..

El Concejo de Villa G. Gálvez está al rojo vivo por el presupuesto

Uno de los problemas centrales está en el posible pase a planta de 108 empleados, 45 de ellos personal político del gabinete. El Ejecutivo envió un proyecto de ampliación por $93 millones.

Jueves 29 de Octubre de 2015

El pedido de ampliación presupuestaria y la supuesta intención de usar parte de esos fondos para ingresar a planta permanente a más de 100 empleados —parte de ellos personal político— mantienen al rojo vivo al Concejo de Villa Gobernador Gálvez, que hoy deberá definir si le da luz verde a una extensión del presupuesto por 93 millones de pesos. En principio, la intención del Ejecutivo parece chocar contra la negativa de la mayoría de los concejales, que no están dispuestos a firmar a sobre cerrado un incremento del que no tienen mayores explicaciones, ni atarle las manos al intendente entrante.

Sin embargo, las reuniones y las negociaciones fueron durante los últimos días tan vertiginosas que el final es una incógnita. El secretario de Hacienda, Miguel Angel Giuseppone, se comprometió a enviar hoy la información que los concejales están reclamando, pero hasta ayer el aumento presupuestario estaba rodeado de incógnitas. En este marco, el escenario de esta tarde es incierto. La ausencia de algunos concejales de la oposición podrían permitirle al oficialismo alcanzar el quórum y lograr la mayoría, o el desempate del presidente del Concejo, el oficialista Diego Garavano. O podría pasar también que, ante esta posibilidad, otros ediles decidan no dar quórum (ver aparte).

Este escándalo vernáculo saltó a la luz hace apenas dos días, cuando el intendente electo por el Frente Progresista, Alberto Ricci, advirtió sobre el proyecto del oficialismo de ampliar el presupuesto en 93 millones de pesos, más de la mitad del presupuesto actual, en plena emergencia económica y a un mes de la retirada del gobierno. Ricci salió al cruce y reveló que existe la intención de ingresar a planta permanente a unas 108 personas, 45 de las cuales serían empleados políticos del actual gabinete.

La denuncia movió el tablero político y comenzaron las reuniones, de las que no estuvieron ausentes miembros del sindicato municipal, interesado en el pase a planta de personal.

El "no" opositor. La Capital hizo entre anteayer y ayer una ronda de consulta con el intendente electo y los concejales para ver cuál era el panorama. Los ediles afirmaron que no cuentan con la información necesaria para aprobar el proyecto, y que algunas de las cosas que se saben no han sido informadas oficialmente. Desde la oposición afirman que se pretende financiar la maniobra con aumentos de recaudación de 21 millones de pesos y pedidos no reintegrables a la provincia por 10 millones, que desde la Casa Gris ya advirtieron que no están contemplados. El pase a planta no figura en el pedido, pero tanto el intendente electo como los concejales ya saben, a través del mismo sindicato, que esto forma parte del paquete.

En diálogo con este diario, Ricci afirmó que "no necesitan pedir una ampliación presupuestaria para pagar los sueldos porque de acuerdo al presupuesto original, les alcanzaría para pagar noviembre. Y los recursos que proponen para incrementar el presupuesto están inventados". El intendente electo insistió con que "el expediente es muy limitado, dibujado, dicen que van a obtener 10 millones de pesos con un aporte extraordinario de la provincia, que es inexistente. Ya estuvimos analizando la procedencia de esos recursos. Los concejales no quieren aprobar algo que no tenga fundamentos, y el Ejecutivo insiste con poner gente. Yo me comprometí a salir del estado de emergencia en un año, pero no podemos poner más de cien personas en la planta permanente. Eso tiene que ser gradual", reflexionó.

Otro que opinó fue Roberto Leiva, del PRO. "Hasta el momento, no tenemos elementos ni información como para aprobar una ampliación de esta magnitud, teniendo en cuenta lo poco que falta para que se termine este mandato. Pedimos información porque hay cosas que no nos cierran. El secretario de Hacienda nunca se presentó a dar explicaciones", dijo anteayer, antes de que se produjera una reunión informal en la que Giuseppone se comprometió a aportar documentación. "El tema es que detrás de todo esto está la intención del Ejecutivo de dejar en planta a más de 100 personas. Entendemos que la gente tiene derecho a una posibilidad laboral. El tema es la forma en que se hace esto, porque le deja al intendente nuevo una situación financiera muy compleja. Los concejales estamos desde hace dos meses apretados con nuestros sueldos, así que si ingresan todas estas personas la situación se complica", manifestó.

En la misma sintonía se expresó el radical Raúl Martínez, quien deja su banca a fin de este año. "Quieren aprobar un aumento presupuestario de 93 millones de pesos porque dicen que tienen un desfasaje. Pero lo otro viene detrás. La UCR está en la tesitura de no aprobar esta ampliación, y pide que manden herramientas para analizarla".

En tanto, Jorge Murabito, desde el Frente Renovador, consideró que "en la época de transición no debería haber ingresos masivos. Estuvieron todo el año para plantear esto, ¿por qué se espera hasta el último mes para generar estos ingresos? Y si es por el pago de salarios, el presupuesto actual ofrece los recursos necesarios para cubrir este mes. Y queremos que cierren el año con lo justo, para darle maniobrabilidad al próximo intendente. Ya hay un compromiso de que cuando se salga de la emergencia económica va a empezar a ingresar gente a la planta", recordó.

Los tres hablaron de falta de información concreta y de la ausencia en el Concejo del secretario de Hacienda. Esto se dio finalmente ayer, en un encuentro donde hubo también miembros del sindicato y algunos postulantes para ingresar a planta. "Hubo un compromiso por parte del Ejecutivo de traer información mañana (por hoy) para que la analicemos", contó el edil socialista Carlos Dolce. "Esto es irresponsable por parte del Ejecutivo, porque dice que nos va a acercar la información que nos retaceó todo el tiempo el mismo día de la sesión. No vamos a aprobar una modificación presupuestaria a las apuradas, con apenas unas horas para estudiarla", advirtió. Y, al igual que sus pares, consideró que "hoy no peligra el pago de sueldos al personal porque tienen las partidas para hacerlo".

En este marco, se vienen horas decisivas para el Concejo y la ciudad.

Los posibles escenarios

Mientas concejales y representantes del gobierno discuten acaloradamente el proyecto de aumento presupuestario, crece la incógnita sobre qué puede pasar hoy en el cuerpo deliberativo. Ocurre que, más allá de lo que públicamente hayan dicho los distintos representantes, la sesión de hoy plantea distintos escenarios.

El cuerpo cuenta con nueve miembros: tres del justicialismo (oficialista); tres del Frente Renovador que lidera Murabito; un socialista, un radical (ambos del Frente Progresista) y uno del PRO. Para lograr quórum se necesitan cinco miembros. Si como ya lo anunciaron, los del Frente Renovador no asisten porque tienen un compromiso en Santa Fe, quedan seis, tres oficialistas y tres opositores. Un virtual empate puede ser desempatado por el presidente del cuerpo. O sea que bien puede el oficialismo contar con los números, a no ser que la oposición, ante este escenario, decida no concurrir y la sesión no se realiza. Es decir, que la discusión se patea unos días más.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS