El Mundo

Artur Mas fracasa por segunda vezen su intento por gobernar a Cataluña

El actual presidente en funciones del gobierno de Cataluña no logró convencer a la izquierda más dura pese a ciertas concesiones. Su futuro político está en riesgo.

Viernes 13 de Noviembre de 2015

El futuro político de Artur Mas está en la cuerda floja: ayer fracasó por segunda vez en su intento de ser reelegido presidente del gobierno de Cataluña para seguir liderando el proceso independentista en la región española. Al igual que ocurrió en la primera votación, celebrada el martes, todos los partidos representados en el Parlamento catalán excepto la coalición que lidera se posicionaron en contra de su investidura. La sesión se saldó con 62 votos a favor de su grupo, Junts pel Sí, y 73 votos en contra.

La Candidatura de Unidad Popular (CUP), el partido anticapitalista que tiene la llave para permitir gobernar a Mas, no cedió ante sus propuestas, que incluían la cesión de poder a tres vicepresidentes en el gobierno y la posibilidad de someterse en diez meses a un examen de su mandato, con la opción de finiquitarlo si se considera que no ha cumplido sus compromisos. Sin embargo, el líder de CUP, Antonio Baños, volvió a dejar clara su oposición a Mas, por considerar que el partido que preside, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), está demasiado marcado por la corrupción y las políticas de austeridad. El nuestro es "un no tranquilo, un no que no cierra la puerta sino que estimula a ir más lejos", afirmó Baños, recordando que el plazo legal para formar gobierno no expira hasta el 9 de enero y su partido está dispuesto a seguir negociando. "Hay tiempo, pero hay poco. En los próximos días esto tiene que resolverse en un sentido u otro", le advirtió Mas desde el estrado.

 

Veto judicial. Con un gobierno en funciones, el Parlamento catalán está limitado para cumplir la resolución que aprobó el lunes para iniciar el proceso hacia la creación de un Estado catalán independiente "en forma de república". El texto, que fue suspendido dos días después, el miércoles, por el Tribunal Constitucional al admitir a trámite un recurso del gobierno español, contempla impulsar en un plazo máximo de 30 días tres leyes para sentar las bases del hipotético nuevo Estado. Desde el Ejecutivo de Cataluña en funciones anunciaron que seguirán con los planes previstos pese al veto judicial, pero estos se pueden complicar si no hay investidura.

"Se ha olvidado de un pequeño detalle: su plan fantástico fue suspendido", espetó a Mas la diputada del partido antisecesionista Ciudadanos, Inés Arrimadas, convertida en la líder de la oposición tras las elecciones del 27 de septiembre en Cataluña, concebidas como un plebiscito sobre la independencia. "Rectifique. Estamos a tiempo de que deje de pensar solo en su persona y hacerlo por los 7,5 millones de personas (que viven en Cataluña). No intente pasar a la historia a cualquier precio", le reclamó.

La suspensión del Tribunal Constitucional, que por primera vez advierte a altos cargos catalanes de que podrían ser perseguidos penalmente en caso de desacato, fue ayer uno de los temas centrales del debate de investidura y arrancó también nuevas reacciones en España. "La Constitución prevalecerá, que nadie lo dude", dijo en Madrid el rey Felipe VI, quien aseguró en un acto público de que "el pueblo español no está dispuesto a que se ponga en cuestión su unidad". "La Constitución prevalecerá, que nadie lo dude", dijo en un acto celebrado en Madrid un día después de que el Tribunal Constitucional suspendiera la iniciativa secesionista lanzada en la región española.

A su vez, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, prometió que no mirará "hacia otro lado" si se desobedeciera en Cataluña la decisión del Constitucional, aunque descartó adoptar por el momento "medidas excepcionales".

Tras el segundo intento fallido de investidura de Mas, se abre un período de dos meses para proponer y votar a un candidato. Puede ser de nuevo el jefe del Ejecutivo en funciones, si hay un acuerdo entre su grupo y la CUP, o uno alternativo.

El candidato. El partido anticapitalista, que no quiere a Mas por sus recortes en los servicios públicos y por los casos de corrupción que golpean a su partido EM_DASHConvergència Democràtica (CDC)EM_DASH, tiene la vista puesta en el independiente Raül Romeva. Procedente del ecosocialismo, fue "número uno" de Junts pel Sí, la lista electoral impulsada por Mas para las elecciones del 27 de septiembre, integrada por los dos partidos secesionistas más importantes de Cataluña, CDC y Esquerra Republicana. Pese a ser también independentista, la CUP no quiso entonces sumarse a la coalición. Tampoco ahora accede a apoyar la investidura del presidente en funciones, aunque ya ha adelantado que no quiere que se celebren nuevas elecciones.

Si transcurridos dos meses, Cataluña sigue sin presidente del gobierno, se disolvería de forma automática el Parlamento regional y se convocarían de nuevo comicios. Mas, de 59 años, ha sido el principal impulsor del proceso soberanista catalán. Hace un año se convirtió en el primer presidente de la región en convocar un referéndum por su independencia. La consulta, celebrada finalmente de forma no oficial, fue suspendida por el Constitucional y le valió al mandatario una querella.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS