Educación

Teatro y cine para afianzar el aprendizaje del inglés

La actuación y los filmes, herramientas clave para incorporar el idioma de manera más espontánea

Sábado 23 de Septiembre de 2017

Están en un bote salvavidas luego de un naufragio, cada uno representa un personaje, y juntos deben resolver un conflicto: el barco se hundirá, excepto que dos de sus ocupantes se tiren al agua. En un espacio distendido y bajo el formato de taller, una profesora de inglés propone diferentes temáticas y desafía a sus alumnos y alumnas a resolver ciertas situaciones a través del teatro espontáneo o la improvisación. Este juego teatral, que bien puede surgir de una situación real o no, es parte de las actividades que propone el Drama Club de Cultural Inglesa, un taller que incorpora de manera espontánea aquellos conocimientos aprendidos en el aula. Participar de este espacio teatral como así también debatir sobre algún tema luego de ver una película, como las Tardes de Cine Bilingüe que organiza Aricana, o incluso animarse a escribir un cuento son propuestas creativas y recursos válidos para afianzar el idioma inglés, y poner en práctica lo aprendido en las clases.


"El objetivo es que puedan recurrir a la lengua para expresarse, incentivar la producción oral, adquirir fluidez y desarrollar la comunicación efectiva y creativa en inglés. Lo interesante de este espacio es que además de rendir un examen, los alumnos encuentren otra oportunidad de practicar la lengua extranjera jugando a los personajes", destaca Patricia Zorio, profesora de inglés especializada en teatro aplicado a la educación, respecto del taller que coordina en la Asociación Rosarina de Cultura Inglesa (Arci) desde el 2013.


"El teatro genera espacios de confianza y autoconocimiento, donde el alumno aprende reflexionando sobre la acción. El grupo primero discute el tema, lo charla y al rato lo representan", explica la profesora al referirse a estas prácticas aplicadas en cada encuentro.


Con alumnos y alumnas de distintas edades, y niveles de inglés, a esta propuesta se suman adolescentes de 17 años, estudiantes universitarios y también personas jubiladas. "Además de practicar el idioma, en este espacio descubren sus talentos, tratando de aceptar al otro, empatizar y trabajar en equipo". "El que tiene menos práctica aprende del otro, incorpora de manera natural vocabulario y terminología que seguramente escuchó de sus compañeros", remarca la profesora y admite que siempre se trabajan otros aspectos de la personalidad como la autoestima, la calma o la timidez.


cultural1.jpg
En la Cultural Inglesa aprenden el idioma con juegos teatrales.
En la Cultural Inglesa aprenden el idioma con juegos teatrales.

Juego de roles

Mediante técnicas de relajación y concentración, sonidos y movimientos corporales, similares a las que utilizan los actores en cualquier representación teatral, se exploran las múltiples posibilidades expresivas, el juego de roles, y las improvisaciones con diferentes temáticas. "Creamos figuras e imágenes con el cuerpo, trabajamos con la emoción para que puedan liberarla y a su vez transmitirla porque estamos haciendo teatro en inglés, y cuando finaliza el año vienen a presenciar la obra familiares y amigos que generalmente no saben inglés. Entonces la consigna no es sólo que hablen bien sino que puedan transmitir a través del cuerpo y el movimiento", afirma.


Con el propósito de que todos los participantes encuentren un personaje para representar y puedan lucirse durante su actuación, la profesora es quien generalmente escribe las obras que se representan a fin de año, o adapta los clásicos de la literatura. "Preparar y ensayar la obra para fin de año es lo más lindo, y todos colaboramos para salga bien".


"La expresión oral es lo más complejo que tiene hoy el idioma, con esta generación de jóvenes acostumbrada a manejarse con la tecnología, que habla poco y se conecta mucho a través de las redes sociales. En los exámenes internacionales se evalúa la oralidad a partir del momento en que se mira al otro para comunicarse, una costumbre que muchos perdieron por mirar hacia abajo, pendientes del celular. La comunicación no sólo implica hablar sino escuchar al otro", remarca Zorio.


cultural3.jpg

Apasionados por la actuación

Luego de la puesta en escena del naufragio, donde hubo gritos, llantos y una sorprendente representación en inglés, se sientan un rato, charlan con LaCapital, y se preparan para ensayar parte de la obra que exhibirán este mes. Para profundizar fonética, Adriana Sednaui, alumna del taller y profesora de inglés jubilada se ocupa del coaching vocal y de la pronunciación cuando los personajes son complejos. "Siento pasión por el teatro cada vez que uno juega a ser otra persona". Como docente también afirma que esta herramienta de aprendizaje y práctica puede aplicarse a cualquier otra disciplina. "Para rendir exámenes de Cambridge se utiliza la técnica de la dramatización, y ayuda a que el estudiante tenga mayor fluidez", remarca Adriana respecto de esta práctica que la mantiene en contacto con el idioma. Sin embargo, reconoce que hoy resulta mucho más fácil aprender un idioma debido a los recursos audiovisuales existentes.


Prácticas más cotidianas

De esta percepción dan cuenta Milagros Ciliberti y Brenda Najle, las más jóvenes del grupo y alumnas de la Cultural. "Además de las películas, la música y los libros, este taller es otra manera de incorporar el idioma. Hablamos todo el tiempo en inglés y lo hacemos de manera natural", valoran las chicas que tienen 18 años y se interesan por esta lengua tanto como por la actuación. "Poner en práctica el idioma no es algo que se hace todos los días. En una clase normal proponen prácticas más cotidianas como ir al supermercado o al cine, pero no simular un naufragio como lo hicimos hoy, y encontrarnos en situaciones donde tenemos que pensar qué hacer o cómo decirlo, y está buenísimo porque improvisás".


Esteban Testino, en cambio, descubrió el teatro en la secundaria, y desde que se enteró hace unos años que existía la posibilidad además de representar una obra o actuar hablando en lengua extranjera, integra este taller y forma parte además de una compañía de teatro en inglés. "Siempre consideré que el idioma era importante pero hasta que no llegué acá no le había dado tanta importancia. La cantidad de vocabulario y expresiones que se adquiere, además de la fluidez hicieron que aprobara un examen internacional. Se trata de hablar en inglés en el momento, y tener una reacción frente a una acción, ahí es cuando aprendemos y más nos divertimos". Irina Bava tiene 19 años, estudia traductorado, y empezó este año el taller: "Me gustó la idea de integrar lo que estudio con este hobby, y conocer gente con la que se puede hablar en inglés, algo que no solemos hacer". Gisel Russe también combina el estudio con el teatro, comenzó en este ciclo el profesorado de inglés, y para complementar su estudio también decidió incorporar las clases de actuación.


Tardes de películas para aprender un idioma

kenyon1.jpg
Charles Kenyon, coordinador de Tardes de Cine Bilingüe.
Charles Kenyon, coordinador de Tardes de Cine Bilingüe.

En este ejercicio de escuchar y hablar en inglés, Aricana (Asociación Rosarina de Intercambio Cultural Argentino Norteamericano) invita los terceros viernes de cada mes a participar de las Tardes de Cine Bilingüe, una iniciativa que surgió de un estudiante norteamericano becado por Fullbright para estudiar en Rosario. Estos encuentros, donde se proyecta una película en inglés con subtítulos en español, tienen la particularidad de ofrecer una charla luego de cada proyección. El ciclo es con entrada gratuita, se puede colaborar con la donación de leche en polvo. Para el 13 de octubre está programa la película The Nightmare Before Christmas y para el 10 de noviembre, Butch Cassidy ande the Sundance Kid.


"Cuando finaliza la película, hablamos sobre la temática tratada como pueden ser las relaciones familiares, las amistades o la diferencia entre el sistema educativo de EEUU y Argentina, siempre hay mucho para hablar", señala el estudiante Charles Kenyon, quien eligió Rosario para concretar su experiencia educativa y desempeñarse como asistente de idioma en el Profesorado de Inglés del Instituto Olga Cossettini. Su tarea consiste en ayudar en las clases de lengua, historia, de conversación sobre la cultura de EEUU.


En esta práctica que es mucho más que una tarde de película, Charles relata su experiencia respecto de esta beca que lo trajo a Rosario. Acostumbrado a vivir en una ciudad más chica como Búfalo, en el estado de Nueva York, admite que al principio su estadía no fue fácil, pero encontró buenos amigos en la facultad y en actividades deportivas. Además repasa que llegó hasta Aricana gracias a un estudiante del profesorado que le habló de esta institución. Se presentó y se ofreció como voluntario para colaborar en alguna actividad. "A través de la beca Fullbright debemos cumplir entre 12 y 18 horas semanales en el instituto, y luego tenemos tiempo libre, por eso buscaba otras cosas que me hicieran sentir que aportaba algo".

kenyon2.jpg

En Estados Unidos, este programa internacional ofrece a los graduados de cualquier especialidad la oportunidad de estudiar, enseñar o investigar en otro país, una beca que en la Argentina también se otorga a estudiantes universitarios. En su país, Charles obtuvo el título en historia con orientación en Latinoamérica y a su regreso deberá estudiar dos años más para recibirse de profesor. "Mi sueño es trabajar en una escuela pública de Boston", admite el joven de 24 años.


"Llegué al país con un nivel bueno del idioma para manejarme y charlar, pero siempre estoy aprendiendo". Dice que eligió la Argentina por dos razones: "Cuando estuve en Chile por otro intercambio visité Buenos Aires y desde ahí me quedé con ganas de conocer más de este país, y la otra porque me gusta mucho la naturaleza". Ya viajó a Cataratas, Mendoza, las sierras cordobesas, y piensa recorrer la Patagonia.


Charles también está a cargo de Chat Session en Aricana, otra propuesta para los estudiantes de niveles más avanzados de la institución. "Los rosarinos tienen buen nivel, hasta en la calle cuando dan cuenta que soy norteamericano hablan conmigo en inglés. Me sorprende la cantidad de gente que lo estudia".


Otra herramienta de aprendizaje que entusiasma es el Concurso Intercolegial de Cuentos Breves en Inglés, que organiza el departamento de idiomas del Politécnico, destinado a los estudiantes de las escuelas secundarias de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Surgió como un modo de acercar a los docentes de las tres instituciones, y ofrecerles a alumnos y alumnas un espacio para expresar sus pensamientos y emociones a través de la escritura; en los primeros años mediante poemas, y en los últimos, con cuentos cortos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario