El Mundo

Apatía generalizada en el inicio de la campaña presidencial en Venezuela

La campaña para las elecciones presidenciales del 20 de mayo en Venezuela, en las que Nicolás Maduro buscará la reelección, comenzó oficialmente ayer con un operativo del oficialismo para registrar afiliados y el persistente llamado de la oposición a abstenerse.

Lunes 23 de Abril de 2018

La campaña para las elecciones presidenciales del 20 de mayo en Venezuela, en las que Nicolás Maduro buscará la reelección, comenzó oficialmente ayer con un operativo del oficialismo para registrar afiliados y el persistente llamado de la oposición a abstenerse. La hegemonía chavista de las instituciones y la persecución de los opositores competitivos, todos inhabilitados, detenidos o exiliados, hacen que las presidenciales sean vistas con apatía por la gran mayoría de los venezolanos, mucho más preocupados por sobrevivir a la crisis económica, la peor de la historia nacional.

Maduro, que acaba de cumplir su quinto año en el poder y busca otro mandato hasta 2025, y el opositor Henri Falcón son los principales candidatos para el 20 de mayo, si bien Falcón no cuenta con el apoyo de la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) y su mecanismo de defensa del voto. La MUD declinó participar y llama a boicotear los comicios, lo que explica en parte el clima electoral de indiferencia. Maduro ha tratado de mantener vivo, de su lado, el clima electoral con apariciones casi diarias en la televisión y numerosos llamados a votar, mientras los venezolanos enfrentan los azotes de la hiperinflación y de la depresión económica.

En esta ocasión, Maduro puso el listón en lo más alto, al llamar a sus seguidores a asegurarle un triunfo con 10 millones de votos, de un padrón electoral de poco más de 20 millones, retomando una meta que ni el propio mandatario Hugo Chávez (1954-2013) pudo alcanzar en tres reelecciones. A su vez, Falcón espera aumentar el apoyo popular con su propuesta de convertir el dólar en moneda de uso legal para frenar la hiperinflación. "Nuestra lucha es para reivindicar los valores democráticos", dice Falcón.

Los comicios fueron convocados por la Asamblea Constituyente, bajo control absoluto del chavismo, y que la oposición considera un órgano fraudulento, además que fue elegida en unos comicios con un padrón totalmente arbitrario. Maduro advirtió que las elecciones se llevarán a cabo con o sin la oposición y pese a las advertencias de 15 países del continente, la Unión Europea y la secretaría general de la OEA de que desconocen la validez de esos comicios, a los que tildan de ilegítimos.

Maduro llegó el pasado jueves al quinto y último año de su mandato, caracterizado por una crisis de hiperinflación y caída de la economía, además de la ola de venezolanos que huyen a países vecinos. Se estima que unos 5.000 dejan su país a diario Esta debacle ocurre pese la fuerte recuperación del precio del petróleo, casi único bien que exporta Venezuela, una potencia con las mayores reservas de crudo del mundo. Las políticas económicas impuestas por el fallecido Hugo Chávez, como el control de precios, totalmente fallido, y el de cambios, igualmente fracasado, tienen mucho que ver con la peor crisis económica de la historia de un país que, hasta hace 20 años, era uno de los más ricos de América latina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario