Educación

Un creativo ritual para decirle adiósa la secundaria

Chicas y chicos deambularon como zombies en el tradicional "Entierro de libros" del Normal Nº1.

Sábado 11 de Noviembre de 2017

"Sabemos que odiás venir a esta escuela que puede tener heladas todas sus paredes en invierno y ser el mismísimo infierno en el verano. Sin embargo, una vez al año ocurren hechos fascinantes y un tanto escalofriantes: viudas, brujas y muertos inundan los pasillos hace más de 60 años, lamentando entre gritos y llantos su secundaria perdida. Ustedes, que tanto quieren llegar a 5to. y festejar como nosotros, les dejamos un humilde consejo: Aprovechen estos años que no vuelven, llévense los mejores amigos, las mejores anécdotas y disfruten cada día de su secundaria en esta escuela. Que en paz descanses, secundaria", expresa parte del manifiesto sobre "El rito" que escribieron las chicas y los chicos de 5º año de la Escuela Normal Nº 1 y dedicaron a los cursos que siguen. El texto fue parte de la ceremonia tradicional de esta escuela, más conocida como "El entierro de libros", que protagonizó el miércoles pasado la Promoción 2017.

El ritual del Normal Nº 1 tiene varias décadas. En un principio, cuando era escuela de mujeres, las futuras egresadas se vestían de viudas en el Día de los Muertos y enterraban en el patio de la escuela papeles y carpetas como símbolo del cierre de una etapa: la de la escuela secundaria. La celebración siguió con los años, con variantes y características estéticas aggiornadas a distintas épocas. Este año, los estudiantes de 5º trabajaron en un proyecto común para "El entierro de libros", que tuvo la convivencia como eje de esa expresión.

Viudas y zombies

Así, el miércoles pasado conjugaron la tradición de aquellas "viudas" del Normal con elementos estéticos del cine y la música contemporáneas; y vestidos y maquillados como zombies deambularon por los pasillos de la escuela que pronto dejarán. En el recorrido llevaron cruces lapidarias con los nombres de algunas y algunos docentes, y se despidieron de sus compañeros de los cursos inferiores, ingresando a cada uno de los salones, donde les leyeron textos en los que sintetizaron las emociones vividas en el Normal 1.

"En este ritual creativo, con el que nuestros estudiantes acostumbran a despedirse de la escuela, se proyecta la elaboración del duelo por la etapa que dejan atrás y el temor por la nueva vida que los espera", apuntó una profesora de esta escuela.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario