Educación

Un plan nacional de conectividad que ya no iguala

La Nación oficializó el Plan Aprender Conectados en reemplazo del Programa Conectar Igualdad.

Sábado 12 de Mayo de 2018

"Las netbooks eran ideológicas para este gobierno, tan nocivas como Zamba. Por eso decidió cerrar el programa, despedir a sus trabajadores y suspender por dos años y medio el futuro, y para siempre el sueño de los jóvenes más pobres de contar con una netbook", expresan en un comunicado los trabajadores de ATE que se desempeñan en el ámbito del Ministerio de Educación de la Nación. La afirmación llegó luego de que se conociera la oficialización del Plan Aprender Conectados y el desplazamiento del Programa Conectar Igualdad que entregó más de cinco millones y medio de netbooks a estudiantes de escuelas secundarias públicas del país. Un plan que desde diciembre de 2015 venía siendo desguazado.

   "Las netbooks significaron para estos jóvenes el acceso a un bien que no podía proveerles sus familias y el acceso a un mundo que por su condición social les estaba vedado. En los pueblos de provincia a los jóvenes se los emparentaban con luciérnagas, en las plazas donde había conectividad abrían sus netbooks a la tarde y a la noche, hacían los que otros niños hacen desde edades más tempranas: navegar. Se abrían sus cuentas de correos, accedían a redes sociales, películas, programas. La netbook era también un recurso familiar, incluso tenían acceso a materiales producidos para la familia como, por ejemplo, los de Educación Sexual Integral o los programas del Canal Encuentro", describe el documento de ATE sobre lo que representaban estas computadoras para las chicas y los chicos.

   La entrega de netbooks se interrumpió hace más de dos años, también los soportes técnicos que acompañaban el funcionamiento del programa. Desde ATE recuerdan que la nueva propuesta se presenta de manera confusa al decir que es "no es un plan de entrega de equipamiento" y por eso no reemplaza al Conectar Igualdad que seguirá siendo "el eje a través del cual se distribuirá tecnología de Aprender Conectados". Por eso señalan que el Aprender Conectados "solo equipa a las escuelas, con lo cual limita el acceso al tiempo escolar y a las condiciones de cada escuela para lograr conectividad: mucho marketing para un verdadero retroceso en los derechos de los estudiantes a acceder a la tecnología".

   También destacan que las netbooks de Conectar Igualdad contaban con un sistema operativo denominado Huayra, "que permitía operar con software libre, permitiendo la alfabetización en entornos colaborativos de producción de programas por fuera de la dependencia que genera el entorno de Windows, sus interminables actualizaciones y permisos que caducan y hay que volver a comprar para que las máquinas no se vuelvan lentas". El informe de ATE lo enmarcan en la situación de pobreza creciente del país, que afecta en especial a la niñez y a la adolescencia: "¿Es compatible el aumento de la inclusión digital —que se anuncia desde el nuevo plan— con el aumento de la exclusión social? ¿Se puede hablar de inclusión cuando este mismo gobierno prometió la construcción de 3 mil jardines, que después pasaron a ser 3 mil aulas de las cuales no se construyó ni una?"

El nuevo plan

Cuando la semana pasada se hizo pública la creación del Plan Aprender Conectados (decreto 386/2018), se lo presentó —según la agencia oficial Télam— como una "política integral de innovación pedagógica y tecnológica" pensada para que los alumnos de nivel inicial, primario y secundario accedan a una verdadera "alfabetización digital" a partir de escuelas mejor equipadas y conectadas que impartan también conocimientos de robótica y programación. Su implementación supone que ya no se entregará una computadora para cada alumno del nivel secundario sino que ahora "se entregará más equipamiento y más variado" pero a los establecimientos educativos.

   "Aprender Conectados es una política educativa integral de innovación pedagógica y tecnológica que lo que busca es la alfabetización digital, por un lado, y la mejora de la calidad educativa en relación a las capacidades y saberes fundamentales, por otro", dijo a Télam la directora nacional de Innovación Educativa de la cartera nacional, Florencia Ripani. La funcionaria del gobierno de Cambiemos explicó que "no es un plan de entrega de equipamientos" y por eso no reemplaza al plan Conectar Igualdad que seguirá siendo "el eje a través del cual se distribuye la tecnología de Aprender Conectados".

   "La alfabetización digital requiere la intervención pedagógica, docentes enseñando un saber nuevo y ese aprendizaje tiene que transcurrir en las escuelas, por eso necesitamos que la tecnología esté en los establecimientos educativos", argumentó Ripani a favor de esta decisión oficial.

   "Hoy hay más demanda de los saberes digitales, por eso se van a entregar laboratorios de programación y robótica a los establecimientos educativos bajo la modalidad de aulas móviles", agregó Ripani en declaraciones a Télam. Y aseguró que esos laboratorios que incluyen "drones y otros tipos de robots" ya están presentes "en el 23 por ciento de las escuelas secundarias del país y un 11 por ciento de las primarias".

   Además, enfatizó que el programa involucra una "inusual inversión en formación docente. Antes se pensaba que el problema de la brecha digital era un tema de acceso a tecnología y hoy se sabe que el mero uso no va a desarrollar habilidades claves y es fundamental la intervención pedagógica".

Las computadoras que se volvieron ajuste

"Queremos que Conectar Igualdad conecte". Era uno de los enunciados más repetidos por el ex ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich. El dato lo recuerda la nota publicada en este suplemento el 15 de octubre de 2016 ("Conectar Igualdad: un plan frenado y convertido en «virtual chatarra»"). Para ese mismo mes y año, Bullrich anunciaba ante la Comisión de Educación de Diputados las metas presupuestarias para 2017: "Compraremos 500 mil computadoras el año próximo y el objetivo es que en 2018 todas las escuelas tengan acceso a internet en las aulas". El artículo mostraba una virtual paralización del plan.

   El secretario gremial de Ctera, Eduardo López, recordaba que "este año (por 2016) tenían que repartir 600 mil netbooks, pero sólo entregaron 100 mil, que son un remanente de lo adquirido el año pasado. O sea que hay 500 mil chicos de primer año que no las recibieron". Además de advertir que la entrega de netbooks estaba dentro del rubro "innovación educativa" en el presupuesto aprobado en 2015 y que debía ejecutarse en 2016. Pero que de ese rubro sólo se había ejecutado (a octubre de 2016) un once por ciento de lo pautado. "Estos son datos oficiales, hay un 89 por ciento que aún no se ejecutó. Y que no se ejecute significa que no se compraron las netbooks. Esa plata para ellos se ahorra y se destina a otros fines, para nosotros se ajusta", recordó López.

Marcela Isaías

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario