Educación

Un faltazo para ver el Mundial de fútbol en la casa

Fue en el Campeonato 2006. Las escuelas programaron actividades pero la mayoría se quedó en la casa.

Sábado 31 de Marzo de 2018

¿Hay que ver el Mundial de Fútbol en la escuela? La pregunta se instaló por largo tiempo y abrió infinitos debates en la previa al Mundial ocurrido en Alemania en 2006. Así lo cuentan las crónicas de La Capital, como la nota publicada el 17 de junio de ese año titulada "La mayoría de los chicos se pegó el faltazo para ver el partido en casa". En realidad la discusión ocurrió en la previa a los distintos mundiales, sobre todos en los anteriores donde el ingreso de las pantallas a las escuelas no lograba iguales consensos. En todos los casos, desde los ámbitos oficiales se propició la actividad didáctica en torno a lo que representan estos encuentros deportivos.

"Mientras se debatió durante meses si los alumnos debían ver los partidos de la Selección en la escuela y Educación de la Nación hasta envió un manual instructivo para realizar actividades en el aula, a la hora de la verdad los chicos —claro que con la venia de sus padres— se pegaron el faltazo para ver el partido", se lee en la nota periodística. En la misma se reúnen diferentes testimonios recogidos de escuelas primarias y secundarias de la ciudad, donde cuentan cómo vivieron ese día los seis goles que la Selección Argentina hizo ante la de Serbia y Montenegro. En aquel mundial, Italia se consagró campeón del mundo en la final jugada con Francia. La Argentina quedó ubicada en el 6º lugar.

"Por pantalla gigante o por la tele de 21 pulgadas. En el centro y en los barrios. En aquellas escuelas donde los chicos no faltaron, el Mundial se quedó con todo, y los mantuvo frente a las pantallas Al ritmo del «Vamos, vamos Argentina», en tono bien estridente, los pibes disfrutaron del 6 a 0 a Serbia y Montenegro", dice la crónica de entonces. Las declaraciones de los funcionarios de la Regional VI pasaban por asegurar que se habían dados las directivas necesarias para hacer del Mundial y las horas de fútbol frente a las pantallas un "proyecto pedagógico", aunque en realidad la mayoría había optado por quedarse en la casa y disfrutarlo con amigos y familias.

Ese día el partido fue a media mañana, por eso en algunas escuelas secundarias, los adolescentes ajustados en faltas optaron por dar el presente en la primera hora y luego quedarse a ver el partido. En las escuelas donde se organizaron para verlos en grupo, los chicos asistieron con las camisetas celestes y blancas, banderas y gorros para alentar a la Selección.

A poco de iniciarse el Mundial de Fútbol de Rusia 2018 —será el próximo 14 de junio— todo indica que la discusión volverá a abrirse cuando a la Argentina le toque competir en un día de jornada escolar.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario