Miradas

Un sistema mecanizado que favorece a pocos

El corto animado "Cogs" cuenta la historia de personajes cuyas vidas corren en paralelo. Están prediseñadas por el sistema en el que nacieron.

Sábado 30 de Noviembre de 2019

"Si queremos cambiar el mundo necesitamos cambiar la forma en la que funciona. Ayúdanos a crear igualdad a través de la educación". Así cierra el corto animado Cogs, una producción presentada en mayo de 2017 dirigida por el cineasta ganador del Oscar Laurent Witz.

El corto —de casi dos minutos y medio de duración— fue gestado con la finalidad de dar a conocer el trabajo de Aime, un programa educativo australiano de mentorías creado por Jack Manning, para apoyar a los estudiantes socialmente más desfavorecidos. A través de este sistema se ayudó a niños, muchos de ellos indígenas australianos, permitiéndoles el acceso a programas universitarios.

En su pagina web aimementoring.com explican que este cortometraje "cuenta la historia de un mundo construido sobre un sistema mecanizado que favorece solo a algunos" y que fue realizado "con la esperanza de inspirar a otros a unirse a nosotros para cambiar la forma en que funciona el mundo". Desde entonces, el video ganó un premio Webby y ha sido visto 20 millones de veces en distintos canales.

Embed

Cogs tardó cinco meses en hacerse, desde la preproducción hasta la edición final. Un proceso del que participaron unas treinta personas, entre artistas, técnicos y diseñadores gráficos.

El director del cortometraje, Laurent Witz, dijo que quería que los personajes "fueran poéticos, no realistas". De esa idea surgió que tengan una estética similar a los muñecos de madera.

"(Laurent) realmente aprecia crear emociones y poesía en mundos mecánicos", señaló el director de animación Mickael Coëdel. Y explicó que al trabajar con personajes de madera, el realizador apuntó a "aportar calidez a este mundo mecánico impulsado por una máquina subterránea infernal que representa nuestro sistema", por lo que "tener personajes de madera también ayudó a la audiencia a dar un paso atrás del mensaje y hacerlo más universal".

Mundos sobre rieles

El corto cuenta la historia de personajes cuyas vidas corren en paralelo, no se tocan. Están prediseñadas por el sistema y los engranajes en los que nacieron. Biografías de destinos anticipados desde la infancia. Los chicos se ven a la distancia y quieren compartir sus lecturas, pero están "atados" a rieles por donde irán sus vidas.

"Laurent quería que la audiencia entendiera el concepto desde la primera escena", dije Coëdel. Es por eso que la cámara comienza desde el subsuelo mecánico, se desplaza hacia arriba para mostrar de inmediato a las personas que se mueven en las pistas y luego revela una colina muy redonda, que simboliza el planeta, que se divide en dos, la mitad más privilegiada y la desventajada".

Los colores son claves en la narrativa para diferenciar ambos mundos: en el costado más pobre, todo es más opaco y gris; y los personajes están abatidos por el esfuerzo diario. En el otro mundo reina el color y la vegetación. Y hay sonrisas. En una de las escenas el chico, ya adolescente, del sector social menos favorecido mira de lejos a la universidad y suspira con la cabeza gacha. Hay un aspiracional de estudio que parece imposible de concretarse. La inmovilidad de los cuerpos —atrapados en esos rieles mecánicos— es reflejo de esa inmovilidad social. Hasta que uno de ellos decide romper esos grilletes y vencer ese camino trazado de antemano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario