La Región

El jefe comunal debutó en su cargo frenando un paro

La medida se gestó por las deudas de la gestión anterior. Apenas asumió, Pedro Tobozo obtuvo una señal de confianza de los trabajadores municipales

Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Los empleados comunales de Maciel, que habían comenzado una medida de fuerza el pasado viernes contra la vieja administración de Carlos Ramella por el incumplimiento de un pago, normalizaron la prestación de servicios este lunes, apenas asumieron las nuevas autoridades, encabezadas por el nuevo jefe comunal, Pedro Tobozo.

El flamante presidente comunal de esta localidad ubicada a 61 kilómetros al norte de Rosario, en diálogo con LaCapital, confirmó que, efectivamente, el lunes se presentó ante los trabajadores y, con pleno conocimiento de las remuneraciones adeudadas por la anterior gestión, las conversaciones llegaron a un buen término y a las pocas horas, los 85 trabajadores que integran la planta de la comuna retomaron las labores y los servicios comenzaron a normalizarse.

Destacó Tobozo la buena predisposición de los empleados y los representantes gremiales, que volvieron a sus puestos.

La Asociación de Trabajadores Municipales (AdeTraM) había impulsado la medida pocas horas antes de que asumieran las nuevas autoridades porque, al igual que durante noviembre, se denunciaron deudas e irregularidades en la liquidación de los sueldos.

La primera señal desde el viernes, de que la situación gremial en Maciel iba en camino a normalizarse fue que el camión regador municipal salió el lunes a las calles. A propósito de esto Tobozo aprovechó la ocasión y precisó que la maquinaria vial disponible "deja mucho que desear porque no se cuenta con el mantenimiento correspondiente".

Tobozo asumió con un panorama poco alentador en materia de infraestructura, al que se suman deudas por importantes montos. No obstante, el mandatario expresó a este diario su obsesión por recobrar la imagen de un pueblo limpio y ordenado, así como su voluntad de concretar las indispensables obra de ripiado de la mayor parte de las calles de la localidad.

"Tras la asunción, junto con la comisión comunal nos reunimos con los trabajadores y el sindicato, y los invitamos a una mesa de diálogo. Allí les pedimos unos días de espera hasta tanto nos acrediten las firmas en el banco para poder liquidarles esas diferencias. Hay que valorar que ellos no habían cobrado los sueldos, y pese a esto entendieron la situación", indicó Tobozo.

"La verdad es que se trata de una suma importante considerando que son 85 sueldos de una comuna chica.

Luego Tobozo explicó: "En realidad, sólo se trató de ser sincero; me presenté durante la mañana en el lugar donde estaban todos del paro y les pedí que así como yo los comprendía, que ellos también me entendieran. Porque yo estaba asumiendo en un comuna en paro por un conflicto que yo no generé y porque, aunque quisiera, no podía pagarles ya que aún no contaba con la firma acreditada", agregó.

"La verdad es que tengo que agradecer al gremio por salir a trabajar; estamos arreglando los vehículos porque están todos rotos", señaló Tobozo, quien desestimó luego que las relaciones gremio-municipio puedan ser conflictivas en el futuro. "Ellos saben que heredamos un comuna partida, sin fondos", expresó.

Cabe destacar que al margen de la ceremonia oficial de asunción, al caer la tarde de ayer se produjo un acto en la plaza central de Maciel, encabezado por las nuevas autoridades acompañadas por diferentes instituciones invitadas y el pueblo en general.

Ganador

Cabe recordar que Tobozo ganó las elecciones del pasado 22 de octubre y se impuso ampliamente sobre el resto de los candidatos.

El representante del Partido Sí, —que integra el Frente Progresista, Cívico y Social— cosechó 1.628 votos, mientras que el segundo lugar fue para el candidato de Cambiemos, Daniel Lamboglia, con 1.233. El tercer puesto lo ocupó el saliente ex jefe comunal Carlos Ramella, con 983 sufragios.

Una de las primeras inquietudes manifestadas por el mandatario sobre su gestión fue que "no puede ser que caigan cuatro gotas y el pueblo se inunde".

Y acotó: "Empecemos a ordenar el pueblo, el parque automotor no digo que está destruido, pero hay que ponerle mucho y empezar a limpiar".

A las pocas horas, los 85 trabajadores que integran la planta de la comuna retomaron las labores y los servicios

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario