El Mundo

Afganistán: Médicos sin Fronteras cierra un hospital

El centro asistencial fue bombardeado el sábado por EEUU durante una ofensiva contra el Talibán en Kunduz. Murieron al  menos 19 personas.

Lunes 05 de Octubre de 2015

La ONG internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció que abandona la ciudad afgana de Kunduz, ya que tras el bombardeo sufrido el sábado que dejó 19 muertos el hospital que gestionaban “ya no está operativo”. El bombardeo fue obra de EEUU a pedido de las fuerzas afganas, que combaten en Kunduz con los talibanes. Estos habrían copado un sector del hospital, según las autoridades afganas.
  Por el momento no se sabe si el hospital podrá reabrir sus puertas. Según explicó la portavoz Kate Stegeman, todos los pacientes del centro médico han sido trasladados a diversas instalaciones en la ciudad de Pul-e-Chumri o a la capital, Kabul. “Aún tenemos a algunos empleados no sanitarios vigilando las instalaciones. Pero en estos momentos no puedo confirmar si nuestro centro de Kuduz podrá reabrirse o no”, añadió MSF. La clínica, financiada exclusivamente a través de donaciones, se vio gravemente afectada el sábado por el bombardeo de las fuerzas aéreas estadounidenses. Al menos 19 personas perdieron la vida, entre ellas 12 empleados de MSF y siete pacientes, incluidos tres niños. Además, las explosiones provocaron heridas a otras 37 personas.Horas antes, MSF había rechazado las acusaciones de que antes del bombardeo combatientes talibanes habían disparado contra las tropas afganas y de la Otán desde el hospital. “Las puertas de las instalaciones estuvieron cerradas toda la noche, por lo que en el momento del bombardeo (2 de la mañana) no había nadie más en el hospital además de los trabajadores y los pacientes”, aseguró la organización.
  Además, todo paciente, aunque sea un miliciano talibán, es considerado un civil no combatiente según el derecho internacional humanitario, aseguró MSF. “En ningún caso se puede justificar el bombardeo de un hospital en funcionamiento”, subraya el comunicado. Pero el Ministerio de Defensa afgano argumenta que los talibanes utilizaban el hospital como “escudo” y base de sus combates en el casco urbano de Kunduz. Kabul anunció que iniciará una investigación junto con sus aliados. También el Pentágono señaló que abriría una investigación en coordinación con el gobierno afgano. Pero MSF exige una investigación independiente. Según sostiene, los bombardeos continuaron incluso después de que tanto las fuerzas militares afganas como Washington fueran informados de que las bombas habían impactado contra el hospital.
  Desde la repentina toma de la ciudad de Kunduz por parte de los talibanes el lunes pasado, las tropas del gobierno intentan reconquistar esta ciudad del norte de Afganistán con apoyo de la Otán.Como parte de la operación Estados Unidos ha realizado numerosos bombardeos en la zona, y el sábado las autoridades reconocieron haber atacado “una zona cercana” al hospital. Al parecer, un avión artillado Spectre C-130 de EEUU atacó el edificio a pedido de las fuerzas terrestres afganas. Entre tanto, continúa la lucha por Kunduz, de donde los talibanes han sido expulsados en su mayor parte pero sigue habiendo focos de resistencia.
  Los habitantes se encuentran encerrados en sus casas sin comida ni electricidad mientras en muchas partes hay enfrentamientos callejeros entre los talibanes y las fuerzas de seguridad. De los combates también participan milicias tribales de la región, histórica enemiga de los talibanes. Los negocios y tiendas están cerrados y la autopista, cortada. Tampoco hay electricidad en la mayor parte de la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS