educación

"Tanto el sexting como el bullying tienen que ser parte de la ESI"

El educador Arístides Álvarez sostiene que es necesario que los docentes conozcan de los delitos informáticos.

Sábado 19 de Junio de 2021

La permanente conexión y el uso masivo de dispositivos móviles, genera que chicos y chicas tengan acceso en edades cada vez más tempranas a la recepción y envío de fotos y videos. Durante la pandemia creció la exposición en redes sociales y también el sexting, la práctica que consiste en la producción y circulación de contenido sexual, principalmente a través de aplicaciones como WhatsApp, Instagram, Twitter o Snapchat. El despertar y la curiosidad sexual propio de la adolescencia encuentra en la tecnología una manera de expresar deseos y fantasías.

Es importante conocer las herramientas necesarias para usar la tecnología de manera responsable y, si se quiere realizar esta práctica, hacerlo de manera segura”, destaca Arístides Álvarez, presidente de la ONG “Si nos reímos nos reímos todxs ”. El educador se refiere a la ESI —educación sexual integral— como el espacio para abordar este tema en la escuela. También al rol que tienen los adultos y el club como otro lugar para avanzar en la prevención.

La instantaneidad en las comunicaciones, la sensación de confianza y la falta de conciencia ante los riesgos acentúan las prácticas de sexting en jóvenes y adolescentes. “No se trata de prohibir pero sí de hablar acerca de las consecuencias, como pueden ser la pornovenganza o sextorsión. Estos delitos informáticos suceden cuando esas imágenes que fueron enviadas de manera consentida trascienden la privacidad ya sea porque el chico o la chica que la recibió de otro a modo de seducción decide hacerla pública o por el resentimiento del novio o la novia ante la ruptura de la pareja”, explica.

Aunque todavía no exista una legislación en torno a la difusión no consentida de material íntimo, recientemente concluyó el primer juicio por pornovenganza en La Rioja, considerado un fallo ejemplar para el castigo de este tipo de delito.

Álvarez participará junto a otros educadores y especialistas del Encuentro Internacional “Posmodernidad y relaciones sociales”, organizado por la Universidad de Humanidades y Ciencias Sociales de Barranquilla (Colombia). El educador hablará sobre los riesgos y consecuencias de las relaciones virtuales y del sexting. La conferencia se transmitirá el próximo 23 de junio a las 15 por el canal de YouTube de la universidad.

—¿Cuáles son las consecuencias o riesgos del sexting?

—Cuando esa imagen sale del contexto de origen y se publica en internet, surgen consecuencias impensadas para los protagonistas como la descontextualización de la situación, la exposición y circulación de una imagen en la web, y el daño a la identidad o huella digital que afecta su reputación. Los chicos y las chicas tienen que saber, también los adultos, que una vez que se envía una imagen o video se pierde el rastro y el control en internet. No hay forma de evitar que caiga en manos de alguien no deseado. También puede ocurrir que le roben el celular o se lo hackeen.

—¿Cómo pueden los docentes abordar estos temas en la escuela?

—Tanto el sexting como el bullying tienen que ser parte de la ESI y exige que primero se trabajen en los institutos de formación, y que maestros y profesoras se capaciten en estas nuevas formas de delitos informáticos y avasallamiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Es necesario hablar del cuidado de la imagen y el cuerpo desde el segundo ciclo del nivel primario y por supuesto en el secundario.

—¿El hecho de no tener presencialidad influye negativamente en estos temas?

—No se puede hablar en la escuela y tampoco se hace de manera virtual porque se priorizan los contenidos. Muchas veces se lo contaban en confianza al profe, al preceptor o a la portera, y hoy no lo pueden hacer. Quizás se sienten solos o angustiadas y siendo víctimas de esta situación no encuentran en quién apoyarse. En los clubes también se necesita crear espacios y hablar de estos temas, no solo en la escuela.

—El rol del adulto no consiste en prohibir que se saquen fotos o filmen sino en advertir sobre los riesgos de esta práctica.

—Como padres y madres es necesario ser coherentes con la actitud y la forma de proceder. No pueden decirles a sus hijos que no suban fotos con un costado sexual mientras ellos sí lo hacen. Ayuda mucho hablar del tema en la casa cuando existe un caso cercano o estamos viendo algo en la televisión. Y cuando no tenemos herramientas suficientes, hay que pedir ayuda a un profesional o consultar material, pero no dejarlo pasar libremente y remarcar la importancia de cuidar aquello que se considera privado o íntimo. Como adultos tenemos la responsabilidad de inculcar prácticas de respeto al otro también en la web y evitar publicar o compartir materiales que puedan comprometer a otra persona.

—A diferencia del grooming, la sextorsión no figura todavía en el Código Penal.

—La sextorsión es un delito que todavía no está tipificado en el Código Penal, para su condena se debe recurrir a otros artículos como el 153 y 153 bis que hacen referencia a la violación de la privacidad y el uso de imagen sin autorización. El tatuador Patricio Pioli de La Rioja fue condenado a cinco años de prisión efectiva por haber ejercido violencia de género contra su ex pareja y haber difundido imágenes íntimas sin el consentimiento de la víctima. Un precedente que puede acelerar la sanción de la ley. Estos delitos están atravesados muchas veces por el machismo, con una justicia que descree de la denuncia que hace una mujer.

—En la mayoría de los casos, las mujeres o chicas siguen siendo más vulnerables en este tráfico de imágenes.

—Quizás porque son más confiadas y cuando se enamoran acceden al pedido que le hace la otra persona. Sucede por no tener en claro que cada una es dueña de su cuerpo y decide qué hacer o no y con quién.

—¿Cómo actuar frente a la circulación de imágenes de sexting?

—Reportar siempre las imágenes sexuales en la web de niños, niñas y adolescentes. Se puede realizar una denuncia en las comisarías o fiscalías cercanas, como así también asesorarse legalmente para denunciar la publicación. Tanto en redes sociales como en sitios de videos o blogs, contamos con opciones de denuncia y bloqueo de imágenes indebidas. Usarlas es una forma de ejercer nuestra ciudadanía digital. Tanto los adultos como los jóvenes, debemos difundir y utilizar estas herramientas. Hay sitios muy buenos como la sección de Convosenlaweb en el sitio argentina.gob.ar, Pantallas Amigas (España), Chicos.net y también compartimos información desde nuestra ONG.

artistides.jpg

Formas de prevención

  •Se recomienda no guardar las imágenes o videos de contenido sexual en el dispositivo o computadora. Es conveniente hacerlo en un pendrive.

  •No compartir este material desde un servicio de mensajería o chat, tampoco utilizar las redes de wifi públicas para el envío de este tipo de videos.

  •Siempre tener bloqueado el dispositivo y utilizar contraseñas seguras.

  •Evitar filmar el rostro de la persona.

  •No tener activada la función de copia de seguridad en WhatsApp. En la nube se guarda en un formato de fácil acceso para los hackers.

  •No abrir los links de promociones o publicidad. Pueden propiciar la instalación de un software que robe esta información.

  •Para eliminar todo el material es necesario formatear el equipo.

  •No difundir ni viralizar cosas que llegan de otras personas. Muchos adolescentes lo consideran una broma pero es un delito y puede ocasionar mucho daño.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario