El Mundo

Aumenta la tensión en España por la huelga de transportistas

Madrid/Lisboa.— La segunda jornada de huelga de transportistas en España se cobró la vida de un piquetero, mientras crece el temor al desabastecimiento y el paro sigue causando atascos en las rutas. También en Portugal, donde se cumple un paro de camioneros por tiempo indefinido, falleció un huelguista tras ser atropellado en una carretera.

Miércoles 11 de Junio de 2008

Madrid/Lisboa.— La segunda jornada de huelga de transportistas en España se cobró la vida de un piquetero, mientras crece el temor al desabastecimiento y el paro sigue causando atascos en las rutas. También en Portugal, donde se cumple un paro de camioneros por tiempo indefinido, falleció un huelguista tras ser atropellado en una carretera.

Tanto en España como en Portugal, así como en Francia y Bélgica hace unos días, los transportistas protestan contra la suba en los precios de los combustibles, producto del alza récord en el precio del petróleo.

  Un transportista español en huelga, miembro de un piquete, murió ayer atropellado por una furgoneta en la puerta de un mercado en Granada. El hombre, de 47 años, trató de detenerla impidiéndole avanzar, y cuando el vehículo frenó, el camionero se quedó enganchado a la puerta, y fue arrastrado por la furgoneta que chocó contra un muro de protección. El conductor fue detenido posteriormente.

  Tras la muerte del piquetero, las dos asociaciones convocantes del paro decidieron suspender hasta hoy la negociación con el gobierno.

  Al otro lado de la frontera, en Portugal, el conductor de un camión que circulaba por Zibreira, 120 kilómetros al norte de Lisboa, no se detuvo ante un piquetero de la huelga y lo atropelló, según informaron fuentes policiales.

 

Advertencias. Mientras tanto, en España, los fabricantes de automóviles se vieron obligados a suprimir algunos turnos de producción ante la falta de piezas. General Motors advirtió que podría tener que cerrar temporalmente su planta de Figueruelas, en Zaragoza, si persiste la huelga. Y en Cataluña y Madrid las autoridades pusieron en marcha dispositivos para garantizar el suministro de alimentos y gasoil.

  La oposición apuntó al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Los transportistas protestan contra el jefe del Ejecutivo, aseguró la "número tres" del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, porque "cuando pudo adoptar medidas no lo hizo", afirmó.

  Ante el aumento de los precios del combustible —en España el gasoil se encareció un 36% en el último año—, los huelguistas exigen al gobierno revisar los impuestos, no pagar tasas por el combustible consumido y que se fije una tarifa mínima por ley.

  Una nueva reunión entre representantes del gobierno y de los transportistas fracasó ayer por la mañana. La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, anunció que se presentó al sector una serie de 30 medidas para hacer frente a la situación "difícil" por la que atraviesa, si bien admitió que entre ellas no está la fijación de una tarifa mínima. "No cumple con los requisitos del mercado de la UE y ya ha sido calificada de ilegal por la Comisión Nacional de Competencia", dijo la ministra.

  Además de los atascos kilométricos provocados por la marcha lenta de camioneros en huelga —Madrid, Barcelona y Valencia fueron las ciudades más afectadas— y los cortes de carreteras por parte de huelguistas, los españoles notaron también el paro en los supermercados.

 

Comprar y almacenar. Pese a las advertencias de las asociaciones de consumidores en contra de almacenar alimentos, muchos llenan sus alacenas desde el fin de semana ante el temor al desabastecimiento. A esto se suman los piquetes que, como en Barcelona, impiden la entrada de los camiones a los mercados de abastos. Así, en muchos supermercados, ya empiezan a faltar los alimentos frescos.

  Con respecto al gasoil, el gobierno regional de Cataluña decidió blindar su suministro a las estaciones de servicio, después de que el lunes el 50% de las estaciones se quedaran sin combustible, no sólo porque se distribuía menos, sino por la gran cantidad de gente que corrió a llenar el tanque. l

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario