Miradas

Tres apuestas por la educación en América Latina

El informe "Tres apuestas por la educación" muestra experiencias latinoamericanas que constituyeron una apuesta por la educación.

Sábado 27 de Junio de 2020

Hay discrepancia sobre muchos temas, pero en el tema de la educación hay consenso absoluto. Todos los sectores, de todo el espectro político, económico y social piensan que la educación es fundamental y que debe ser una prioridad”. Con estas ideas Bernardo Kliksberg da inicio al informe “Tres apuestas por la educación”, transmitido por Canal Encuentro en el espacio de Seguimos Educando destinado al nivel secundario.

Para quienes no conocen su trayectoria y formación se puede afirmar que el conductor del ciclo El informe Kliksberg es un intelectual y pensador multifacético. Bernardo Kliksberg es economista, sociólogo, contador público, profesor, escritor y consultor. Y como tal sus obras e investigaciones se caracterizan por un enfoque multidisciplinario que integra los aportes de diversas ciencias sociales. Actualmente es asesor estratégico de la oficina sur de Naciones Unidas y asesor honorario de Unicef.

“La educación sigue siendo la principal herramienta”, afirma Kliksberg en el informe, y destaca que ésta es un factor decisivo para el crecimiento de los países en la medida que todo el desarrollo en el siglo XXI está basado en el conocimiento.

“Los países más exitosos del mundo han basado su desarrollo en grandes inversiones en educación, como Finlandia, Noruega o Japón”, cita el pensador. Pero también pone el foco en tres experiencia latinoamericanas que a su criterio constituyeron una verdadera apuesta por la educación. En 26 minutos, Kliksberg se explaya sobre tres modelos contemporáneos desarrollados en el continente, con resultados altamente positivos en términos sociales.

La Argentina pasó de destinar el 3,5 por ciento del PBI a educación al 6,5 por ciento en 2013, duplicando el presupuesto con resultados positivos"

El primero de los casos presentados es el de Costa Rica, un pequeño país desprovisto de recursos naturales estratégicos, que tradicionalmente exportaba bananas y café, y que a simple vista estaría condenado a la mediocridad económica. La base del desarrollo sostenido e inclusivo que logró Costa Rica se centró en la educación y en una plena cobertura en salud pública, lo que lo convierte en el país de América Latina con la expectativa de vida más alta. La clave del éxito de esta experiencia —dice Kliksberg— fue la voluntad política de invertir sostenidamente en educación como una política de Estado, a tal punto que en el año 2003 se tomó la decisión histórica de incluir en la Constitución Nacional un artículo que establece que el país nunca puede destinar menos del 6 por ciento de su PBI a educación.

La segunda experiencia que define como de “apuesta por la educación” corresponde al modelo uruguayo durante el gobierno del Frente Amplio. Con la iniciativa del Plan Ceibal (Plan de Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea) el país vecino hizo efectivo un modelo educativo de inclusión digital para todos los niños y niñas del nivel primario del sistema. Los resultados fueron óptimos, posibilitando la inclusión a las tecnologías digitales de 300 mil chicos de escuelas primarias en un año y medio, para luego ponerse como meta la educación secundaria.

Embed

La última experiencia presentada es la argentina desde 2003, aquella que emergió tras la crisis del 2001 y que desarrolló un modelo que mejoró sustancialmente la inversión en educación. En una década, el país pasó de destinar el 3,5 por ciento del PBI a educación heredado de los años 90 al 6,5 por ciento en 2013, duplicando el presupuesto con resultados positivos.

Kliksberg se caracteriza por aportar datos duros en sus informes. El porcentaje del PBI que destinan los Estados a sus sistemas educativos se presenta como un dato significativo a la hora de entender el éxito de estas experiencias. El modelo argentino avanzó por esa dirección desde el 2004 y logró entre otras cosas, la expansión de la matrícula en primaria y secundaria, la reconstrucción de la educación técnica que había sido destruida durante los 90 y la creación de universidades con cercanía a la población. “Hoy hay miles de estudiantes de América Latina estudiando en universidades argentinas”, indica Kliksberg.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario