Educación

Una fiesta de la palabra en la Escuela Islas Malvinas

Chicas y chicos hicieron un homenaje a Luis María Pescetti, el autor santafesino que "regala canciones y cuentos".

Sábado 14 de Julio de 2018

Falta poco para las 9.30 de la mañana y ya hay un buen grupo de madres y padres esperando que se abra la puerta de la escuela. Es la hora de la cita con una fiesta de la palabra. No faltan los perros que pelean con la portera por entrar y hacerse un lugarcito en algún rincón del patio techado. Desde el ingreso se ven los últimos preparativos para lo que se anticipa será una verdadera celebración. Ese lunes —previo a las vacaciones de invierno— la Escuela Nº 117 Islas Malvinas se dedica a jugar con los cuentos y canciones del escritor santafesino Luis María Pescetti, hace poco nombrado Ciudadano Ilustre de San Jorge, su ciudad natal.

Apenas dan el visto bueno para que entren, padres, madres, abuelas y tíos se acomodan en el patio techado que oficia de salón de actos. Como es tiempo de Mundial y festejos patrios, está adornado con camisetas celestes y blancas, entre otros decorados. La que presenta y cuenta de qué se trata ese encuentro especial con la literatura es la propia directora, Marisa Zapata. Explica por qué ese día se organizaron para homenajear a un autor que regala tantas risas y canciones para divertirse. También que Luis María Pescetti es un santafesino, nacido en San Jorge y que lo conocieron a través de las canciones que interpreta, además de sus cuentos. Pide entonces "aplausos de apoyo para los protagonistas: las alumnas y los alumnos" de la 117.

Los primeros en subir son las nenas y los nenes de nivel inicial. Llevan caretas artesanales y las caras pintadas como gatos. La canción que aplauden y los hace saltar es Dos Gatos, una de las tantas que interpreta Pescetti y hace mover de aquí para allá a los más chicos. Una escena similar la protagonizan los de primer grado, esta vez al ritmo de la cumbia, jugando con nombres de animales y las vocales. Los de segundo son los que llegan con instrumentos musicales y se animan a cantar con su propia voz; "a capella", los presenta su maestra. Las luces de los celulares de las familias nunca se apagan, tampoco los aplausos que llegan tras cada intervención.

Luis María Pescetti es musicoterapeuta, ofició como profesor de música en escuelas primarias y secundarias. Ha compartido talleres y seminarios sobre creatividad y animación musical. Vivió doce años en México, donde trabajó en espectáculos para niños, en radio y televisión; de ese trabajo surgió su primer disco El vampiro negro, a los que —detalla su biografía— con el tiempo le siguieron diez discos más.

Entre esas canciones con las que el músico invita a divertirse está Tiburón, tiburón. Es con las que juegan a infundir "terror, mucho terror" las chicas y los chicos de tercero. Ingresan por el frente del escenario, haciéndose lugar entre las filas de sillas donde se ubican como espectadores todos los grados. De fondo el tema de mucho suspenso logrado por John Williams y que da vida a la película dirigida por Steven Spielberg.

Libros y personajes

La literatura se destaca en el trabajo de Luis Pescetti. Escribe para chicos, jóvenes y adultos. Entre sus libros infantiles (y para todas las edades) figuran Frin, El pulpo está crudo, Los señores Moc y Poc, Unidos contra Drácula y Mamá ¿por qué nadie es como nosotros? También, entre las obras de su autoría, figura Caperucita Roja (tal como se la contaron a Jorge), ilustrada por O'Kif y varias veces premiada tanto a nivel nacional como internacional. Esta singular versión del cuento clásico la pasaron en pantalla gigante y narrada en voz alta. Maestra, chicas y chicos de 4º contaron la cocina de esta historia con maquetas y fotos.

Más tarde llegó la teatralización de uno de los cuentos de Natacha, uno de los personajes más famosos de Pescetti, que hace poco llegó al cine. Antes, los de 5º y 6º grado, le pusieron mucho color y baile a otros temas del autor santafesino.

Susana Facca es una de las mamás que participa activamente de la cooperadora escolar. Está satisfecha con la actividad del día, que en su mirada "suma para la escuela". Está con ella un grupo de madres cooperadoras, igual de comprometidas. Celebran poder aportar para "mejorar la escuela y ayudar en lo que no alcanza". A la 117 Islas Malvinas asisten 710 alumnas y alumnos en los dos turnos escolares.

La idea de reconocer a un autor o autora de la literatura surgió en la escuela Malvinas hace dos años. La proyectan para cada Día del Libro (23 de abril) y de ahí en más se zambullen a conocer la obra del escritor o escritora elegido, van y vienen de la biblioteca, comparten lecturas y piensan ideas para llevarlas al escenario. El primer año fue María Elena Walsh, al siguiente Elsa Bornemann, y este le tocó a Pescetti, describen la directora Marisa Zapata y las vice Ada Toloza, Rosa Gálvez y Griselda Carozo. Dicen que a Pescetti lo eligieron porque "es un escritor santafesino y eso llega muy de cerca; por tener mucha afinidad con los niños a través de los temas de sus canciones, porque es alegre y por sus juegos de palabras y memoria".

Ciudadano ilustre

En junio pasado, Luis María Pescetti fue declarado Ciudadano Ilustre de San Jorge. Las alumnas y los alumnos de la Escuela 1.342 _donde se realizó el reconocimiento_ fueron los encargados de entregar la declaración. También decidieron llamar con su nombre a una de las aulas de esta escuela santafesina. "Siempre fui un ciudadano y un vecino de San Jorge, por eso este reconocimiento es especialmente querido y emocionante para mí. Es un honor estar en una escuela pública en una ocasión como ésta y por eso estoy agradecido a todos los sanjorgenses", expresó Pescetti durante esa distinción.

Elegimos a Pescetti porque es un escritor santafesino que tiene afinidad con los niños a través de sus canciones y sus juegos de palabras"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario