El Mundo

Al menos 14 personas fueron asesinadas por la policía en Río de Janeiro

Al menos catorce personas fueron asesinadas ayer en operaciones policiales y militares en Río de Janeiro, ocho de ellas en favelas y seis en un suburbio de la ciudad, informaron la policía y la prensa de esa ciudad.

Martes 21 de Agosto de 2018

Al menos catorce personas fueron asesinadas ayer en operaciones policiales y militares en Río de Janeiro, ocho de ellas en favelas y seis en un suburbio de la ciudad, informaron la policía y la prensa de esa ciudad.

El Comando Militar a cargo de la seguridad de la segunda ciudad más grande de Brasil confirmó que hubo ocho muertos en la operación que desplegó desde la madrugada en la favela de Complexo de Alemao y en el cercano barrio de Penha, en la violenta zona norte de Río, "pudiendo haber más muertos", señalaron.

Los militares, apoyados con vehículos blindados y aeronaves, desplegaron 4.200 soldados para combatir a los traficantes de estas regiones, con acciones secundarias en la favela de la Mare, todas ellas cercanas al aeropuerto internacional de Gaelao.

El comando contó también con la ayuda de 70 policías.

La misión de los uniformados era cercar las comunidades, quitar barricadas en las calles habitualmente colocadas por los traficantes, controlar vehículos y vecinos y atender denuncias, dijo el comando en un comunicado.

Posteriormente, la dependencia confirmó las ocho muertes, sin dar más detalles de sus circunstancias.

Entretanto, la estatal Agencia Brasil reportó que al menos seis personas fallecieron en Niteroi, en la zona metropolitana de Río, durante una persecución de policías a presuntos bandidos.

Aparentemente, supuestos traficantes estaban regresando en dos carros de una fiesta en una de las favelas de la región, cuando decidieron robar un vehículo.

La policía los cercó con un carro blindado en uno de los accesos del puente que conecta Río con Niteroi, donde hubo "un intenso tiroteo".

Cuatro de los presuntos bandidos murieron en el lugar y cinco quedaron heridos y fueron llevados al hospital, aunque dos no resistieron, según Agencia Brasil.

La violencia se desató en Rio de Janeiro después de los Juegos Olímpicos de 2016, con tiroteos constantes entre facciones rivales de narcotraficantes y choques entre éstos y la policía en las empobrecidas favelas.

El presidente conservador Michel Temer decretó la intervención militar del área de seguridad de Río en febrero, pero según organizaciones no gubernamentales, los tiroteos aumentaron casi un 40 por ciento desde entonces, del mismo modo que la letalidad policial.

La mega operación militar comenzó a movilizarse el pasado jueves, con la ocupación de la favela de Antares, en Santa Cruz, al oeste. En los tres días siguientes, los militares con equipos de la Coordinadora de Recursos Especiales (Core), de la Policía Civil, realizaron incursiones en las madrugadas del sábado y domingo en el Complexo do Alemao.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario