El Mundo

Aliados se alejan de Maduro tras el "golpe" al Parlamento

México, Uruguay y Argentina repudiaron la ocupación militar del palacio legislativo para imponer una nueva directiva afín al régimen.

Martes 07 de Enero de 2020

Ante la intervención del Parlamento cometida en Venezuela por el gobierno chavista, varios aliados internacionales de Nicolás Maduro tomaron distancia de la maniobra. El domingo, el chavismo bloqueó el Parlamento con la policía militar y el ejército y autoproclamó a un opositor disidente, Luis Parra, como presidente de la Asamblea Nacional. El chavismo es minoritario en el Parlamento y no posee los votos suficientes para hacer esto. La nueva directiva fue elegida sin permitir el ingreso de la mayoría opositora y mediante la ocupación militar del edificio legislativo. La directiva fue elegida sin el quórum necesario.

La ocupación militar del Parlamento y la usurpación de sus máximas autoridades aisló más aún al gobierno chavista, que ha visto cómo se multiplicaron en pocas horas los comunicados oficiales de repudio, incluso entre gobiernos afines. Argentina, que con el nuevo gobierno de Alberto Fernández se apartó de la línea dura antichavista del Grupo de Lima, dio sin embargo un comunicado de condena en términos muy fuertes. Algo similar ocurrió con Uruguay y México, dejando a Maduro solamente con el respaldo de Cuba, Nicaragua y países extrarregionales,como Rusia. La Unión Europea, una firme crítica del chavismo, también condenó sin medias tintas la maniobra contra el Legislativo.

El domingo, cuando la Asamblea Nacional debía elegir a su presidente, fuerzas uniformadas no dejaron entrar en la sede ni al candidato principal, Juan Guaidó, ni a los legisladores de la oposición. El interior del Palacio Legislativo a su vez estaba ocupado por el ejército. En lugar de Guaidó fue elegido, sin votos suficientes, el ex opositor Luis Parra. El nuevo presidente del Legislativo (ver aparte) aparecía ayer muy aislado y le reclamó a Maduro que "dé la cara". Los opositores lo acusan de haber recibido cuantiosos fondos para cumplir una maniobra claramente ilícita y contraria a la norma constitucional. Juan Gaudió fue reelegido por más de un centenar de diputados fuera del recinto, luego de intentar en vano ingresar. En la trifulca, Guaidó y otros diputados recibieron duros golpes y terminaron con sus trajes destrozados.

México, hasta ahora el principal respaldo en la región del gobierno chavista, se distanció, ante el efecto de repudio que generaron las imágenes que recorrieron el mundo de la violenta ocupación militar del Parlamento venezolano. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en un comunicado que está a favor de que la Asamblea Nacional de Venezuela elija democráticamente a su junta directiva, de acuerdo con su Constitución. Precisamente, lo que no ocurrió. "El legítimo funcionamiento del Poder Legislativo es pilar inviolable de las democracias", dijo la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana. En pocas palabras, un país que con López Obrador, quien había asumido en diciembre de 2018, había hecho de su alejamiento del Grupo de Lima una bandera de su política exterior, optó por una crítica muy directa a escena observada en Caracas.

A su vez, la Cancillería de Uruguay advirtió: "El gobierno expresa su profunda preocupación ante la conculcación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional venezolana, expresión máxima de la democracia. En particular por la acción de (los agentes de) la Guardia Nacional Bolivariana, quienes impidieron a los representantes legítimamente electos por el pueblo participar de la sesión del día de hoy (este domingo) donde debía elegirse nuevo presidente del Organo".

El gobierno saliente de Tabaré Vázquez y el entrante de Luis Lacalle Pou fijaron una misma posición sobre el candente asunto. "La actitud del régimen de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos, a través del diálogo y la negociación, en lograr una salida a la grave crisis institucional que sufre ese país", dijeron ambos mandatarios. Hasta ahora, Vázquez había destacado por su política de alejamiento del Grupo de Lima y su silencio ante las novedades que llegaban desde Caracas sobre la represión y persecución de opositores. Esta línea fue muy criticada por sectores internos del Frente Amplio, donde sin embargo predomina un mayoritario respaldo al chavismo.

Algo similar se vio en Buenos Aires. "El Gobierno argentino lamenta profundamente los episodios registrados en el día de la fecha en la República Bolivariana de Venezuela", reza el comunicado emitido el domingo por la Cancillería. "Resultan inadmisibles para la convivencia democrática los actos de hostigamiento padecidos por diputados, periodistas y miembros del cuerpo diplomático al momento de procurar ingresar al recinto de la Asamblea Nacional, para elegir a las nuevas autoridades de su junta directiva", agregó la Cancillería encabezada por Felipe Solá. El propio Juan Guaidó destacó y agradeció este pronunciamiento de Argentina.

El Grupo de Lima declaró sobre la usurpación del Parlamento: "Los gobiernos de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Venezuela condenan el uso de la fuerza por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro para impedir que los diputados de la Asamblea Nacional puedan acceder libremente a la sesión para elegir democráticamente a su mesa directiva".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario