El Mundo

Alemania cambió su posición y no descarta una salida de Grecia de la zona del euro

Merkel y gobierno consideran que hoy el sistema europeo está mucho más sólido. Esta posibilidad crece ante la perspectiva de un triunfo de la extrema izquierda griega el 25 de enero próximo.

Lunes 05 de Enero de 2015

El gobierno alemán se plantea una salida de Grecia del euro en el caso de un triunfo electoral de la extrema izquierda en las elecciones generales del próximo 25 de enero y un abandono del programa reformista, según la revista Der Spiegel. La publicación cita "círculos del gobierno" que aseguran que tanto la canciller Angela Merkel, como el ministro de Finanzas Wolfgang Schauble, ven viable una salida de Grecia del euro. El gobierno de Merkel debió desmentir la información del semanario, pero admitió que espera que el futuro gobierno griego mantenga el programa de ajustes y reformas estructurales. En cualquier caso, el rumor está instalado en la opinión pública alemana y europea.

De ser ciertas las afirmaciones de Der Spiegel, implican un cambio de la posición alemana, que se debería a que los progresos que se han hecho en la Eurozona desde 2012 hacen que el peligro de contagio haya disminuido. Además, el semanario añade que los planes de saneamiento de Portugal e Irlanda se considera que han tenido éxito, y ahora se dispone además del nuevo fondo europeo Mede.

Los rumores sobre Grecia se acrecientan a medida que se acerca la fecha de las elecciones, el 25 de enero, y parece casi segura una victoria de la izquierda radicalizada del partido Syriza. "No hay cambio de postura", aseguró el viceportavoz de la canciller Merkel, Georg Streiter. Pero horas antes el portavoz se había limitado a decir que Alemania partía de la base "de que en el futuro Grecia seguirá cumpliendo sus compromisos". El gobierno alemán espera que Grecia se apegue a los términos de su acuerdo de rescate con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional después de la elección del 25 de enero y un posible cambio de gobierno en Atenas, había declarado el portavoz de Merkel.

Der Spiegel afirma que Berlín ya no se aferra a la permanencia de Grecia en la Eurozona a cualquier precio y considera que la situación del bloque es lo suficientemente estable como para soportar la salida de Atenas. El presidente del partido alemán La Izquierda, Bernd Riexinger, acusó al Ejecutivo de intentar "desestabilizar" a Grecia de cara a un triunfo de la izquierda radical, que ya anunció la intención de acabar con la política de ajustes y reestructurar unilateralmente la deuda externa de Grecia.

La "troika" que supervisa el rescate de Grecia por 240.000 millones de euros está integrada por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Desde 2010 Grecia fue "rescatada" dos veces por la troika. En el primer programa Grecia recibio crédito directamente de sus socios del euro por 73.000 millones de euros, aunque inicialmente se habían previsionado 110.000 millones. Pero poco después fue necesario un segundo rescate. Atenas ha recibido en total 153.000 millones de euros, procedentes del FMI y del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera de la UE.

Alemania insiste en que Grecia debe apegarse a las medidas de austeridad y no retroceder en sus compromisos, especialmente debido a que no quiere abrir la puerta a que otros países busquen relajar sus reformas. Los problemas de Grecia también han creado un dolor de cabeza político para Merkel, al aumentar el respaldo a un nuevo partido de derecha, Alternativa para Alemania, que explota el malestar de los votantes alemanes por pagar los rescates de la zona euro. El economista Peter Bofinger, uno de los "cinco sabios" que asesoran a Merkel, advirtió de las consecuencias de la escisión de Grecia de la Eurozona. "Un paso de este tipo traería aparejado riesgos elevados para la estabilidad de la Eurozona", dijo.

Aliento. Por el contrario, el supuesto viraje de Merkel fue recibido con beneplácito por Alternativa para Alemania. "Saludo que finalmente la señora Merkel y Schauble (el ministro de Economía) se hayan dado cuenta que es factible la salida de Grecia del euro", dijo el presidente de la agrupación, el catedrático de economía Bernd Lucke. Según Lucke, el gobierno alemán ha engañado durante años a los electores al advertir que la salida de Grecia podría traer aparejada una catástrofe. "Cualquier experto sabe que hay mecanismos de seguridad para acompañar la salida del euro de un país pequeño como Grecia", sostuvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS