Educación

Una lucha colectiva hacia la conquista de derechos

Una producción audiovisual sobre las problemáticas que afronta el colectivo trans y el logro del cupo laboral en la UNR.

Sábado 10 de Abril de 2021

“Mi deseo personal es que las travestis, las trans, y todas las personas que pertenezcan a un género no establecido dentro de lo binario, tengan una vida como cualquier otra”. Así de simple es el deseo que manifiesta Morena García, protagonista del corto documental Trabajo es vida, producido por el programa Transformar del Área de Internacionalización de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

En la producción audiovisual que dura algo más de cinco minutos, Morena se presenta como una travesti de 41 años que superó su expectativa de vida, que en el colectivo trans es de solo 32 años. Cuenta su historia y su lucha como integrante de un espacio en donde hoy se la reconoce como una de las impulsoras del Cupo Laboral Travesti-Trans “Alejandra González” en la UNR.

La activista se recuerda como un ser fémino desde que tiene memoria, del mismo modo que habla del silencio familiar y las situaciones que desde la vulnerabilidad debió enfrentar a sus 12 años frente a los peligros de la calle. Aún siendo una niña fue trasladada a Paraguay, donde un hombre se ocupó de explotarla sexualmente a través de un circuito por los países vecinos. “Mi verdadera emocionalidad había muerto porque yo nunca había sido considerada un sujeto. Siempre fui un objeto, cuando me cruzaron a Paraguay yo estaba convencida que mi función en la vida era esa (...). Nadie preguntó por mi, no hubo nada, ausencia”, cuenta Morena. Después de muchas batallas hoy se habilita como sujeto en el encuentro con sus pares. “La historia que yo pensé que solo me pertenecía a mí termina siendo una historia colectiva. Soy parte del pueblo travesti”, afirma.

Embed

Vidas efímeras

En el relato de Morena también está presente la reflexión sobre la muerte temprana de sus hermanas travestis. Esa vida efímera que padece el colectivo trans les aporta un vivir intensamente la vida o lo que ellas llaman “una alegría de mariposa”. La activista reconoce que siempre está presente el temor a la pérdida de la compañera. “Cuando muere una de nosotras automáticamente se parte la otra a la mitad, como si fuese un espejo”, reflexiona.

Las dificultades que debe afrontar el colectivo travesti - trans, reflejadas en el corto a través del relato de esta trabajadora, no es indiferente a la universidad que crea el programa Transformar desde su Área de Internacionalización con el objetivo de visibilizar y poner en agenda estás problemáticas. Morena explica que el eje central de la lucha por el cupo laboral trans en la UNR es el cenit de una gran batalla colectiva que siempre predicó que el trabajo es vida.

Cupo laboral

El cupo lleva el nombre de Alejandra González, a modo de homenaje a quien se desempeñó como trabajadora no docente en la Facultad de Bioquímicas y contempla incorporar un 5 por ciento o un mínimo de tres personas por año para desempeñar tareas en diversas áreas del rectorado o sus unidades académicas. La experiencia de vida de Alejandra como trabajadora les permitió fortalecerse y las impulsó a luchar por ese derecho hoy cumplido de instalar el cupo laboral trans. En adelante les toca continuar avanzando en el cotidiano por aquello que ya no debe ser considerado una utopía: “Acceder a un trabajo, una obra social, tener la responsabilidad de cumplir un horario, o tener una tarjeta de débito o crédito”.

La reflexión final de Morena es una lección de resiliencia: “En esta vida odié demasiado, profundamente, pero hoy en día pido derechos y no venganza”. El corto documental Trabajo es vida puede verse en el sitio oficial de YouTube del Instituto de Cooperación Latinoamericana (Icla), dependiente de la UNR.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario