educación

Un tiempito para conocer y cumplir con los derechos

El juez Marcelo Molina presenta un libro donde aborda cuestiones vinculadas a derechos de la niñez y la adolescencia

Sábado 25 de Septiembre de 2021

Hace algunos años Marcelo Molina publicó ¿Cuánto tiempo es un tiempito?, un libro que recogía vivencias y reflexiones de sus diez años como juez de familia. El nombre remitía a la pregunta de una nena de seis años que visitó a Molina en su despacho. La nena estaba con sus hermanitos, a la espera de una familia que los recibiese. Mientras dibujaban, la nena levantó la mirada y le preguntó: “¿Vos sos el que nos va a buscar una mamá? Nosotros queremos vivir con una mamá ¿cuánto falta?”. “Un tiempito”, le contestó el juez. La nena repreguntó: “Y ¿cuánto tiempo es un tiempito”. “La pregunta me desgarró, ese tiempito —dice Molina en el libro— ya había sido mucho para estos tres niños”.

Ese texto circuló con fuerza dentro y fuera del ámbito del derecho. Llegó a bibliotecas populares y espacios culturales de distintos puntos de la provincia, y con el tiempo se transformó en obra de teatro. Y ese proyecto ahora parió un nuevo libro: Un tiempito para tus derechos(Editorial Juris), que se presenta el próximo jueves 30 de septiembre a las 18 en el patio de la Facultad de Derecho de la UNR, Córdoba 2020.

tiempito.jpg

En 2020 la obra de teatro participó del Congreso Latinoamericano de Niñez, Adolescencia y Familia. Tras la proyección de la obra —que se puede ver en YouTube— el investigador Sergio García Ramírez, expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, destacó la apuesta como un proyecto pedagógico, por invitar a reflexionar en base a situaciones cotidianas y con un lenguaje llano. Quizás por eso el subtítulo del nuevo libro de Molina es “entre un mate y un café”. La ilustración de tapa es del artista Jorge Molina.

"¿Cuánto tiempo....?" OBRA DE TEATRO COMPLETA

El peso de las palabras, el interés superior del niño, el derecho a la educación, la adopción, la responsabilidad parental y la violencia de género son algunos de los temas que se abordan en las casi 500 páginas del libro de Molina, actual juez de la Sala 3ª de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial.

Las palabras no son inocentes y en el libro se hablan de ellas. “A veces escuchamos la palabra niños, o niñas, niños y adolescentes, y otras veces menores o personas menores de edad, ¿son sinónimos?”, se pregunta Molina. “Eso se ancla en lo que implicó la Convención Internacional de los Derechos del Niño y la ruptura con el sistema de patronato, de empezar a considerar al chico como sujeto de derecho y no como objeto de protección”, explica el juez a La Capital. En este sentido, afirma que la palabra menor puede ser entendida como algo peyorativo si está sola, lo que no implica que se deje de usar. “Lo que pasa —dice— es que se usa como un calificativo de si es una persona mayor o menor de edad. Persona menor de edad sería una forma de referirse a la situación de alguien en función de su capacidad vinculada al derecho. Si quiero hablar de la persona que tiene menos de 18 años tengo que usar la palabra niño, niña o adolescente, no menor. Si quiero hablar de la capacidad para determinados actos jurídicos, ahí son personas menores de edad”.

El libro no abunda en citas de jurisprudencia ni de doctrina, y suma con un lenguaje ameno. Incluso en varios pasajes apela a series de Netflix para explicar ciertos conceptos. Como cuando parte de un capítulo de Gambito de Dama para abordar la cultura del patronato. Es la escena que muestra a la protagonista en un hogar de huérfanos tras la muerte de su madre. Todas las noches ella y sus compañeras forman una fila y reciben dos pastillas. Una verde para tener “buen carácter” y otra para tener más fuerza. Una noche dejan de darles las verdes y el doctor explica: “No habrá más verdes. Nueva ley estatal, basta de tranquilizantes para niños”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario