El Mundo

Arabia Saudita confirmó que el periodista crítico murió en su consulado

Según fiscales, ocurrió tras una pelea a puñetazos y hay 18 detenidos. Los restos del columnista del Washington Post habrían sido ocultados en un bosque.

Sábado 20 de Octubre de 2018

Arabia Saudita confirmó ayer la muerte del periodista Jamal Khashoggi en su consulado en Estambul. La muerte del periodista, que se encontraba desaparecido desde el 2 de octubre, ocurrió como consecuencia de una pelea a golpes de puño, según añadió la agencia citando una investigación preliminar realizada por fiscales sauditas y sin dar precisiones sobre los motivos de la pelea. En el marco de la investigación, en curso, fueron arrestadas ya 18 personas, todas de nacionalidad saudita.

   El periodista, muy crítico con el poderoso príncipe heredero Mohamed Bin Salman, visitó el consulado de su país en Estambul el 2 de octubre para recoger unos documentos que le permitirían casarse con su novia turca. Desde entonces no había rastros de su paradero. El periodista vivía desde el año pasado en Estados Unidos por miedo a represalias por sus críticas y escribía una columna para The Washington Post.

   El presidente de EEUU, Donald Trump, calificó el caso como algo "muy serio" y deslizó la posibilidad de que se implementen sanciones contra Riad. "Arabia Saudita ha sido un gran aliado nuestro, por eso es tan triste", dijo antes de que el país árabe reconociera la muerte del periodista en su edificio consular.

Pesquisas

Mientras tanto, se van conociendo más detalles sobre la misteriosa desaparición. Investigadores turcos evalúan la posibilidad de que los restos del periodista saudita hayan sido trasladados a un bosque en las afueras de Estambul o a otra ciudad, si fue asesinado en el interior del consulado de Arabia Saudita a principios de mes. El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, entre tanto, negó haber compartido grabación alguna del consulado saudita con funcionarios estadounidenses. La policía determinó que dos vehículos pertenecientes al consulado saudita salieron del edificio el 2 de octubre, el mismo día en que se perdió la pista a Khashoggi tras entrar al puesto diplomático, dijo un funcionario. Uno de los autos se dirigió al bosque de Belgrado, en las afueras de Estambul, mientras que el otro fue rumbo a la ciudad de Yalova, al otro lado del mar de Mármara, agregó la fuente, que habló bajo condición de anonimato porque la investigación es secreta y está abierta. No estuvo claro si la policía registró ya esas zonas.

   Fiscales turcos, entre tanto, interrogaron a 15 empleados del consulado saudita. Algunos de estos empleados son el chofer del cónsul, técnicos, contadores y operadores de teléfono, de acuerdo con el reporte. Según informaciones publicadas por medios turcos, Khashoggi fue brutalmente asesinado y descuartizado en el interior del consulado por un escuadrón criminal vinculado al príncipe heredero saudita.

   El diario progubernamental turco Yeni Safak reportó el miércoles que una grabación de audio del asesinato del periodista sugiere que los sauditas lo abordaron después de ingresar al consulado, cortándole los dedos y decapitándolo más tarde. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que visitó Arabia Saudita y Turquía esta semana, dijo durante un vuelo a México que no vio ni escuchó esa grabación. Pero ABC News reportó el jueves, citando a funcionarios turcos que hablaron bajo anonimato, que Pompeo sí había escuchado la grabación durante sus reuniones en Turquía y que recibió una transcripción del audio.

   El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, por su parte, negó haber compartido las grabaciones con las autoridades estadounidenses, según Anadolu. Durante una visita a Albania, el canciller apuntó que Ankara compartiría "con el mundo" los resultados de su pesquisa sobre la desaparición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});