Educación

¿Sirve estudiar de memoria?

Roberto Follari dice que aprender de memoria es la respuesta del estudiante contra la angustia de "no saber"

Sábado 23 de Septiembre de 2017

Con o sin apuros por preparar una materia del secundario, aprender un tema para una clase especial o rendir un final en la universidad, la pregunta ¿sirve estudiar de memoria? aparece una y otra vez. El doctor en psicología Roberto Follari sostiene que "la memoria es condición necesaria, pero está a años luz de ser suficiente".

Follari actualmente se desempeña en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo, además de ser un acreditado intelectual autor de numerosas publicaciones y libros, sobre educación y psicología, entre otros temas. Ante el debate habla sobre la relación que hay entre las propuestas de enseñanza y los aprendizajes de los estudiantes. Y considera que sin dudas a "estudiar se aprende".

—¿Sirve estudiar de memoria?

Sin memoria cualquier aprendizaje sería imposible; sólo con ella, no se llega a ninguna parte. La memoria atesora información siempre necesaria, pero el conocimiento principal tiene que ver con la abstracción, el establecimiento de relaciones lógicas entre hechos, y la capacidad argumentativa: la sola memoria no garantiza nada de ello. Dicho de otra manera, la memoria es condición necesaria, pero está a años luz de ser suficiente.

follari.jpg
El profesor Roberto Follari.
El profesor Roberto Follari.

¿Cómo se relaciona el aprendizaje memorístico con la enseñanza que se ofrece?

El aprendizaje memorístico es a veces una respuesta del estudiante contra la angustia de "no saber", o de no estar a la altura de la expectativa propia, de sus compañeros o de sus padres. Otras veces, está inducido por el docente; singularmente en disciplinas como la historia, donde si el docente carece de suficiente preparación es él mismo el que cree que el alumno debe recitar una serie de hechos relativamente inconexos entre sí, o en todo caso totalmente contingentes, carentes de algún hilo explicativo claro y explícito. Hay casos extremos felizmente muy minoritarios hoy, pero tal vez no inexistentes donde el docente cree efectivamente que "dar una buena lección" es repetir de memoria, palabra por palabra lo que él ha dictado o lo que un determinado libro dice.

—¿Se aprende a estudiar? ¿Por dónde y cómo empezar?

Por supuesto que, como todo en la vida, a estudiar se aprende. Sin embargo, suele ser un aprendizaje automatizado, que se hace sin saber que se lo hace (como aprender a hablar, por ejemplo, donde otros inducen pero el niño aprende "naturalmente"). Ante las primeras lecciones en la escuela primaria, el niño ensaya opciones: repetir de memoria, leer una vez y nada más, leer más de una vez sin repetir, leer y luego tratar de recordar mentalmente, etcétera. Luego aprueba o desaprueba, obtiene con ello buenos o malos resultados: en el primer caso mantiene la técnica inicial y en todo caso la afina más; en el segundo busca una nueva opción. A menudo, si fracasa apela a un compañero, al docente o a los padres para que le den consejo.

—Como profesor, ¿qué lo sorprende gratamente y qué le preocupa de sus estudiantes?

Me sorprende gratamente que los alumnos estudien suficientemente, lo que no es poco; y sobre todo que sean capaces de sintetizar la tesis central de un texto, a la vez que argumentar su opinión propia respecto del mismo. Lo más interesante es siempre la capacidad de criterio del estudiante, aún ante procesos cuasi-algorítmicos (matemáticas, por ejemplo), pues en ese caso lo que importa es que el alumno sea capaz de advertir si ellos son útiles o no, importantes o no, y para cuáles situaciones son aplicables.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario