Un clásico del terror para pensar mundos diversos
En clave de comedia y con mirada creativa, la obra de teatro "Frankenstein, un amigo diferente" reelabora el libro que se escribió hace 200 años. Una propuesta para las escuelas rosarinas.
Los niños y las niñas aguardan expectantes. Las luces del teatro La Comedia se apagan y de repente aparecen dos actores corriendo por el costado de la sala. Los chicos gritan alocadamente y después de un rato, cuando los animadores empiezan a hacer piruetas, se ríen. Las butacas están llenas. En las plateas altas y bajas y en los balcones hay alumnos de primaria y adolescentes que asisten a los centros de alfabetización para adultos. Muchos de ellos llegaron con sus maestras desde barrios alejados. Para algunos, ésta es la primera vez que van a una sala del centro a ver una obra de teatro. Cuando el telón rojo se abre y comienza la función, el auditorio estalla en un aplauso impaciente. La narradora de la obra les pregunta si conocen la historia de Frankenstein y todos responden que sí. Es justo ahí, entonces, cuando ella los mira con picardía y les dice a los chicos que lo que van a ver acá, es otra historia.

Lo que sigue es Frankenstein, un amigo diferente, escrita y dirigida por Simonel Piancatelli, ganadora de la 6º edición de la Comedia Municipal Norberto Campos. La obra es una adaptación fresca, divertida y sobretodo rockera de la novela de Mary Wollstonecraft Shelley, pieza clásica del terror y de la literatura universal que la autora inglesa escribió hace dos siglos, cuando apenas tenía 18 años. En el relato original el monstruo de apariencia espeluznante, creado por Víctor Frankenstein, sufre porque todos se alejan de él y acusa a su inventor por su desdicha. Le suplica que no lo deje solo, que lo ayude a que la sociedad lo acepte, pero Víctor no lo escucha. En esta nueva versión, el monstruo (que encarna Augusto Izquierdo) se encuentra con Ana, la hija de Víctor —un personaje inventado interpretado por Cecilia Li Causi— que no lo juzga por su imagen y además lo comprende. La adolescente, rebelde y fanática de los Rolling Stones, se siente feliz al descubrir el experimento de su padre. Ella se siente distinta a todas las compañeras de su clase y por eso, se identifica con él y decide ser su amiga. Entre el relato original de hace 200 años y esta adaptación, se intenta crear un puente para revisar actitudes cotidianas y construir mundos diversos.

edu401-72052498_Hector.jpg
El teatro La Comedia es el lugar de la cita con la obra de teatro escrita y dirigida por Simonel Piancatelli. Ya asistieron más de 2.400 alumnas y alumnos.


¿Quién es el monstruo?

En el teatro, las niñas y los niños comienzan a mirar la obra con otros ojos. Al salir de la función muchos de ellos contarán que alguna vez los dejaron de lado por tener alguna característica diferente. Emanuel, de 4º grado, mostrará su mano quemada y recordará que se cambió de colegio porque en el anterior le decían que era "horrible" y no paraban de preguntarle qué le había pasado. Zaira de 5º dirá que al comenzar la primaria la apartaban por "gorda" y "cuatro ojos" y Cielo, también de 5º, se mostrará molesta porque en la escuela sus compañeros le dicen "petisa". Frankenstein, un amigo diferente transita por esas aguas turbulentas, por las consecuencias del bullying y la discriminación, pero lo hace en clave de comedia, con pasajes clownescos, con una puesta en escena colorida y potente y con la banda sonora de los Rolling Stones que musicalizan toda la obra. "La versión es muy particular porque trata sobre mi propia historia", dice Piancatelli. La joven de 27 años, que estudió actuación y dirección en la Escuela Provincial de Teatro y Títeres y además es percusionista, cuenta que la figura del monstruo representa cómo se sentía durante su infancia, que Ana Frankenstein simboliza su adolescencia y que el personaje de la narradora tiene que ver con su presente. "A mí me hubiese encantado ver una obra así cuando era chica. Creo que esta obra no le va a salvar la vida a nadie pero sí les va a mostrar alguna que otras aristas para pensar ciertos temas. Yo creo que quien se sienta diferente y vea esta obra, se va a sentir bastante lleno. Diferente pero empoderado, les va a dar mucha fuerza. Y a los otros, les va a abrir una puerta para decir, "che replanteémonos las cosas que estamos haciendo", expresa la directora.

En la función hay alumnos de la Juana Manso, de la Juan B. Justo, de la Juana Azurduy de Padilla. También están presente la Gurruchaga, Las Heras, la escuela Itatí de Corrientes, la Nº 1326 Maestro Sergio Del Coro y el Caeba 1020. Las chicas y los chicos se ríen a carcajadas, aplauden, festejan los chistes y gritan que "no, que el monstruo no es peligroso, que es bueno". En el devenir del relato la pregunta queda flotando en el aire ¿Quiénes son los verdaderos monstruos? ¿Los despreciados o los que desprecian? ¿Los discriminados o los que discriminan?. "El sentirse diferente es una de las temáticas más fuertes que aborda la obra. Es un texto que apunta a que lo entienda un niño pero el reconocerse y el generar empatía con los espectadores, está abierto a todo el público. Tanto a los niños, en el caso del bullying escolar, como a los grandes. Reconocerse en lo monstruoso que puede llegar a ser un adulto (en este caso como padre) y revisar qué rol ocupan en la crianza y el crecimiento de cada hijo, es también parte de esto", opina Piancatelli.

"El sentirse diferentes es una de las temáticas más fuertes que aborda la obra que ya convocó a más de 2.400 chicas y chicos al teatro"

Alguien que escuche

La elección de la obra, a la que ya asistieron más de 2.400 estudiantes y que podrán seguir viendo las escuelas en los Centros Municipales de Distritos, fue la ganadora de la 6º edición del programa Comedia Municipal Norberto Campos, un espacio cultural que promueve el trabajo de actores, directores y dramaturgos locales. Piancatelli cuenta que la coincidencia con los 200 años de la novela de Shelley no fue algo premeditado, "fue una casualidad que encontramos después de elegirla", asegura. Lo cierto es que ella iba a presentar otra obra al concurso pero un día, repasando momentos de su infancia, recordó que en muchos aspectos, se sentía muy distinta a las nenas de su edad. A la noche soñó con algo muy monstruoso y entonces llegó a la conclusión: "Llamé a mi asistente de dirección, que es mi par en este trabajo y le dije «no, no. No va la que estábamos pensando, tenemos que hacer Frankenstein» y después nos cruzamos con que se cumplían los 200 años", cuenta Piancatelli.

Sobre el proceso de adaptación que llevó un mes de trabajo, Francisco Alonso, su co-equiper de 21 años que escribió el texto con ella, cuenta que "fue muy lindo preguntarnos qué queríamos escuchar de ese monstruo que en la historia original termina matando y vengándose porque se siente diferente, excluido y porque nadie lo escucha. Nosotros dijimos, el nuestro necesita a alguien que lo escuche y ahí apareció el personaje de Ana, que tiene empatía con él y tiene por objetivo hacer que su padre entre en razón y no quiera eliminarlo por ser un monstruo o por ser feo, como dice él. Fue un poco eso lo que nos preguntamos, cuáles son los monstruos, cómo identificarlos y cómo hacerlos teatro". El elenco de la obra se completa con Mauricio Tejera Ferrúa, como Víctor Frankenstein; Claudia Simón como la narradora y Maru de Rosa y Patricio Pietri como los asistentes de la narradora.

Un obra copada

Cuando termina la función, los chicos y las chicas se amontonan en el hall de teatro. Todos quieren sacarse una foto con el monstruo, con Frankenstein, con Ana, con todos los actores. Los jóvenes del Caeba 1020 quedaron fascinados. Para Diego (15) "la obra estuvo copada" y lo que más le sorprendió fue cuando el monstruo cobra vida. "Cuando la pibita estaba rockeando es la parte que más gustó", dice Nicolás (15). Otro grupo de nenas de la Juana Manso acuerda con eso: "La mejor parte es cuando todos bailan y la rockean", dicen.

Después de saludar a los chicos, la directora cuenta que hasta ahora el público recibió muy bien la propuesta. "Sinceramente recién estamos empezando a ser más conscientes del efecto que genera la obra, tenemos claro los mensajes que queremos expresar pero de cómo les llega y cómo le pega, la verdad es que no sabíamos que era para tanto", dice orgullosa. Sobretodo se alegra que hayan venido muchas escuelas que no conocían el teatro. "Más allá de lo maravillados que puedan estar con la obra, a los chicos les sorprende también la estructura del teatro, la escenografía, los vestuarios y para nosotros eso es totalmente gratificante más allá de compartir nuestra obra, nos encanta compartir el teatro".

edu402-72052493_Hector.jpg
"Frankenstein, un amigo diferente" llega a los distritos municipales de la ciudad.


>>> Inscripciones para las escuelas

Durante septiembre Frankenstein, un amigo diferente comenzará la gira por los Centros Municipales de Distrito con días específicos de funciones para las escuelas.

El viernes 7, la obra se presentará a las 10 y a las 15 en el Distrito Sur "Rosa Ziperovich" (Av. Uriburu 601) y el viernes 14 a las 10.30 y a las 14 llegará al Distrito Noroeste Olga y Leticia Cossettini (Avenida Provincias Unidas Bis 150). Los establecimientos escolares interesados en asistir deberán completar el formulario de inscripción ingresando al sitio de la Municipalidad www.rosario.gov.ar