los militares chilenos. Desde hoy, el nuevo jefe de estado mayor, un cargo que no existía, será designado por el jefe del Estado, a la vez que las FFAA perderán espacio en el Ministerio de Defensa. Estas medidas, rutinarias en cualquier democracia normal, son un avance para Chile...

Miércoles 03 de Febrero de 2010

Santiago. — La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, promulgó una nueva ley de Defensa que calificó de "reforma histórica", dado que recorta el gran poder de autogestión que hasta ahora tenían los militares chilenos. Desde hoy, el nuevo jefe de estado mayor, un cargo que no existía, será designado por el jefe del Estado, a la vez que las FFAA perderán espacio en el Ministerio de Defensa. Estas medidas, rutinarias en cualquier democracia normal, son un avance para Chile, donde las FFAA se mantienen casi independientes del Poder Ejecutivo gracias a las normativa heredada de la dictadura de Augusto Pinochet. A la ceremonia en la que Bachelet firmó la ley no asistió ninguno de los cuatro comandantes de las fuerzas armadas, porque "están de vacaciones", según la explicación oficial.

La ley fue promulgada en una ceremonia en el palacio de La Moneda, la sede de gobierno.La norma termina con las actuales cuatro subsecretarías, una por cada rama militar y la policía militarizada de Carabineros, y las reemplaza por dos subsecretarías, de Defensa y de las Fuerzas Armadas. La mandataria socialista comentó que las modificaciones "hablan por sí solas", porque "institucionalizan al Ministerio de Defensa como la agencia del Estado encargada de materializar el ciclo de política de Defensa y la estrategia militar". Tácitamente, Bachelet estaba diciendo que hasta ahora eso no ocurría, y que las FFAA se autogestionaban, en un caso único en la región. Bachelet fue ministra de Defensa bajo la presidencia de Ricardo Lagos.

El futuro jefe del estado mayor conjunto que será nombrado por Bachelet, tendrá carácter de jefe estratégico de las operaciones militares y dependerá directamente del presidente de la República, a través del Ministerio de Defensa. "En una democracia la Defensa es un área de política pública en la cual las Fuerzas Armadas juegan un rol insustituible en su ejecución, pero cuyo diseño, evaluación y control es también una responsabilidad ineludible de las autoridades políticas", puntualizó la presidenta. Bachelet termina su mandato el próximo 11 de marzo, cuando pasará el mando a Sebastián Piñera. El futuro presidente deberá instrumentar gran parte de este cambio en la estructura militar.

Ley del cobre. El ministro de Defensa, Francisco Vidal, aprovechó la ocasión para llamar al presidente electo a alcanzar "un acuerdo nacional" entre los dos grandes bloques políticos para que aprueben una norma que termine con la llamada "ley del cobre", que otorga a las Fuerzas Armadas el 10 por ciento de las ventas del cobre, el principal rubro de las exportaciones de Chile. La "ley del cobre" es también una herencia de la dictadura pinochetista, y en estos años les permitió a las FFAA chilenas proveerse de un arsenal que ha causado alarma en toda la región. El cobre registra desde inicios del siglo XXI precios récord, que ayudaron no poco a solventar el crecimiento de Chile. Solamente entre 2006 y junio de 2009, por este concepto se entregaron a los militares 4.200 millones de dólares. Estos ingresos extraordinarios fueron directo a la compra de armas como los cazas F-16 y los submarinos Scorpene, dos sistemas que no tienen equivalentes en las FFAA de la región.

Vidal dijo sobre la nueva ley que "podría ser un ejemplo de un acuerdo nacional, para que el financiamiento de la Defensa también tenga un consenso, como lo ha tenido la ley del Ministerio" de Defensa. Vidal señaló que las FFAA deben contar con un fondo de contingencia sustantivo y de recursos que permitan la mantención del enorme potencial militar que se ha comprado en estos años de auge del cobre.

Piñera, de acuerdo. En su primer encuentro con la prensa internacional, Piñera dijo que es partidario de derogar la ley del cobre. Afirmó que desea "reemplazar ese sistema por uno de financiamiento estable y adecuado, a través del presupuesto nacional, pero en un plazo más largo que el presupuesto nacional", es decir, como se hace en cualquier país con instituciones normales. El proyecto, que el gobierno de Bachelet busca aprobar antes del 10 de marzo, reemplaza la ley del cobre por un plan de financiamiento militar a 12 años, con fases de cuatro, que coinciden con la duración del mandato presidencial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS