Educación

Para que las niñas no queden fuera de las ciencias

Qué pueden hacer la escuela y las familias para superar la brecha digital, y promover el acceso a las tecnologías.

Sábado 12 de Mayo de 2018

Sólo 17 mujeres han obtenido el Premio Nobel en física, química y medicina desde Marie Curie en 1903, sobre un total de 572 hombres; entre el 8 y el 16 por ciento de los editores de Wikipedia son mujeres, una minoría teniendo en cuenta que es una fuente de conocimiento para todo el mundo y hay 200 millones menos de mujeres que de hombres que acceden a internet en el mundo. Son algunos de los datos para promover la reflexión acerca del lugar de las niñas en el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y para superar la brecha digital. ¿Qué pueden hacer escuela y familias?

   "Cerrar la brecha de género implica no sólo promover el acceso de más chicas a internet, sino también acompañarlas para que aprendan a usar mejor la tecnología, que se conviertan en creadoras y cuenten con una alfabetización digital integral y habilidades que garanticen su pleno desarrollo en la sociedad actual", señalan desde el portal Chicos.net, en un informe preparado a propósito del Día Internacional de las Niñas en las TIC, celebrado el 21 de abril pasado.

   Según este sitio, esa jornada especial tiene como objetivo reducir la brecha digital de género y motivar a las chicas y a las mujeres jóvenes de todo el mundo, a considerar la elección de carreras en el sector de las TIC: "Nuestro desafío como personas adultas responsables de su crianza, educación y cuidado es comenzar lo más pronto posible a deconstruir nuestras propias prácticas y creencias. Tenemos la oportunidad y la responsabilidad de acompañar esta transformación hacia un mundo con igualdad de género y sin prejuicios".

   La igualdad de género en las áreas Steam, que en inglés refiere a términos ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemática, asegura que chicos y chicas, hombres y mujeres, tienen derecho a adquirir conocimientos y oportunidades en esas temáticas. "En el siglo XXI, cuando las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) están prácticamente omnipresentes en nuestras vidas, esta premisa resulta imprescindible para la construcción de una sociedad más plena y más justa".

   A propósito de esta meta, recuerdan que la investigación reciente desarrollada por la Cátedra Regional Unesco "Mujer, ciencia y tecnología en América latina", junto a Flacso Argentina, la Asociación Civil Chicos.net y el apoyo de Disney Latinoamérica, sobre cómo niños y niñas de 6 a 10 años se vinculan con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, muestra "un decreciente interés de las niñas por la matemática a medida que avanzan en el trayecto escolar". También que si bien tanto chicas como chicos no eligen a las ciencias naturales como su materia preferida, al 80 por ciento de niños y niñas de 6 a 8 años les gusta mucho hacer experimentos en sus casas. Y que 9 de cada 10 niñas (entre 6 y 8 años) asocian a la ingeniería con las habilidades y destrezas masculinas.

Escuela y familias

¿Qué pueden hacer docentes y familias para achicar esa brecha de género digital? La investigación encarada por la Unesco —en la que también colaboró Chicos.net y cita en su informe— sugiere a los docentes, entre otras tareas, "revisar sus actitudes, creencias y comportamientos en su interacción con alumnas y alumnos, y reflexionar sobre los efectos que pueden llegar a tener en sus elecciones futuras".

   También que eviten reproducir aquellos estigmas que pesan sobre las disciplinas como matemática y tecnología, que las muestras como difíciles y reservadas para unos pocos, para que las niñas y los niños se puedan sentir motivadas a optar por ellas. Aquí recomienda que los recursos usados en las clases no transmitan imágenes estereotipadas de género y se asigne un entorno igualador a los intereses, capacidades y motivaciones de niñas y niños con respecto a las disciplinas científicas.

   Otra observación sobre la que llama la atención es la necesidad de fomentar el aprendizaje interdisciplinario a través de proyectos que favorezcan la interacción con otros miembros de la comunidad educativa.

   Las recomendaciones del estudio se extienden sobre las familias, a quienes llama a romper con los patrones de género hegemónicos que tradicionalmente limitan a unas y otros. Así como no alentar divisiones de juegos o juguetes, ropas o colores, actividades o actitudes por considerarse "de nenas" o "de nenes". A madres, padres y adultos que acompañan a las infancias se los convocan para que promuevan una mirada crítica sobre el consumo de contenidos culturales infantiles y con perspectiva de género, discutiendo sobre las representaciones y los roles asignados.

   También proponen que los paseos familiares incluyan visitas a museos de ciencias, planetarios y el apoyo a experiencias que integren la ciencia y la tecnología con propuestas grupales de aprendizajes colaborativos. Además de hacer visible los aportes de las mujeres en los diferentes campos de la ciencia y la tecnología. Por ejemplo, a través del relato de biografías. Y algo tan cotidiano, como que chicas y chicos tengan iguales oportunidades de usar los dispositivos electrónicos disponibles en el hogar.

Paseos y clases de programación

El informe de Chicos.net sugiere algunas ideas para superar esa brecha digital entre niñas y niños:
Paseos: Incluir visitas a museos de ciencias, planetarios y espacios para aprender haciendo, que potencian la apropiación de las tecnologías digitales y el pensamiento científico de un modo creativo, lúdico, social y experimental.
  Modelos: Dar visibilidad a los modelos femeninos en tecnología. Muchas chicas creen que estas disciplinas son masculinas por falta de modelos inspiradores a su alrededor.
   Jugar y aprender: Hacer foco en iniciativas, programas y hasta videojuegos que estimulen el acercamiento a la programación, hoy considerada la nueva alfabetización, de la mano de la animación, la creatividad y el recurso lúdico.
   Cuanto antes, mejor: Comenzar desde edades tempranas para aprovechar el entusiasmo y la permeabilidad para adquirir estos contenidos. Esta es la manera de poder incluir a las chicas antes de que se construyan estereotipos.
   Ni blanco ni negro: Evitar las divisiones de juegos o juguetes, ropas o colores, actividades y actitudes por considerarse "de nenas" o "de nenes". Al mismo tiempo, es conveniente evitar la visión de que hay asignaturas más apropiadas para un género que para otro. Las ciencias y la tecnología no deben describirse como "difíciles" o "sólo para inteligentes".
   Ellas y ellos: Estimular que participen en actividades conjuntas de chicos y chicas. La diversidad de miradas e ideas enriquece el intercambio y mejora la percepción de unas y otros. El problema de género involucra tanto a las niñas como a los varones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario