..

El gobierno entrerriano paralizó los movimientos de tierra en las islas

Sin autorización, una firma holandesa levantaba terraplenes en el Delta frente a Villa Constitución. El Consejo de Aguas constató las obras. La firma dijo que son para proteger el ganado.

Lunes 01 de Septiembre de 2008

Victoria.— El gobierno entrerriano ordenó suspender la construcción ilegal de terraplenes que una firma holandesa realizaba en la isla Irupé, ubicada entre los arroyos Estévez, San Lorenzo y Los Laureles, en la zona conocida como Las Cuatro Bocas, dentro de la jurisdicción Victoria y frente a las costas de Villa Constitución.

Según detalló en un comunicado el subsecretario de Producción Agrícola, Recursos Naturales y Desarrollo Rural, Rubén Sarli, la situación fue detectada días atrás por efectivos de la Policía victoriense, quienes tras confirmar que los propietarios del predio no estaban autorizados para realizar los grandes movimientos de tierra, elevaron el informe correspondiente.

Así, "la Dirección de Recursos Naturales envió un equipo de técnicos para constatar los hechos. Se labró un acta e intimó a los propietarios a paralizar las obras hasta tanto regularicen la situación", comunicó Sarli.

El funcionario señaló que las actuaciones fueron elevadas al Consejo Regulador del Uso de Fuentes de Agua (Corufa), el cual "tendrá que resolver sobre el caso a fin de hacer cumplir la legislación".

El organismo, integrado por dependencias gubernamentales, entidades rurales, colegios de profesionales y licenciados en hidrología, entre otros, se reunirá mañana para decidir al respecto. Trascendió que convocaría a una audiencia de conciliación entre los vecinos damnificados y la constructora de los terraplenes.

Desastre ecológico. Según los lugareños, hace meses que los holandeses utilizaban retroexcavadoras y tractores para levantar terraplenes de más de cuatro metros de altura y construir canales, al parecer para vaciar lagunas. "Hablé con los isleños quienes me contaron que además construyen canales para vaciar lagunas y que después incorporarían bombas para regar y sacar agua en épocas de inundación", describió un poblador villense, quien advirtió que "toda esa actividad provoca un inmenso daño al ecosistema".

"Aquí no queda más una nutria o un carpincho ni por casualidad, y si vacían las lagunas también va a afectar a la pesca. A eso hay que agregarle que están desmontando toda la zona, donde había árboles autóctonos", alertó un lugareño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario