El Mundo

Avanza el escudo antimisiles y Rusia reacciona anunciando nuevas armas

La creciente confrontación entre Occidente y Rusia subió ayer otro par de escalones. República Checa y Estados Unidos firmaron el acuerdo que abre paso a la construcción en el país europeo de los radares que conformarán el escudo antimisiles de Washington, denunciado por Moscú como un gesto agresivo.

Sábado 20 de Septiembre de 2008

Londres. — La creciente confrontación entre Occidente y Rusia subió ayer otro par de escalones. República Checa y Estados Unidos firmaron el acuerdo que abre paso a la construcción en el país europeo de los radares que conformarán el escudo antimisiles de Washington, denunciado por Moscú como un gesto agresivo. Al mismo tiempo, la marina rusa anunció que a partir de 2009 sus submarinos nucleares recibirán nuevos misiles con cabezas atómicas. A la vez, el presidente ruso Dimitry Medvedev denunciaba en fuertes términos a la Otán por el reciente conflicto de Georgia.

La ministra de Defensa de Praga, Vlasta Parkanova, y su colega estadounidense, Robert Gates, firmaron el acuerdo Sofa (Status of Forces Agreement) en Londres, al margen de un encuentro de los ministros de Defensa de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (Otán). El acuerdo es un paso fundamental para el proyecto estadounidense de emplazar un sistema de defensa antimisiles en Europa, con sus radares en República Checa y una batería de misiles interceptores en Polonia.

Los acuerdos políticos base ya fueron firmados por la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, el 8 de julio en Praga y el 20 de agosto en Varsovia. El Parlamento checo debe votar acerca de los acuerdos este año; la construcción podría comenzar en 2009.

Amenazas rusas. Luego de la firma en Londres, Rusia protestó nuevamente sobre el proyecto, que ve como una amenaza pese al carácter defensivo que posee el escudo. "El gobierno checo vende la seguridad a largo plazo de su propia población por un juguete nuevo que se llama sistema de defensa aéreo", opinó el embajador de Moscú ante la ONU, Dimitri Rogosin, en una entrevista con la agencia de noticias checa CTK. "Estratégicamente no hay diferencia entre armas defensivas y ofensivas", dijo. Agregó que en caso de que el proyecto sea concretado, Rusia debe reaccionar, incluso con medidas militares.

Cuando en agosto pasado Polonia firmó el acuerdo respectivo, un miembro del alto mando militar ruso llegó a amenazar a su ex país satélite con un ataque nuclear. El argumento ruso de que el escudo no puede ser considerado defensivo parece a primera vista difícil de aceptar: el escudo antimisiles consta de un sistema de alerta, formado por satélites y radares y una batería de misiles. Pero estos lanzan un "vehículo asesino", un cuerpo inerte que impacta en el espacio exterior al misil enemigo. No tiene por lo tanto funciones ofensivas posibles. EEUU argumenta que va dirigido contra posibles agresiones de Irán, pero Moscú siempre desechó esa hipótesis y cree que está diseñado contra sus armas nucleares de largo alcance.

Nuevos misiles. Complementando la reacción del embajador ruso en la ONU, la armada rusa hizo un anuncio altisonante. El año que viene equipará su flota de submarinos con una nueva generación de misiles intercontinentales. Los Bulava, que pueden transportar ojivas nucleares, estarán disponibles en 2009 tras años de retraso, agregaron fuentes militares citadas por la agencia Interfax. La armada había anunciado este jueves la prueba exitosa de un misil de ese tipo lanzado desde un submarino en el mar Blanco. El proyectil cayó miles de kilómetros al este, en un polígono de prueba en la península de Kamtchatka. Los Bulava, variante naval del Topol-M, pueden atravesar todos los sistemas de defensa disponibles actualmente, aseguran los rusos. Pero el arma registra un récord de accidentes en pruebas anteriores. En agosto de 2007 cuatro de seis lanzamientos resultaron fallidos.

El presidente de Rusia, Dimitry Medvedev, acusó a la Otán de provocar el conflicto con Georgia del mes pasado pero dijo que la disputa con Occidente no significa que Rusia planeara aislarse tras una nueva Cortina de Hierro. Medvedev habló un día después de que la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, lanzó un duro ataque contra Rusia, diciendo que había tomado un "giro oscuro" e instando a Occidente a hacer frente a lo que llamó tácticas de intimidación rusas. "Estamos en efecto siendo empujados a un camino que está basado, no en alianzas civilizadas totales con otros países, sino en un desarrollo autónomo, detrás de muros gruesos, detrás de una Cortina de Hierro", dijo Medvedev. "Ese no es nuestro camino. Para nosotros no tiene sentido volver al pasado. Hemos hecho nuestra elección", declaró.

¿Qué protegió la Otán? También señaló que el papel de la Otán en el conflicto de Georgia demostraba que esa organización era incapaz de proporcionar seguridad a Europa, lo que crea la necesidad de un nuevo mecanismo de seguridad. "¿Qué protegió la Otán? ¿Qué garantizó la Otán? La Otán sólo provocó el conflicto, y nada más que eso", agregó enfáticamente el mandatario ruso.

Respondiendo a Medvedev, el portavoz de la Otán, James Appathurai, dijo: "No hay nada provocativo en las alianzas y en promover reformas democráticas, reformas económicas y apoyar las aspiraciones de un país de acercarse a la comunidad euroatlántica". Complementando este cuadro de creciente confontación, Rusia ha retornado al Caribe, con presencia de sus bombarderos en Venezuela y planes para ayudar a Cuba.

AP

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario