Egipto

Al menos 270 muertos por un ataque contra una mezquita

Los terroristas hicieron explotar varias bombas y abrieron fuego contra los fieles, pertenecientes al sufismo, una rama "herética del Islam sunita

Sábado 25 de Noviembre de 2017

Al menos 270 personas murieron en un ataque perpetrado ayer contra una mezquita en el norte de la península del Sinaí en Egipto, en uno de los atentados más cruentos de la historia reciente del país. El ataque dejó también unos 109 heridos, según informó la televisión estatal del país norteafricano citando un comunicado de la fiscalía que investiga el ataque. Según informaron las fuerzas de seguridad, los atacantes colocaron explosivos alrededor de la mezquita de Al Rawdah, a unos 40 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Arish, y los detonaron cuando la gente salía del rezo del viernes. Después, abrieron fuego contra quienes escapaban. Alrededor de 20 hombres enmascarados participaron en el ataque con rifles automáticos, muchos de los cuales fueron abatidos después por las fuerzas de seguridad, aunque esa información no fue confirmada oficialmente.

La alarmante matanza es el indicio más reciente de la ineficacia de la lucha que el gobierno emprendió hace más de tres años para aplastar la insurgencia de un grupo afiliado al Isis en la región. En su intento por propagar la violencia, los extremistas han perpetrado en el último año atentados con bombas contra iglesias en la capital egipcia, El Cairo, y en otras ciudades, donde causaron la muerte a decenas de cristianos. Las autoridades consideran que el grupo afiliado al Estado Islámico fue autor del derribo en 2016 de un avión ruso de pasajeros en el que murieron 226 personas.

El presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi, convocó una reunión de crisis y prometió una "dura" respuesta. "Responderemos a este acto con dureza contra los terroristas", dijo en un discurso televisado. "Las fuerzas armadas y la policía tomarán represalias por nuestros mártires con todas sus fuerzas". El Estado egipcio declaró tres días de luto por las víctimas del ataque, que es ya el más cruento de este año en el país. Las fuerzas de seguridad están buscando a los atacantes en los alrededores de la mezquita.

Imágenes difundidas tras el atentado mostraban decenas de cadáveres cubiertos de sangre dentro de la mezquita, cubiertos en parte con mantas. Las alfombras verdes del suelo de la mezquita aparecían cubiertas de manchas de sangre. Los extremistas dispararon desde cuatro vehículos todo terreno contra los fieles que asistían al sermón en la mezquita. Los atacantes bloquearon las rutas de escape de la zona al hacer estallar vehículos cuyos restos en llamas obstruían avenidas, dijeron tres oficiales de policía que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones a la prensa.

Blanco fácil

El atentado estuvo dirigido contra un templo musulmán frecuentado por sufíes, miembros de un movimiento místico del Islam, en el norte del Sinaí. Los islámicos sunitas ortodoxos, entre ellos la organización local afiliada al Estado Islámico, consideran "herejes" a los sufíes por sus interpretaciones menos literales del Islam. Además, era un objetivo fácil por encontrarse fuera de las principales ciudades de la zona. Ningún grupo asumió hasta el momento la autoría del brutal atentado, pero la milicia terrorista Estado Islámico (Isis) en 2016 publicó imágenes que mostraban supuestamente la ejecución de un clérigo sufí de 100 años acusado de "brujería". Una filial egipcia del Isis se atribuyó en el pasado atentados contra las fuerzas de seguridad y contra la minoría católica copta de Egipto. Los extremistas, sin embargo, también habían atacado previamente en Sheij Zuwayed, en el norte del Sinaí.

El ataque de ayer desató la condena internacional. "El mundo no puede tolerar el terrorismo, debemos vencerlos militarmente (a los terroristas) y desacreditar la ideología extremista en la que se basa toda su existencia", escribió el presidente estadounidense, Donald Trump, en Twitter. El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otán), Jens Stoltenberg, condenó el ataque como un acto de "barbarie", mientras la premier británica, Theresa May, lo describió como un acto malvado y cobarde. La canciller alemana, Angela Merkel, envió un telegrama de condolencias a las familias de las víctimas y expresó su condena por el "vil ataque". Turquía, Italia o Kuwait también expresaron su rechazo. El gobierno argentino también condenó el atentado extremista y resaltó su "voluntad de contribuir a erradicar el terrorismo en el marco del derecho internacional". Al respecto, el gobierno argentino envió las "condolencias" a las autoridades y al pueblo del país africano, así como a los familiares de las víctimas y bregó por la recuperación de los heridos.

Egipto lleva tiempo combatiendo a la insurgencia en el Sinaí, donde los extremistas atacan sobre todo al ejército y a la policía desde el derrocamiento del presidente islamista Mohammed Mursi en 2013. El ataque muestra que pese a todos los esfuerzos y redadas, las fuerzas egipcias siguen sin controlar la situación en la región, que antes era una popular zona de vacaciones. Ahora, gran parte de la región es una zona militar de acceso vedado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario