El Mundo

Acosado por sospechas de corrupción, Olmert deja el gobierno en septiembre

El primer ministro de Israel anunció que renunciará cuando su partido elija a un sucesor en dos meses Dijo que tomó la decisión debido a los "incesantes ataques" en su contra y afirmó que es inocente

Jueves 31 de Julio de 2008

Jerusalén.— Después de meses de creciente presión política, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, anunció ayer su renuncia para el próximo septiembre, en medio de las investigaciones por corrupción en su contra y las luchas dentro de su partido Kadima para apartarlo del poder. El anuncio sume al país en una confusión política, y plantea dudas sobre la marcha del proceso de paz patrocinado por EEUU.

En una dramática comparecencia ante la prensa, convocada por sorpresa en su residencia en Jerusalén, Olmert aseguró que no se presentará a las elecciones primarias del Kadima del próximo 17 de septiembre, y que renunciará también a la jefatura de gobierno después de que la agrupación elija a un nuevo presidente.

"He decidido que no concurriré a las elecciones primarias del Kadima, ni intervendré en las elecciones. Cuando se elija a un nuevo presidente (del Kadima), renunciaré como primer ministro para permitir que se forme un nuevo gobierno de manera rápida y efectiva", dijo Olmert, quien asumió la jefatura de gobierno en enero de 2006, después del infarto cerebral sufrido por el entonces premier Ariel Sharon.

Según Olmert, tomó la decisión de renunciar en vista de los "incesantes ataques" contra su persona. Debido a las acusaciones de corrupción en su contra, por las que en principio será interrogado mañana por cuarta vez por la policía, tanto la oposición como miembros del gobierno han exigido su renuncia en repetidas ocasiones.

El político de 62 años es sospechoso de haber aceptado a lo largo de 15 años unos 150.000 dólares en efectivo del empresario estadounidense Morris Moshe Talansky, en sus tiempos como alcalde de Jerusalén y, posteriormente, como ministro de Comercio e Industria en el gobierno de Sharon.

Según el premier, aquel dinero sirvió para financiar varias campañas electorales. Sin embargo, Talansky se muestra convencido de que utilizó parte de dicha cantidad para costear sus vacaciones y productos de lujo. Olmert está siendo investigado además por fraude con viáticos a gran escala.

De todas maneras, en su comparecencia de ayer, Olmert aseguró que podrá demostrar su inocencia. "Tengo amplias respuestas a todas las acusaciones", dijo, mostrándose orgulloso de ser ciudadano de Israel, "donde el primer ministro puede ser investigado como un ciudadano de a pie".

Problemas internos. El Kadima había anunciado la convocatoria de elecciones anticipadas en la víspera. Con ello, cumplió una exigencia de su principal socio de coalición, el Partido Laborista del ministro de Defensa Ehud Barak, quien se mostró dispuesto a permanecer en el gobierno a cambio de que el Kadima reelija a su cúpula directiva.

  Así, el actual gobierno evitó la convocatoria de elecciones anticipadas, que de celebrarse ahora traerían como ganador, según las encuestas, al líder opositor derechista Benjamin Netanyahu. Su elección tendría serias consecuencias para el proceso de paz, ya que el ex primer ministro es un abierto detractor de las negociaciones que Israel mantiene con los palestinos y Siria.

  Entre los candidatos con mayores posibilidades de sustituir a Olmert se encuentra la actual ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, abiertamente rival del premier y quien lidera el equipo negociador israelí en las conversaciones de paz con los palestinos. Ex protegida de Ariel Sharon, está considerada como una de las pocas políticas de centro que no está manchada por acusaciones de corrupción.

  Otros posibles candidatos a las elecciones del Kadima son los ministros de Transportes y Seguridad Pública, Shaul Mofaz y Avi Dichter respectivamente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario