..

El Ejército quiere cobrar alquiler por el puente móvil en San Lorenzo

Los militares dicen que la zona no vive una situación de emergencia y por eso le pusieron precio a sus servicios. Malestar en el cordón industrial. El costo de alquiler y mantenimiento sería de 164 mil pesos.

Miércoles 14 de Noviembre de 2012

El Ejército argentino exigió el pago de un canon por el alquiler de un puente móvil entre San Lorenzo y Puerto San Martín, luego de que se cayera la estructura que unía a ambas ciudades, según fuentes inobjetables a las que accedió La Capital, y este sería el motivo de las llamativas demoras en conseguir la estructura.

Si bien dese ambos municipios se anunció que empezarían la construcción de las bases en las dos márgenes del arroyo San Lorenzo, y también se harían cargo de los costos operativos de su colocación, ahora surgió esta novedad, que hasta el momento se había manejado con hermetismo y que no encuentra una postura común en las administraciones locales sobre quién debería hacerse cargo del alquiler.

Hasta el momento las gestiones para obtener un puente móvil se vienen manejando con mucha discreción, y nadie salió a confirmar públicamente el pedido de un alquiler por parte del Ejército, pero las fuentes consultadas por este diario son inapelables.

Luego de quedar descartado el puente de Vialidad provincial, todas las miradas quedaron centradas en las estructuras que podía aportar el Ejército. Y si bien desde un principio se anunciaron las gestiones, resultaba llamativa la demora no sólo en la llegada, sino en la confirmación de que, efectivamente, el puente se había obtenido.

Las municipalidades deslizaron que no están en condiciones de hacer frente al pago de un canon (que sumado a los gastos de mantenimiento alcanza los 64 mil pesos mensuales) para que la estructura sea puesta en funcionamiento, por lo que el problema se traslada a la provincia y la Nación. Y no falta quien cree que este puede ser otro capítulo de la tirante relación entre las administraciones socialista y kirchnerista.

Transcurridos 23 días después de la tormenta que inutilizó tres de los cinco pasos que unen ambas ciudades por sobre el arroyo San Lorenzo, Nación y provincia comenzaron los trabajos sobre el puente de ruta 11 y el de avenida San Martín, que luego se cayó.

Por un lado, Vialidad Nacional y Vial 5 el concesionaria de la ruta 11, se pusieron a trabajar sobre la reparación del puente de esta ruta, por donde ingresa el transporte de cargas a la región. Por otro, el propio gobernador Antonio Bonfatti, anunció en el lugar que el gobierno provincial construirá un puente nuevo sobre avenida San Martín, trabajos que podrían demorarse hasta un año. Sin embargo, y con las complicaciones de circulación que se viven día a día, la respuesta hasta el momento sobre la colocación del puente móvil siempre fueron que se estaban haciendo gestiones.

Según trascendió, para el Ejército no es una situación de emergencia la que se vive en la zona, de ahí el cobro de un alquiler; sin embargo, nadie tiene documentada esta afirmación: "De cuatro puentes y una pasarela peatonal, tres quedaron inutilizadas, no circula el transporte urbano de pasajeros y hubo que abrir una salida de emergencia e irregular a la autopista. Si esa no es una situación de emergencia, ¿qué nos tiene que pasar?", se preguntaba un alto funcionario de la Municipalidad de Puerto San Martín.

Mucho se dijo sobre la longitud y el peso que podrían soportar los puentes móviles, pero más que una cuestión de peso, hasta el momento parece ser una cuestión de pesos lo que demora la respuesta.

 

La semana próxima. El alivio en todo esto lo trajo la información de la inspección que realizaron los responsables de Vial 5 sobre el puente de ruta 11, que podría quedar habilitado la semana próxima. El ingeniero Manuel Spagn recorrió la zona junto al intendente Carlos De Grandis y funcionarios municipales, y les dijo que, de no mediar inconvenientes, a mitad de semana la estaría utilizable.

En el lugar se trabajó en la compactación de suelo a 80 centímetros por debajo de la losa de aproximación, y se reforzó el sector con hormigón de densidad controlada. Además, se realizó en encamisado de los tensores, que son los originales y están aún intactos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario