El Mundo

Alemania, Austria y Suecia exigen aumentar controles sobre los refugiados

También Bélgica y Dinamarca piden aplicar por más tiempo limitaciones al acuerdo de Schengen de libre circulación de personas. Las restricciones durarían hasta fines de 2017.

Domingo 24 de Enero de 2016

Alemania, Austria, Bélgica, Suecia y Dinamarca quieren extender los controles fronterizos que aplican actualmente por un año y medio más ante la llegada masiva de refugiados a la Unión Europea (UE) desde Turquía, informa el periódico Welt am Sonntag en base a fuentes diplomáticas.

   Este grupo de países está a favor de que haya controles en países del espacio Schengen, que durarían como máximo hasta fines de 2017. En ese caso estas naciones podrían prolongar durante bastante más los controles que realizan actualmente y que según el acuerdo de Schengen, por ejemplo en el caso de Alemania, tendrían que cesar en mayo próximo. Los pasos necesarios para extender los controles fronterizos de acuerdo al artículo 26 del código Schengen se iniciarán durante un encuentro informal de los ministros del Interior de la UE mañana en Amsterdam, señala el periódico. Una portavoz de la Comisión Europea había dicho el viernes que para conseguir esta prolongación de controles primero hay que probar que existen déficits “prolongados” en la protección de las fronteras externas de la UE.

   En ese sentido, hubo en las últimas semanas muchas críticas a Grecia, pues pese a los fuertes vientos y un mar agitado los refugiados no dejan de llegar a este país en botes procedentes de Turquía. La mayoría sigue luego a pie a través de la ruta de los Balcanes hasta Alemania y Austria.

   Schengen, en vigor desde 1995, es un acuerdo por el que varios países de Europa han suprimido los controles en las fronteras interiores y los han trasladado a las fronteras externas. Dentro del espacio Schengen toda persona que haya entrado por una frontera exterior o resida en uno de los países puede circular libremente.

Prohibición. En tanto, bares y discotecas de la ciudad alemana de Friburgo optaron por prohibir o limitar el ingreso de refugiados debido a presuntos robos y agresiones sexuales. Según el diario local, un local veta el acceso de inmigrantes en eventos determinados y otro sólo permite el ingreso a quienes firmen un tarjeta en la que rechazan la violencia, el sexismo y la discriminación. El trasfondo es el grave episodio ocurrido en Colonia la noche de fin de año, cuando centenares de mujeres fueron agredidas y abusadas por hombres de aspecto extranjero. Al menos 22 refugiados fueron indagados. El caso de Friburgo se conoce poco después de que la ciudad de Bornheim prohibiera el ingreso de refugiados varones a una piscina por antecedentes de acoso sexual a las mujeres. El director de la federación que agrupa a estos locales en Friburgo, Alexander Hangleiter, advirtió que “un club que recibe una denuncia tiene que demostrar que no ha incurrido en discriminación”. Sin embargo, añadió que muchos negocios corren el riesgo de perder clientes si no actúan contra los incidentes registrados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario