El Mundo

Alarma en Europa por el referendo griego sobre el rescate económico

Atenas.- La decisión del primer ministro griego, George Papandreu, de someter a consulta popular el nuevo acuerdo europeo sobre la deuda griega generó ayer una gran incertidumbre en los países de la UE, que se reunirán hoy en Cannes, y además provocó una crisis interna en el gobierno de Atenas.

Miércoles 02 de Noviembre de 2011

Atenas.- La decisión del primer ministro griego, George Papandreu, de someter a consulta popular el nuevo acuerdo europeo sobre la deuda griega generó ayer una gran incertidumbre en los países de la UE, que se reunirán hoy en Cannes, y además provocó una crisis interna en el gobierno de Atenas. El inesperado anuncio del gobierno heleno también causó un desplome de las Bolsas. Las caídas se producen en medio de los temores de que un "no" de los griegos podría significar la bancarrota del país y traer aparejadas consecuencias devastadoras para la eurozona.

La semana pasada, en una cumbre extraordinaria, los líderes de los 17 países de la zona euro aprobaron con mucho esfuerzo un nuevo plan de asistencia a Grecia que incluye una condonación de un 50 por ciento de la deuda griega por parte de la banca europea y un préstamo adicional de unos 130.000 millones de euros. El crédito, no obstante, está condicionado a que el gobierno griego continúe con la implementación de medidas de ajuste con rebajas salariales y despidos de estatales.

Se agrava la situación. En medio del gran rechazo popular al ajuste, Papandreu propuso en la noche del lunes un referendo sobre el plan acordado con la UE y una votación en el Parlamento este viernes sobre la continuidad de su gobierno socialista. Esto podría desbaratar todos los acuerdos de la eurozona.

En ese sentido, Alemania, Francia y las cúpulas de la UE, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) celebrarán hoy una reunión de crisis en Cannes para abordar el agravamiento de la situación tras el anuncio del referendo griego.

La cita extraordinaria tendrá lugar en la ciudad francesa un día antes del inicio de la cumbre del G-20 e incluirá conversaciones de la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy con representantes del gobierno griego. Papandreu está invitado a la reunión.

"El paquete de rescate es la única manera para resolver el problema de deuda de Grecia", enfatizó ayer Sarkozy tras reunirse con sus principales ministros por el referendo.

Por su parte, España también criticó la decisión del gobierno heleno. "Todo lo que sea retrasar la toma de decisiones perjudica al conjunto de la zona euro y, por lo tanto, también perjudica a España", comentó el portavoz del gobierno español, José Blanco.

Desplante socialista. Mientras tanto, una crisis interna se desató en el gobierno de Papandreu. La diputada socialista Milena Apostolaki abandonó ayer la bancada de su partido en protesta por el sorpresivo anuncio del referendo y dejó así al partido oficialista con una mayoría de sólo dos escaños. Apostolaki se declaró independiente en una carta enviada al Parlamento. El Partido Socialista se queda así con 152 de las 300 bancas del Legislativo.

Poco después, otra legisladora instó al presidente a convocar a los líderes de los partidos políticos a la formación de un gobierno interpartidario. Seis miembros del máximo órgano del Partido Socialista, el Consejo Nacional, urgieron a la formación de un "gobierno de rescate nacional" e indicaron que éste no debería ser liderado por Papandreu.

"Bancarrota política". Por su parte, el líder de la oposición griega, el conservador Antonis Samaras, pidió comicios adelantados tras el anuncio de Papandreu. "Las elecciones generales son una necesidad nacional", dijo Samaras tras una reunión con el presidente Karolos Papulias. "Es mi responsabilidad histórica hacer lo que sea necesario para que las perspectivas europeas del país y su futuro no sean lanzadas a nuevas aventuras", agregó.

La prensa griega también consideró la decisión de Papandreu como un movimiento de enorme riesgo. "El gobierno griego ya ha declarado la bancarrota política", señaló el principal diario heleno, Eleftherotypia. "El país ya tiene problemas ahora, pero con el referendo se encuentra al borde del abismo", dijo en un editorial.

El diario Etnos aseguró que la noticia es una "doble tirada de dados, por el voto de confianza y el referendo", mientras el diario Ta New consideró que ambos suponen un alto riesgo para el gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario