El Mundo

Assange, ya en una prisión inglesa, podrá recibir mejor atención médica

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, pasó de un pequeño cuarto en la embajada ecuatoriana en Londres a una celda en la prisión Belmarsh.

Sábado 13 de Abril de 2019

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, pasó de un pequeño cuarto en la embajada ecuatoriana en Londres a una celda en la prisión Belmarsh, una sombría institución en el sureste de la ciudad en donde, sin embargo, gozará de ciertas ventajas que no tenía cuando estaba refugiado, huyendo de la ley británica.

El editor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, dijo ayer que el "convaleciente Assange" finalmente podrá recibir atención médica y reunirse con sus abogados más fácilmente que cuando estaba dentro de la embajada, en donde las autoridades ecuatorianas le habían prohibido casi todas las visitas. Assange, de 47 años, tiene un "dolor extremo en los hombros y dolor de dientes", aseguró Hrafnsson. Durante casi siete años, Assange vivió en la embajada sin salir por temor a ser arrestado y enviado a Estados Unidos a ser enjuiciado.

El jueves Assange dejó la embajada, de donde había sido expulsado por Quito, y las autoridades británicas lo detuvieron. Estados Unidos lo acusa de asociación delictiva para acceder a una computadora del Pentágono, lo que inicia el camino de una batalla legal y política sobre su extradición.

En prisión, en donde está detenido mientras se resuelve el proceso de extradición, "hay instalaciones médicas, me imagino que acceso a cuidado dental y un jardín al cual salir", dijo Hrafnsson. Assange había huido hacia la embajada ecuatoriana en 2012, violando la libertad condicional que se le había concedido entonces. Por esta razón inmediata

"Pero comparar una prisión con otra y calificarlas con estrellas no está realmente en mi mente", dijo."Lo que tengo en mente aquí es a un hombre inocente que está en prisión por hacer su trabajo como periodista, y eso es indignante". Agregó que Assange está en "bastante buena salud mental", considerando el estrés de días recientes.

El debate político sobre si extraditar a Assange ya está en ciernes. El Partido Laborista de Gran Bretaña exhorta al gobierno a no entregarlo a los estadounidenses. El líder del partido opositor, Jeremy Corbyn, tuiteó que Estados Unidos procesa a Assange porque expuso ``evidencia de atrocidades en Irak y Afganistán".

El intento de Assange de evitar la extradición podría demorar años. También podría enfrentarse a una segunda petición de extradición si Suecia decide continuar con un caso de violación en su contra que se suspendió en 2017, cuando estaba en la embajada,fuera del alcance de la ley.

De ser declarado culpable por los cargos en Estados Unidos, Assange podría ser sentenciado a hasta cinco años en prisión en este país. Ahora se reinicia la batalla judicial que desde 2010 lleva adelante Assange para no ser extraditado, primero a Suecia bajo cargos de violacióny luego a Estados Unidos. Los casos más cercanos se refieren a la campaña presidencial que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca en noviembre de 2016. Las filtraciones de WikiLeaks golpearon duramente en aquel momento a la contrincante de Trump, Hillary Clinton. La sombra de Rusia y sus servicios de inteligencia está muy presente en el affaire Assange, al menos en lo referido a la campaña electoral estadounidense.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario