Educación

"Programar es una forma de pensar que te abre la cabeza"

Mateo Salvatto, desarrollador de una App para personas con discapacidad, reflexiona sobre los desafíos tecnológicos.

Sábado 22 de Agosto de 2020

“Somos la generación con más suerte de la historia porque la tecnología nos abre la puerta para llegar al conocimiento de todo el mundo, y también nos deja soñar con viajar a Marte y que ya no sea ciencia ficción tener un auto que se maneje solo”, asegura Mateo Salvatto, el joven emprendedor y creador de Háblalo, una aplicación que ayuda a comunicarse a personas con distintos tipos de discapacidad en todas partes del mundo.

Con 21 años y en la conducción de una empresa que se dedica al desarrollo de tecnología inclusiva, tiene una mirada desafiante de la realidad que les toca vivir hoy a los jóvenes de su edad. “El mundo cambia a pasos agigantados con más dudas que certezas para el futuro. Tenemos la responsabilidad de tomar la posta y generar mayores oportunidades y escenarios para nuestras generaciones y las que vienen”, destaca Salvatto. El joven, entrevistado en varias oportunidades en los medios nacionales, adquirió notoriedad y reconocimiento tanto por sus logros como por su impronta y forma de comunicar.

Desde Buenos Aires —la ciudad donde vive y trabaja— conversó con La Capital acerca de la importancia de la programación, y de cómo proyectan y conciben hoy los jóvenes y adolescentes la tecnología. En medio de la pandemia, Salvatto admite el impacto anímico que representa para su generación estar en casa y no poder hacer las cosas de siempre, pero también valora las nuevas oportunidades que pueden surgir desde la virtualidad.

Formado en la escuela técnica ORT, Mateo aprendió a programar a los 13 años, y unos años más tarde ganó el Campeonato Internacional de Robótica en Israel. Aunque se reconoce “fanático de la tecnología”, le preocupa el acceso a Internet que tienen hoy los más chicos y el uso que hacen de los dispositivos.

—¿Tienen los jóvenes y adolescentes otra forma de vincularse hoy con la tecnología?

—Somos la generación con más suerte de la historia porque la tecnología nos abre la puerta para llegar al conocimiento de todo el mundo y nos da la posibilidad además de soñar con ir a Marte y que no sea ciencia ficción tener un auto que se maneje solo. El mundo va cambiando con la tecnología y también plantea desafíos en temas medioambientales, legislación de inteligencia artificial y privacidad de datos. Los chicos de mi edad conocimos la tecnología de a poco, a diferencia de quienes tienen diez años menos y nacieron con la tecnología pegada a la mano, con el smartphone, WhatsApp, Instagram y YouTube. Me preocupa estos chicos que están en proceso de crecimiento y pasan varias horas frente a una tablet o abusan de estos recursos con una internet libre y abierta. Lo digo como fanático total de la tecnología, pero no es lo mismo manipular la tecnología y comprender cómo funciona que ser solo consumidores.

—Tu formación te permitió alcanzar importantes logros siendo muy joven, ¿qué cosas pensás que deberían cambiar en la enseñanza para extender las oportunidades a más chicos y chicas?

—Tuve la suerte de que mis padres invirtieran en una capacitación técnica que me permitió desarrollar Háblalo y más tarde tener una empresa de tecnología. La mayoría de chicos y chicas no pueden acceder a estos aprendizajes porque históricamente los gobiernos no apuestan por la educación. En el sistema de educación pública falta modernización e infraestructura y esta pandemia sacó a relucir estas carencias. A nivel global, la tecnología avanza tan rápido que es muy difícil actualizar currículas y capacitación a los docentes. La tecnología es la herramienta igualadora por excelencia, y si se la incorpora a la vida de un chico puede sacarlo de una situación de vulnerabilidad. Hay muchos ejemplos en el país de que esto es posible.

—¿Y qué pasa con la programación?

—Los pibes no saben qué es la programación ni qué es un algoritmo, tampoco cuáles son los nuevos paradigmas de trabajo. El que sabe programar tiene más posibilidades, por eso sería tan importante incorporar programación como materia. En una entrevista dije hace poco que “la programación es la matemática del futuro”, una frase que a muchos no les gustó o quizás no la terminaron de entender. La programación no reemplazará nunca a la matemática, ambas incorporan una forma de pensar y de resolver problemas que te abre la cabeza. Todos alguna vez nos preguntamos por qué estudiar matemática si luego nos dedicaremos a otra cosa y siempre nos respondían lo mismo: “Porque te servirá en el futuro”. Es cierto, y la programación funciona de la misma manera. Esto no significa que todos los chicos tengan que ser programadores pero si sabés programar tendrás una forma de ver el mundo diferente, y no importa si lo aprendiste en la escuela secundaria, por hobby o en algún curso online.

—Con experiencias como Háblalo, ¿podríamos afirmar que la tecnología se encuentra hoy al servicio de la discapacidad o todavía falta?

—La tecnología mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad y nos permite ofrecer muchas soluciones y concientizar. Pero falta gente en el ámbito de la tecnología que entienda y empatice en forma directa con esa discapacidad. Logré desarrollar Háblalo por estar en contacto con la discapacidad cuando acompañaba a mi mamá en su trabajo como profesora de sordos. Este hecho me permitió conectar la tecnología con esa necesidad, y no por ser el programador más capacitado ni el mejor de la clase.

—¿Te sentís de alguna manera responsable por esa mirada que tienen otros jóvenes de vos como alguien exitoso?

—Si tienen esa visión tan idealista es muy difícil que se animen a probar algo porque pensarán que no es para ellos. Reconozco que tuve muchas oportunidades pero los medios de comunicación muchas veces muestran a los emprendedores sólo como exitosos y no es así, porque tenemos mucho más de perseverancia que de talento.

702_LC_76196842__21-08-2020__0x0.jpg
“No es lo mismo comprender la tecnología que solo ser consumidores”, dice.

“No es lo mismo comprender la tecnología que solo ser consumidores”, dice.

Tecnología para la inclusión

Mateo Salvatto cursó la secundaria con orientación en electrónica en la escuela técnica ORT y en la actualidad también se desempeña como coordinador y profesor del curso especializado en emprendedorismo e innovación de esa institución. El joven cofundador de Asteroid Technologies, desarrolló hace tres años Háblalo, una aplicación que hoy asiste a más de cien mil personas con discapacidades en 53 países y se puede descargar de manera gratuita desde el celular. “Cada una de las pantallas tiene tutoriales dinámicos que enseñan el paso a paso de cada una de las funciones”, explica Mateo Salvatto. Desde principios de agosto, está disponible la última versión que incorpora otras funciones al sistema de comunicación por imágenes, diseñada para personas que no saben leer ni escribir o que no tienen motricidad fina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario