El Mundo

A 69 años de la bomba atómica en Hiroshima se imploró por la paz

Decenas de miles de personas se congregaron ayer en Hiroshima con motivo del 69º aniversario del lanzamiento de la primera bomba atómica de la historia, que arrasó esa ciudad del oeste de Japón.

Jueves 07 de Agosto de 2014

Decenas de miles de personas se congregaron ayer en Hiroshima con motivo del 69º aniversario del lanzamiento de la primera bomba atómica de la historia, que arrasó esa ciudad del oeste de Japón. Algunos sobrevivientes, parientes de víctimas, responsables gubernamentales y delegaciones extranjeras permanecieron inmóviles a las 8 (20.15 de la Argentina) cuando tocó una campana que daba la señal para guardar un minuto de silencio. A esa misma hora, el 6 de agosto de 1945, el bombardero estadounidense Enola Gay lanzó la bomba que transformó la ciudad en un infierno nuclear, un acto por el que Estados Unidos nunca pidió disculpas, como tampoco lo hizo por Nagasaki, bombardeada el 9 de agosto. De hecho, ningún presidente estadounidense en ejercicio visitó nunca ninguna de estas dos ciudades.

En torno al memorial de la Paz en Hiroshima, y no lejos de la "Cúpula de Genbaku", ruina emblemática del cataclismo coronada por un amasijo de hierros retorcidos por el calor nuclear, numerosas personas llegaron para rezar, depositar flores y pedir por la paz y el desarme nuclear.

Unas 140.000 personas murieron en Hiroshima y 70.000 en Nagasaki inmediatamente o, por la exposición a las radiaciones, entre el momento del impacto de las bombas y el mes de diciembre siguiente. Estos dos ataques precipitaron la capitulación de Japón y el final de la Segunda Guerra Mundial, el 15 de agosto de 1945. Militante infatigable contra las armas nucleares, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, invitó al presidente estadounidense Barack Obama "y a todos los dirigentes de naciones poseedoras de armas nucleares a visitar las ciudades bombardeadas lo antes posible. Si ustedes lo hacen, se convencerán de que las armas nucleares son el mal absoluto y no debe permitirse que existan", agregó Matsui.

 

Pacifismo. El aniversario se conmemora en momentos que el país está dividido por la reciente decisión del gabinete del premier Shinzo Abe de permitir que las fuerzas militares japonesas defiendan otros países y tengan un mayor papel en el extranjero. Con el fin de alcanzar esa meta, el gabinete de Abe revisó su interpretación de la Constitución pacifista de Japón redactada después de la guerra. El artículo 9 de la Constitución de 1947 consagra el pacifismo de Japón y la renuncia "para siempre" a la guerra. "Nuestro gobierno debería aceptar el hecho de que durante 69 años hemos evitado la guerra precisamente gracias al noble pacifismo de la Constitución", dijo el alcalde.

Sesenta y nueve años después del horror, muchos de los sobrevivientes del infierno —a los que en Japón se conoce como hibakusha— se sienten culpables de estar vivos cuando tantos otros han muerto o no han podido testimoniar nunca sobre la crueldad de la guerra, recordó el alcalde. Pero agregó, los que callaron durante tantos años, cargados con estos recuerdos terribles, empiezan a hablar al final de sus vidas. Como Shigeji Yonekura, de 81 años: "Es triste ver año tras año desaparecer a mis amigos hibakusha pero quiero seguir contando a los jóvenes mi experiencia terrible mientras pueda", dijo.

Coincidencia: el último miembro de la tripulación del bombardero Enola Gay, Theodore van Kirk, falleció a los 93 años y fue enterrado el martes 5 de agosto último.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS