El Mundo

Argentina y Uruguay buscan minimizar ataques al Mercosur de un ministro de Bolsonaro

El canciller Faurie y el presidente uruguayo pusieron paños fríos. El brasileño dijo que "Argentina no es prioridad; el Mercosur, tampoco".

Martes 30 de Octubre de 2018

Argentina y Uruguay se mostraron sorprendidos ante las primeras declaraciones del equipo de gobierno del electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con ataques frontales al Mercosur. La reacción de los dos gobiernos rioplatenses fue de prudencia y espera, pero no pudieron ocultar su contrariedad con el fuego cerrado contra la unión aduanera sudamericana. Si bien Bolsonaro criticó duramente al Mercosur en campaña electoral, las declaraciones de su equipo cuando ya es presidente electo asumen otra valencia. Su futuro ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que "Argentina no es una prioridad; el Mercosur tampoco es una prioridad". A esta arremetida se sumó un gesto inequívoco del nuevo mandatario: su primera gira internacional incluir á a Chile y Estados Unidos, sin pasar por Argentina, su principal socio comercial en la región. El Mercusur, fundado en 1991, se conforma con Brasil y Argentina más Uruguay y Paraguay. Venezuela fue suspendida.

El canciller argentino Jorge Faurie sostuvo que "vamos a seguir trabajando con Brasil, porque es nuestro principal socio", al brindar sus primeras impresiones sobre la consagración de Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales del domingo. "Hemos construido nuestra historia y nuestras vinculaciones, y el Mercosur. Tenemos que seguir trabajando para adecuarnos en función de los tiempos que cada uno vive", señaló el ministro de Relaciones Exteriores. Faurie hizo estas declaraciones al término de la ceremonia de entrega de los premios Exportar, que se realizó en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, encabezada por el presidente Mauricio Macri.

Al responder cómo imaginaba las futuras relaciones entre la Argentina y Brasil, a partir de ahora, Faurie destacó que "somos países vecinos con un nivel de integración extremadamente importante, y no solo por el Mercosur, sino también por el tejido de las relaciones económicas, políticas y sociales que mantenemos". Consultado sobre las declaraciones del futuro ministro de Economía de Bolsonaro, Paulo Guedes, quien dijo ayer que el Mercosur y la Argentina "no son prioridad", el canciller sugirió que a los funcionarios designados en Brasil "los vayamos conociendo por sus decisiones, fuera ya de la campaña". Destacó además que la Argentina, en los últimos tres años, "procuró que todos los procesos de integración cumplan con los objetivos para los que fueron formados: integración física, energética y comercial". El presidente Macri, que estaba junto a Faurie, no hizo declaraciones. Su única reacción oficial se limitó a una salutación por Twitter la noche del domingo, de tono protocolar.

En Montevideo la victoria de Bolsonaro fue mal recibida en el gobierno, dado que a la hostilidad hacia el Mercosur se suma el triunfo de un enemigo ideológico del izquierdista Frente Amplio. Este gobierna Uruguay desde 2005. Pero hay que destacar que Uruguay y Paraguay, socios menores del Mercosur, han perdido interés en el tratado. "Hay que esperar al nuevo gobierno, qué actitud tendrá hacia el Mercosur. No me atrevo a hacer futurismo. Es un tema tremendamente importante para todos los países que integramos" el bloque, expresó el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en una rueda de prensa en Montevideo. Vázquez, en su primera presidencia, incluso impulsó tratados de libre comercio por fuera del Mercosur. Uno de ellos se negoció con Estados Unidos cuando gobernaba el republicano George W. Bush.

Argentina y Uruguay respondieron así a las declaraciones hechas ayer por el economista Paulo Guedes, nombrado por Bolsonaro como su próximo ministro de Economía. "No me preocupa agradarte, te voy a decir la verdad. Argentina no es una prioridad; el Mercosur tampoco es una prioridad". Así respondió Guedes a una pregunta de la corresponsal del diario Clarín. Y opinó: "El Mercosur es muy restrictivo. Brasil quedó prisionero de alianzas ideológicas. Y eso es malo para la economía. El Mercosur, cuando fue hecho, resultó totalmente ideológico. Es una prisión cognitiva".

Vázquez, al respecto, sostuvo que "a veces, fuera de un contexto general", dichos como los de Guedes "pueden llevar a que se tomen medidas distintas a las que se han propuesto en la campaña electoral".Uruguay, a cargo de la presidencia pro témpore del Mercosur, tiene previsto organizar una nueva reunión de jefes de Estado en los próximos días para abordar un enternamente postergadoTratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea (UE).

En diciembre Uruguay traspasará en Montevideo la presidencia del bloque a Argentina. "Estaremos a la expectativa si concurre el presidente en ejercicio de Brasil (Michel Temer) o si participará acompañado del nuevo presidente (electo)", comentó Vázquez.

Durante la campaña electoral, Bolsonaro se expresó a favor del Mercosur, aunque aclaró que buscará sellar alianzas comerciales por fuera del bloque. "No abandonaremos el Mercosur pero no será guiado por cuestiones ideológicas. Haremos negocios con todo el mundo", dijo Bolsonaro cuando era candidato.El Mercosur ya busca sellar un acuerdo de libre comercio con la UE, aunque todavía no se ha arribado a un resultado. También encaró negociaciones con la Alianza del Pacífico (que integran Chile, Colombia, Perú y México).

Bolsonaro ha sido más prudente que su ministro: dice estar a favor del Mercosur, pero si suma alianzas comerciales

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});