El Mundo

Aviones rusos atacan por primera vez Siria en apoyo al presidente Assad

EEUU y aliados sospechan que Moscú bombardeó a grupos rebeldes que combaten al régimen de Damasco. El Kremlin confirmó la ofensiva contra las milicias del Estado Islámico.

Jueves 01 de Octubre de 2015

La aviación rusa efectuó ayer sus primeros ataques en Siria, a pedido del presidente Bashar Assad, contra objetivos del grupo yihadista Estado Islámico (EI), indicó Moscú, pero Francia y Estados Unidos pusieron en tela de juicio estas afirmaciones. Así, el canciller francés Laurent Fabius denunció en la ONU que los ataques aéreos rusos en Siria podrían no haber apuntado contra el EI, exigiendo garantías de los objetivos reales de Moscú. Por su parte, el jefe del Pentágono, Ashton Carter, dijo ayer que el ataque aéreo ruso "parece" haber ocurrido en una zona donde no había combatientes yihadistas y alertó del riesgo de una escalada militar en la guerra civil siria. "Quiero ser cuidadoso, pero parece que (el primer ataque aéreo ruso) sucedió en áreas donde no había fuerzas del EI", dijo el secretario de Defensa, quien reiteró que luchar contra el EI sin incluir la salida de Assad, algo que Rusia rechaza, es "echar nafta" a ese conflicto.

Sin certezas. La Casa Blanca dijo que es "demasiado pronto" para decir cuáles fueron los blancos de los ataques aéreos rusos en Siria, y qué resultó efectivamente bombardeado. El EI no podrá ser vencido en Siria si Assad permanece en el poder, declaró a su vez el secretario de Estado norteamericano John Kerry en el Consejo de Seguridad de la ONU. Durante una reunión presidida por su homólogo ruso Serguei Lavrov, Kerry declaró además que Estados Unidos estaba dispuesto a aprobar los ataques rusos en Siria si son "realmente" contra las milicias del EI. Assad confirmó ayer que solicitó a Moscú el envío de su fuerza aérea al territorio sirio para combatir al EI poco después de que el Senado ruso diera luz verde a esta medida, siempre que fuera autorizada por la ONU o requerida por Damasco.

Rusia informó de que sus aviones de guerra efectuaron ocho ataques contra objetivos del EI en Siria, pero negó daños colaterales entre la población civil. Los aviones rusos golpearon "con precisión blancos en tierra de los terroristas del EI en Siria", según el general Igor Konashenkov, vocero del ministerio de Defensa. Concretamente se destruyeron equipamientos militares, depósitos de armas y municiones y equipos de comunicación del grupo yihadista, que el año pasado proclamó un califato en los territorios bajo su control en Irak y Siria. El bombardeo tuvo lugar en Homs.

Según informó ayer el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, la fuerza aérea rusa mató 27 personas en su primer bombardeo en Siria. La oposición siria cifró los muertos en 35 y señaló que entre ellos figuran mujeres y niños.

La campaña aérea iniciada ayer es la primera intervención militar de Rusia lejos de sus fronteras desde la invasión soviética de Afganistán en 1979, concluida una década más tarde con un sonado fracaso. Estados Unidos, que desde hace poco más de un año lidera una campaña aérea contra el EI en Irak y Siria, se vio sorprendido por la iniciativa rusa. Al respecto el presidente Vladimir Putin afirmó que los bombardeos rusos son conformes con el derecho internacional, ya que responden a un pedido de ayuda militar formulado por el gobierno sirio. Confirmó igualmente que el dispositivo se limita a atacar por aire, y descartó, al menos por el momento, el despliegue de tropas terrestres rusas en Siria.

Pulso diplomático. La aceleración de la intervención rusa en Siria tiene como telón de fondo un pulso diplomático entre Washington y Moscú sobre el papel de Assad, que los occidentales califican de "tirano" que debe abandonar el poder y Rusia considera un escudo imprescindible contra el yihadismo. El lunes en la ONU, en su primer discurso ante la Asamblea General en diez años, Putin llamó a la formación de una "amplia coalición antiterrorista" contra el EI, que incluya al régimen sirio y a Irán, otro aliado de Damasco. El presidente Barack Obama, que desde hace un año desarrolla sin mucho éxito una campaña aérea contra el EI en Irak y en Siria, rechaza esa idea, insistiendo en que se necesitan "nuevos dirigentes" en Damasco.

La Otán se sumó a las críticas

La Otán críticó ayer los ataques rusos en Siria y señaló que el apoyo de Moscú a Assad “no es constructivo”, según dijo en Bruselas un destacado miembro de la alianza atlántica que citó al secretario general Jens Stoltenberg. “Assad es parte del problema”, agregó el funcionario que pidió el anonimato. La Organización para el Tratado del Atlántico Norte había instado a Rusia a “desempeñar una labor constructiva y de cooperación en la lucha contra la milicia del EI.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS