Educación

Una historia de inclusión educativa

Pablo Balbi es un estudiante ciego, que cursa kinesiología en el Instituto Universitario del Gran Rosario

Sábado 25 de Agosto de 2018

Las trayectorias educativas de la población joven con ceguera están mayoritariamente vinculadas con carreras como abogacía o psicología. Sin embargo, otras especialidades que requieren de prácticas y técnicas apoyadas en la observación visual también han comenzado a ser accesibles. La historia de Pablo Balbi, estudiante ciego de segundo año de la carrera de kinesiología y fisiatría, habla de esta afirmación. Cursa en el Instituto Universitario del Gran Rosario (IUGR) y su testimonio proyecta otros modos de enseñanza y muestra que siempre se pueden pensar nuevas estrategias para adaptar los aprendizajes.

Pausado al hablar y consciente de cada uno de sus logros, no se anticipa a lo que vendrá: "Paso a paso", dice respecto de esta carrera por la que se decidió luego de que su padre sufriera un ACV, y necesitara de un kinesiólogo para su rehabilitación. "Primero me capacité como masajista, aprendí distintas técnicas y maniobras que fueron útiles en ese momento para ayudarlo en la movilidad articular", cuenta el estudiante que se formó como masajista en el Instituto Amici. Como esta institución ya tenía experiencia educativa con otras personas con discapacidad visual, la mayoría del material ya estaba digitalizado. "No tuve complicaciones o dificultades para aprender, y si las hubo, fueron mínimas", asegura Pablo ahora abocado a la kinesiología, carrera que cursa por la noche y mantiene con regularidad todas las materias.

"En esta especialización necesitamos desarrollar mucho el tacto, es nuestra herramienta principal más allá de la orientación y el conocimiento que los docentes puedan brindar en anatomía. Es necesario que me vayan enseñando y explicando cada maniobra y técnica, y aquellas partes del aprendizaje en las que uno necesita de la vista", explica sobre cómo transita su cursado y destaca el apoyo de los profesores, siempre pendientes de su trayectoria universitaria. Antes de decidirse por esta especialidad, música y abogacía también figuraban entre las opciones de sus carreras a seguir.

La práctica es clave en estos estudios. Pablo cita como ejemplo, la experiencia del año pasado cuando cursó anatomía. "A través de distintas maquetas los profesores me explicaron lo que el resto de mis compañeros aprendían con imágenes. Ayuda mucho trabajar en lo concreto como un cráneo, un esqueleto o maquetas del sistema nervioso", explica sobre esta posibilidad a la que también se sumaron otros compañeros, que siempre lo incentivan y están atentos a sus necesidades.

Masajista y estudiante

Además de los trabajos que realiza de manera independiente en un gabinete que instaló junto a su novia, Pablo trabaja como masajista en la cooperativa Tiempo de Relax. Asegura que sus pacientes se muestran conformes con sus masajes y confía con humor: "Y lo mejor de todo es que regresan". No faltan las palabras de aliento y admiración cuando se enteran que estudia kinesiología en la universidad.

"Las personas ciegas desarrollamos otros sentidos como el tacto o el oído", continúa quien a los 21 años padeció un desprendimiento de retina. Empezó la secundaria en la Escuela Técnica Nº 393 y la culminó, "en su nueva etapa" —como prefiere llamarla—, en la Eempa Nº 1317. "En ese momento estudiaba a través de audios, hoy existe otra tecnología, está la posibilidad de grabar las clases con el celular y el material se encuentra digitalizado", menciona Pablo sobre los recursos que lo ayudaron a cursar el primer año de la universidad. En el IUGR, un grupo de estudiantes pasantes de extensión universitaria corrigen y adaptan los textos que luego un programa lector de pantalla reproduce mediante una voz sintética.

Pablo aprendió braille en el Centro de Rehabilitación Luis Braille, una herramienta que lo ayuda a resumir sus apuntes y fijar conocimientos. También está la posibilidad de sumar libros impresos en braille, un servicio que le ofrece el Mucar (Movimiento de Unidad de Ciegos y Ambliopes de Rosario).

Animarse a estudiar

El joven incentiva a que otros se animen a cursar una carrera universitaria: "No se queden con las ganas de hacerlo, si bien al principio existen dudas y temores, seguro encontrarán el apoyo de directivos, docentes y del grupo de trabajo, que el cursado de las materias no sea complicado. Tienen que acercarse a la facultad como un día lo hice yo y planteé esta idea un poco loca de estudiar kinesiología. Lo que cuesta vale y aquello que hoy es un gran esfuerzo para la universidad y para mí, el día de mañana le será útil a otras personas que se animen a estudiar".

"Voy paso a paso" dice sobre las expectativas laborales después que se gradúe. Aunque su interés está en especializarse en la rehabilitación neurológica y en el trabajo con adultos mayores, porque "se necesitan kinesiólogos en los geriátricos".

Pablo es papá de una nena de 9 años, vive en la zona sur de la ciudad con su madre y hermanos. "Cuando quedé ciego no tuve demasiados inconvenientes para adaptarme al estudio y a la vida de todos los días, tampoco me costó socializar. Al principio la familia no quería despegarse, pero uno tiene sus mañas para lograrlo", reconoce.

Programa para la inclusión

Es un desafío pensar cómo cuestiones abstractas se pueden representar de manera sencilla o aquello que aparece en un libro con una foto, la persona ciega puede entender", explica la coordinadora del programa de accesibilidad universitaria de la institución, Silvana Giuliato. La universidad le provee una computadora para realizar trabajos prácticos en clase y en la sala de informática los lectores de pantalla facilitan el uso del campus y el acceso a internet. Este programa busca incentivar el ingreso, permanencia y egreso de estudiantes con discapacidad, y brindar igualdad de oportunidades educativas.

El Instituto Universitario cuenta con otras propuestas de extensión a la comunidad relacionadas con la inclusión, entre ellas, se destacan el Paseo a ciegas, en convenio con la Asociación Rosarina de Deportes para Ciegos (Ardec) que promueve la actividad física inclusiva mediante el uso de bicicletas tándem todos los domingos en la Calle Recreativa, y Derechito, otro programa de promoción de derechos de las personas con discapacidad destinado a las escuelas.

"Cuando comenzamos con el programa la idea fue recorrer los antecedentes que había a nivel nacional y local, encontramos experiencias en universidades públicas a través de una red interamericana de discapacidad y derechos humanos que promueven desde hace unos años la accesibilidad académica, cultural y de infraestructura", señala Silvana. Antes de aceptar a Pablo como estudiante, el director de la carrera se reunió con representantes del colegio de kinesiólogos para evaluar las competencias posibles de una persona ciega para ejercer esta carrera. "La universidad no pretendía generar falsas expectativas, incluso encontramos pocos casos de personas ciegas ejerciendo esta especialidad, algunos en España y México", señala la coordinadora.


Igualdad y derechos

El artículo 24 de la Convención de los derechos de las personas con discapacidad (ley Nº 26.378) está dedicado a la educación. Establece que los Estados Partes deberán asegurar un sistema de educación inclusivo a todos los niveles y a lo largo de la vida. Para esto deben garantizar que las personas con discapacidad accedan a una educación obligatoria, gratuita, inclusiva y de calidad en igualdad de condiciones y en la comunidad en que vivan. También contempla la necesidad de asegurarles el acceso general a la educación superior, la formación profesional y la educación para adultos. En el artículo 27 dedicado al trabajo y empleo, se reconoce el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles.


Servicios y cursos

.Centro de Rehabilitación Luis Braile: España 528, 4721439.
.Movimiento de Unidad de Ciegos y Ambliopes de Rosario (Mucar), 4214000, facebook Mucar Rosario.
.Leete algo: bibliografía sonora de Ciencia Política y RRII de la UNR, areadeaccesibilidad@gmail.com
.Servicio de Lectura Accesible: Biblioteca Argentina, Pasaje Alvarez 1576, 4802538/39 int. 104, bib-accesible@rosario.gov.ar y Biblioteca Estrada, Servando Bayo 799, 4804678.
.Programa de Tutorías de Accesibilidad de la UNR, derechoalaeducacionunr@gmail.com, Riobamba y Berutti.
.Programa de Accesibilidad a la Información de la UNR, derechoalaeducacionunr@gmail.com, Berutti 2192, 4808537.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});