El Mundo

Atentados en Jerusalén agravan la ola de violencia palestino-israelí

El premier Netanyahu prometió utilizar todos los medios a su disposición para castigar a los agresores. En el incidente más caliente de la jornada, dos palestinos subieron a un colectivo y dispararon y acuchillaron a varias personas.  

Miércoles 14 de Octubre de 2015

Jerusalén vivió ayer su jornada más sangrienta desde el inicio de la actual ola de violencia, con un balance de tres israelíes muertos en dos atentados, mientras que del lado palestino hubo dos abatidos, uno de ellos en Cisjordania. Ante la ola de violencia, el premier Benjamin Netanyahu convocó a su gabinete de seguridad, y prometió utilizar "todos los medios" a su disposición para hacer frente a las agresiones. Según el diario Haaretz, el premier estudia desplegar al ejército en la Ciudad Santa.

El primero de los ataques fue cometido por dos sujetos en un autobús, una novedad desde que se inició esta escalada de violencia, el 1º de octubre. Este atentado avivó sin duda el recuerdo, en una ciudad ya muy nerviosa, de las intifadas de 1987 y 2000, cuando el transporte público se convirtió en objetivo privilegiado de ataques. Dos personas subieron a un autobús de la línea 78 del barrio judío de Armon Hanatziv, en Jerusalén Este —parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por Israel— matando a un hombre de 60 años, y a otro pasajero. Otras 20 personas resultaron heridas, según un portavoz de la policía, Micky Rosenfeld. Según testimonios, uno de los atacantes utilizó un arma de fuego y el otro un cuchillo. Uno de los dos agresores fue abatido a tiros, y otro herido por la policía.

Poco después, un hombre embistió con su auto una parada de autobús de un barrio ultraortodoxo de Jerusalén Oeste, matando a una persona e hiriendo a otras ocho. El conductor salió del vehículo e intentó apuñalar a los peatones, pero fue herido de bala y detenido. Las fuerzas de seguridad no pudieron determinar si esos ataques fueron coordinados, e indicaron que sus tres autores eran originarios del barrio de Jabel Mukaber, en Jerusalén Este. Ayer se produjeron otros dos ataques separados con arma blanca en Raanana, cerca de Tel Aviv, en los que resultaron heridos un hombre y una mujer, respectivamente. En ambos casos los atacantes fueron reducidos y detenidos.

Huelga general. Entretanto, los palestinos llamaron ayer a celebrar un "día de la ira", y los árabes-israelíes convocaron a una huelga general en señal de solidaridad. Miles de personas de esa minoría israelí (17,5 por ciento de la población) se concentraron en Sajnin, norte de Israel, y sus líderes denunciaron la "incitación al odio" por parte de Israel.

También se produjeron nuevos enfrentamientos entre soldados israelíes y cientos de jóvenes que los apedreaban en Bet El, cerca de Ramala, en Qalandiya y en Belén. En Gaza, unos mil jóvenes lanzaron piedras y bombas incendiarias contra el punto de acceso de Erez, una suerte de fortaleza israelí situada en la barrera de seguridad que rodea el territorio palestino. Un palestino murió en Belén, al sur de Jerusalén en la Cisjordania ocupada, en choques con el ejército israelí.

Tras asegurar que Israel "no sucumbirá al terror de los cuchillos" y que utilizará "todos los medios disponibles" para atajar la violencia, Netanyahu parece haber optado por reforzar la movilización que ordenó el fin de semana: la llamada a filas de 16 unidades de reservistas de la policía de fronteras, un cuerpo paramilitar habitualmente desplegado en Jerusalén Este. Haaretz citó fuentes del gabinete de seguridad que anticipan un despliegue de unidades militares del Comando Central (tropas israelíes en Cisjordania) en la parte oriental de la Ciudad Santa, de donde proceden el 80 por ciento de los atacantes de la actual ola de violencia.Los ataques con cuchillo son una de las principales formas de violencia de la actual escalada de enfrentamientos que comenzó este mes en los territorios ocupados de Jerusalén Este y Cisjordania, antes de extenderse a la Franja de Gaza. El 1º de octubre miembros de Hamas mataron a tiros a una pareja de colonos judíos en Cisjordania, en presencia de sus hijos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS