La historia de la foto

Un paseo en bici con el Tío Edgardo

El 25 de diciembre se cumple el primer aniversario de la muerte del cura Montaldo, de barrio Ludueña

Sábado 23 de Diciembre de 2017

Arriba de su bicicleta violeta de tres ruedas Edgardo Montaldo lucía feliz. Era junio de 2014, a la hora del almuerzo y los pibes y pibas de Ludueña copaban el comedor Betania. Las mochilas de la escuela en el piso o colgando de las sillas, los guardapolvos debajo de las camperas, el olor de la comida recién hecha, el ruido de los platos y los vasos, las carcajadas de los chicos. Y en medio de las mesas el cura villero paseaba montado en su bici. Se detenía un instante para hablar con una cocinera, con una mamá, con un nene y seguía su marcha sobre ruedas.

Anahí Bustos estaba ese mediodía en el comedor y le sacaba fotos. No quería perder la posibilidad de guardar un registro de esa postal de ternura de ver al cura contento, pedaleando entre los pibes. Sobre todo porque en la canastita ubicada entre las dos ruedas traseras viajaba su hija Julieta.

"Ese día él iba con la bicicleta alrededor de todas las mesas y en ese momento me estaba mostrando cómo podía andar después de su ACV. Y estaba paseando a mi nena, que ahora tiene cuatro años y medio. Esa foto la saqué yo, es un hermoso recuerdo y me emociona un poquito cuando la veo", cuenta Anahí a La Capital.

Aquel mediodía, como muchos otros, Anahí había ido a visitar al comedor Betania a Susana, su mamá, quien entonces cuidaba del sacerdote salesiano. "Yo no le decía Edgardo, para mí era el «Tío Edy», porque mis abuelos viven en Ludueña de toda la vida y cuando nací en Corral de Bustos me llevaron a Rosario para que me bautice él", cuenta la joven.

El próximo 25 de diciembre, día de Navidad, se va a cumplir el primer aniversario del fallecimiento de Montaldo. Anahí recuerda que cuando se enteró de su muerte fue todo un shock. Por eso recuerda con cariño esa foto del "Tío Edy" paseando en bici con su hija por el comedor. Entre medio de los pibes, como le gustaba estar siempre a Montaldo: "Se lo extraña mucho, era un ser especial", confiesa.

De ese mediodía en el comedor de Ludueña Anahí guarda un par de fotos más y las atesora entre sus mejores recuerdos de Montaldo. Pero la que acompaña esta nota fue la que subió hace tres años a su muro de Facebook. Entre los tantos comentarios a la imagen del cura sonriente llevando en bicicleta a la pequeña Julieta en el canastito, alguien escribió: "Son dos niños".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario