Educación

Una campaña promueve "una escuela inclusiva para educar mejor"

Aseguran que Santa Fe tiene "una oportunidad histórica" para adherir a una enseñanza igualitaria.

Sábado 25 de Noviembre de 2017

"Una escuela inclusiva, una escuela que educa mejor" es el lema de la campaña que promueve el Grupo Artículo 24, integrado por más de ciento cincuenta organizaciones de todo el país que trabajan por este derecho. Aseguran que Santa Fe tiene "una oportunidad histórica" para adherir a una enseñanza igualitaria, con la ley de educación provincial que impulsa.

Cristina Riccobene integra la Asociación por la Inclusión de personas con Síndrome de Down de Rosario (Aisdro), una ONG que participa de esta iniciativa. Explica que son varias las asociaciones de la provincia que trabajan en conjunto para obtener logros y poder incidir en las políticas públicas. Puntualmente habla de los aportes que han hecho a los proyectos de ley provincial de educación que impulsan por un lado el gobierno santafesino y por otro los legisladores. "Hemos apuntado las modificaciones que pensamos necesarias para que la futura ley armonice con la Convención (sobre los derechos de las personas con discapacidad)", dice.

"Esta campaña se da en un momento histórico para Santa Fe, donde estamos en los inicios de una ley de educación. Si está pensada con los principios de una educación inclusiva podríamos ser una provincia de avanzada", alienta la integrante de Aisdro. El Grupo Artículo 24 —del que forma parte Aisdro— toma su nombre de ese artículo puntual de la Convención que atiende al derecho de una educación inclusiva.

Escuelas de apoyo

"Hablamos de una educación de calidad, donde no es la persona la que debe adecuarse al medio sino el medio a la persona", expresa Riccobene aportando una mirada bien amplia sobre lo que es la "diversidad de aprendizajes". Subraya que la meta es lograr que las personas con discapacidad puedan ejercer su derecho a la educación en una escuela común, con los apoyos necesarios, donde no se vean vulnerados sus derechos, por el contrario puedan estar en espacios comunes, con todos. La diversidad así pensada es tan amplia —considera— que todos aprenden, tanto las personas con discapacidad como quienes no la tienen. Se trata de enriquecerse y aprender en un mismo espacio.

Riccobene aclara que no se trata de desconocer a la escuela especial, sino transformarla en un referente de trabajo conjunto. "Nosotros no estamos en contra de la escuela especial, estamos pidiendo una transformación de esta escuela, que sea de apoyo para todas las personas que tienen una necesidad, y no solo para quienes tienen una discapacidad", dice y menciona a modo de ejemplo a aquellos niños que pasan por alguna pérdida o afectación emocional que incide en sus aprendizajes. "La idea es que esta escuela se reconvierta en una escuela de apoyo, que le dé al docente de grado de la escuela común las herramientas y estrategias para poder ayudar".

La deuda con la inclusión

Así como cada tanto las noticias dan cuenta de buenas experiencias de inclusión también hablan de los chicos rechazados por su discapacidad. "Más allá de que el Ministerio diga que ha crecido la inclusión y se trabaja en este sentido, conocemos muchos casos donde el ingreso depende de la buena voluntad del directivo; y que el chico aprenda, de la buena voluntad del docente", dice Riccobene. También nombra las dificultades con las que se trabaja cuando faltan recursos tanto de docentes como de escuelas especiales que acompañen a la escuela común. Asegura que el problema se acrecienta en el interior de la provincia, donde muchas familias carecen de información básica para defender los derechos de sus hijos. "El problema es hoy, la posibilidad de que nuestros hijos tengan una educación que les permita decidir qué quieren hacer, que les abra las puertas laborales", pide.

Cristina es la mamá de Sofía, una nena con síndrome de Down que está en segundo grado en una escuela común. Su escolaridad es apoyada por un equipo de la escuela especial y profesionales particulares de la salud. "Está en segundo grado gracias a que la escuela le dio esta oportunidad. Lee, escribe, suma y resta. A lo mejor no va a la par de sus compañeros pero son logros. Sabemos que le van a faltar contenidos, por ejemplo de inglés, pero seguramente aprenderá a recurrir al traductor de Google. Es importante que pueda estar alfabetizada para manejar dinero, poder trabajar, desenvolverse en la vida cotidiana en lo que quiera y pueda".

Papel de las familias

Considera que es importante que sean las familias quienes decidan la calidad de educación que quieren para sus hijos. Por eso las anima a involucrarse en estas campañas que ponen de relieve la educación inclusiva como la mejor escuela. Desde Aisdro realizan reuniones periódicas —que anuncian por su medio del sitio de Facebook Aisdro ONG— que organizan para padres y madres. "Invitamos especialistas, hacemos charlas con profesionales, pero siempre terminamos hablando de los que nos pasa como familias, nos damos apoyo entre nosotros", comenta de los lazos que además se generan en estos encuentros.

"La Campaña —www.grupoart24.org— hace visible la idea de que así como los chicos pueden compartir e imaginar historias y sueños, también pueden compartir el juego, pensar qué quieren ser cuando sean grandes. Si no tienen límites para imaginar por qué podemos suponer que tienen límites para aprender, por qué tienen que estudiar por separado si muchas veces juegan en una plaza, en un club, por qué no estudiar juntos", se pregunta la mamá a tono con la movida pública.

Trabajo en conjunto

El Grupo Artículo 24 tiene como eje de trabajo "garantizar el goce del ejercicio del derecho a la educación para todas las personas con énfasis central en las personas con discapacidad, por la sistemática segregación y exclusión a la que fueron y aún hoy son expuestas". En un primer momento nucleó a organizaciones de personas con discapacidad y familiares para luego abrirse a otras organizaciones vinculadas a los Derechos Humanos, a la promoción social y demás entidades que entienden la importancia de aunar esfuerzos en defensa del derecho a la educación sin discriminación.

Qué dice el artículo 24

El artículo 24 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (aprobada en 2006) se refiere a la educación. Entre otros principios establece que "los Estados partes reconocen el derecho de las personas con discapacidad a la educación". Y que para hacer efectivo este derecho sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, asegurarán un sistema de educación inclusivo a todos los niveles así como la enseñanza a lo largo de la vida. También que deben garantizar que "las personas con discapacidad no queden excluidas del sistema general de educación por motivos de discapacidad"; que puedan "acceder a una educación primaria y secundaria inclusiva, de calidad y gratuita, en igualdad de condiciones con las demás, en la comunidad en que vivan" y que "se preste el apoyo necesario a las personas con discapacidad, en el marco del sistema general de educación, para facilitar su formación efectiva".

   Otro de los puntos señala la obligación para los Estados partes de brindar a las personas con discapacidad "la posibilidad de aprender habilidades para la vida y desarrollo social, a fin de propiciar su participación plena y en igualdad de condiciones en la educación y como miembros de la comunidad". Además de asegurar que las personas con discapacidad "tengan acceso general a la educación superior, la formación profesional, la educación para adultos y el aprendizaje durante toda la vida sin discriminación y en igualdad de condiciones con las demás".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario