Educación

Voces de estudiantes que resignifican el valor de la independencia

Chicos y chicas de las escuelas secundarias de la ciudad opinan sobre el 9 de julio y su importancia en el presente.

Sábado 10 de Julio de 2021

Milagros tiene grabada en su mente una canción sobre la independencia que aprendió de chiquita y que hoy le canta a sus sobrinos. Manuel recuerda las representaciones teatrales de la primaria, más formales que las de la Revolución de Mayo. E Irene prefiere hablar de la independencia real, esa que se juega en el plano económico y cultural.

Ayer se cumplieron 205 años de independencia argentina. El 9 de julio es una efeméride que ofrece a cada salón de actos o patio escolar la oportunidad de recrear ese momento fundacional de la historia nacional. Por eso La Capital convocó a cinco adolescentes representantes de centros de estudiantes de escuelas rosarinas y los invitó a pronunciarse sobre el concepto de independencia nacional y a reflexionar sobre sus limitantes en el presente. Milagros, Irene, Manuel, Paco y Varinia aceptaron la propuesta, tomaron la palabra y se lanzaron al análisis y la reflexión.

En sus miradas hay un común denominador: se es ciudadano de un país independiente cuando hay un Estado nacional que garantiza derechos a sus habitantes. Pero también hay un reconocimiento de que la problemática del subdesarrollo económico, asociadas a aquellas políticas aplicadas en cada proceso neoliberal, constituyen escollos concretos hacia una independencia plena.

  

Ejercicio de derechos

A lo largo y ancho del país, todas las escuelas atesoran el mandato y el desafío de formar ciudadanos de un país independiente. Una tarea que no puede hacerse sin promover el juicio crítico en las aulas y sin formar en el ejercicio de derechos. Los centros de estudiantes son expresión cabal de ese ejercicio de ciudadanía en el espacio escolar. En ellos, los chicos y las chicas hacen política porque se comprometen con la cosa pública, con aquello que los involucra. Debaten, impulsan la conquista de derechos y en ese accionar cotidiano, resignifican la idea de ser ciudadanos de un país independiente.

Milagros Cardozo está en 5º año de la Escuela Nº 432 Bernardino Rivadavia y es la presidenta de su centro de estudiantes. Atesora en su memoria los festejos del 9 de julio desde el jardín hasta la secundaria. “Tengo grabada una canción que me enseñaron en salita de 5 sobre el Día de la Independencia y que hoy se la canto a mis sobrinos”, cuenta y destaca la relevancia que para ella tiene el espacio escolar a la hora de aprender sobre la historia argentina y en la generación de conciencia “sobre lo que nos costó poder vivir en un país independiente”.

Para Milagros, la independencia es contar con una Constitución Nacional que permita organizar el país sin depender de otros Estados. Y significa además que los argentinos y argentinas puedan gozar de derechos como ciudadanos sin depender de otros gobiernos que influyan en la propia organización nacional y en las propias decisiones.

77759035.jpg

En su relato asoma una idea de independencia asociada al concepto de derechos: “Creo que ser ciudadano de un país independiente conlleva que los argentinos y las argentinas podamos construir entre todxs una pila de conquista de derechos que pudimos y podemos obtener de manera colectiva”. La estudiante asegura que se siente ciudadana de un país independiente cuando puede elegir sobre su propio cuerpo y tomar sus propias decisiones como persona. También cuando elige a sus representantes y cuando éstos una vez en el gobierno, cumplen con las promesas que hicieron en campaña y hacen posible la concreción de proyectos colectivos, como la legalización del aborto y el boleto educativo gratuito. En Milagros el concepto de lucha y militancia por mas derechos también tiene un lugar destacado a la hora de definir qué es ser una ciudadana de un país independiente: “Hoy en día estamos luchando por la implementación del voto joven en la provincia, para que los jóvenes mayores de 16 podamos votar en las elecciones provinciales, como en su momento también luchamos por la ley nacional y provincial de centros de estudiantes. Todas estas luchas las llevamos a cabo desde el ámbito estudiantil gracias a que vivimos en un país independiente, donde podemos expresarnos libremente y aportar de manera constructiva a una patria más justa, libre y soberana”.

Milagros reconoce que el país debe afrontar problemáticas que limitan la propia independencia nacional y las explica con ejemplos del pasado reciente. “Hay situaciones que nos quitan independencia como país, como el acuerdo que se produjo durante la gestión de Mauricio Macri con el FMI (Fondo Monetario Internacional). Creo que ahí nuestra independencia económica y como país está puesta en riesgo porque empezamos a depender de un organismo que implementa reformas y ajustes, y el Estado argentino pierde capacidad de decisión. Ese acuerdo nos pegó en el bolsillo de cada argentino y argentina”, señala.

  

84ae077a-c2f5-4aa3-864d-304a6d3c468d.jpg

Reconocer el pasado colonial

Irene Ponzio es presidenta del centro de estudiantes de la Nigelia Soria. No recuerda mucho los actos escolares del Día de la Independencia, aunque sí tiene presente que cuando era chica siempre un curso hacía alguna representación, aunque “solían ser bastante aburridas y no era un acto que esperaba”, confiesa

Irene sostiene que aunque legalmente la Argentina es un país independiente, persisten en la actualidad situaciones o problemáticas que la limitan plenamente: “Creo que la independencia real va de la mano de otros tipos de factores que son tácitos, como el nivel económico o los aspectos culturales”. En su análisis reconoce como problemática el pasado colonial de país. “Nuestra historia según el mundo comienza a partir de la colonia, así se empezó a escribir en los libros, pero nuestra historia es anterior y más rica. La colonia marca un situación de inferioridad en relación a los otros y creo que eso afecta nuestra independencia. Esa es la problemática que hace muy difícil que nuestro país pueda crecer”, explica. Entiende que ese es un tema poco considerado por muchos argentinos y argentinas, que erróneamente comparan al país con otros que han tenido una historia diferente.

Limitaciones del subdesarrollo

Francisco “Paco” García no conserva muchos recuerdos de la celebración del Día de la Independencia en la secundaria, pero sí tiene más presente las celebraciones del 25 de Mayo. Es el presidente del centro de estudiantes del Superior de Comercio y afirma que “ser un país independiente es ser un país libre de toda dependencia económica y política”. Aunque sostiene que aún persisten problemáticas que limitan el ejercicio de esa independencia plena.

Para Paco el desarrollo económico alcanzado como país es vital a la hora de explicar esos condicionamientos que se traducen especialmente en dependencia económica: “Como todo país del tercer mundo, dependemos económicamente en gran medida de las potencias. Lo podemos ver con las vacunas, que aunque ahora las podamos desarrollar acá tenemos que esperar cierto desarrollo previo para después comprar a Estados Unidos, Rusia o a Inglaterra lo que ellos produjeron primero, o hacerlas nosotros en base al desarrollo previo de ellos. También lo vemos en el consumo, porque consumimos todos sus productos, dependemos de que nos compren nuestras materias primas para comprarles sus productos manufacturados”.

El estudiante se permite un análisis agudo de la realidad internacional y aborda el avasallamiento de las soberanías nacionales por parte de las grandes empresas multinacionales. Los ejemplos le sirven para el análisis. “La Barrick Gold tiene parte de la Argentina apropiada totalmente. Lo que nos pasó durante años como colonia hoy en día nos pasa indirectamente cuando dependemos de una empresa extranjera que termina teniendo mas derechos sobre nuestro país que nosotros mismos”, explica.

A la pregunta sobre cuándo se siente ciudadano de un país independiente, Paco responde que ese mismo interrogante fue lanzado el año pasado por el centro de estudiantes en las redes sociales para reflexionar y promover la participación de los chicos y las chicas sobre un tema que los convoca. Y confirma que la mayoría de las respuestas apuntaban a que “como país nos sentimos independientes cuando tenemos la capacidad de tomar nuestras propias decisiones y ser autosuficientes”.

Para el presidente del centro de estudiantes del Superior de Comercio, las políticas públicas implementadas por los gobiernos son claves a la hora de reafirmar la independencia del país, especialmente aquellas que impulsen el desarrollo de la industria nacional y resuelvan la problemática del subdesarrollo.

  

77759038.jpg

Políticas soberanas

Manuel Monsalve está a cargo de la Secretaría de Derechos Humanos del centro de estudiantes de la Escuela Rivadavia. Está en cuarto año y en sus memorias quedaron grabadas las celebraciones de la primaria donde generalmente se hacían representaciones teatrales. Que a diferencia de las del 25 de Mayo, se desarrollaban escenas de mayor formalidad, donde los miembros de las clases altas de la época con sus respectivas galeras se disponían a firmar la independencia nacional. “Me acuerdo que después de la lectura, venía ese grito final declarando la independencia”, cuenta Manuel.

Para el estudiante la independencia “es básicamente no depender de otros estados y que otras naciones te reconozcan como tal”. Y dice que ese reconocimiento que tiene el 9 de julio de 1816 no fue el único hito a lo largo de la historia argentina. “Hay muchos más —dice Manuel—, podemos pensar en la Vuelta de Obligado, en la nacionalización del petróleo y la creación de YPF con Yrigoyen. También podemos pensar en el Braden o Perón y en el «No al Alca». Hay muchísimos”.

Así como refiere a lo largo de la historia nacional distintos símbolos de independencia y políticas públicas soberanas, también reconoce aquellos procesos y acontecimientos que tuvieron la connotación opuesta y que él mismo identifica como políticas de sometimiento, “como pueden ser el pacto Roca-Runciman, las privatizaciones de los años 90, el endeudamiento irresponsable con el FMI o simples acciones individuales de nuestros gobernantes, como cuando en el 2016 el ex presidente Macri le contaba al rey de España sobre la angustia de nuestros próceres por decidir dejar de ser colonia”, destaca Manuel.

  

Reconocerse en los símbolos

Varinia Frutos cursa el último año del secundario en la Técnica Nº 625 Carlos Guido y Spano y es presidenta de su centro de estudiantes. De sus recuerdos sobre la celebración del Día de la Independencia menciona las charlas y lecturas con profesores y estudiantes que se hacían en la escuela. “Para mí la independencia nacional es la seguridad que tenemos como país de no depender de ningún otro Estado y de poder tomar nuestras propias decisiones”, dice y afirma que se siente una ciudadana de una nación independiente porque no tiene que jurar lealtad a un gobernante de otro Estado y porque se reconoce en los símbolos patrios y en todo aquello que la identifica con su país.

Al igual que otros estudiantes Varinia también reconoce problemáticas que le quitan a la Argentina independencia y apela a ejemplos concretos para hacer referencia a ellas: “La dependencia una moneda extranjera o que tengamos que someternos a las políticas económicas que nos imponen otros países”. La estudiante de la escuela de Córdoba al 2600 también ve con pesar que muchos argentinos o argentinas quieran parecerse a otros países que se imponen como ideales, y no se priva de hacer un análisis sobre el tema: “Creo que la falta de conocimiento que muchos ciudadanos tienen de la propia historia es una problemática, y eso nos afecta a la hora de entender todo lo que hoy en día nos sucede como país”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario