Educación

Para descubrirse en cada personaje

Sábado 21 de Abril de 2018

"Cuando actúas te sentís más vivo, podés ser vos mismo cualquiera sea tu personalidad o edad, es una manera de buscar quiénes somos, y qué nos gusta hacer; y para quien lo tenga definido, se trata de jugar un poco porque también tiene un lado infantil", define Rocío de 13 años, alumna del taller de teatro El Teatrillo. Berenice coincide con su compañera: "Siento que me suelto en las clases, que me encuentro a mí misma, sea interpretando personajes muy diferentes o parecidos a mí".

   Integran este grupo de teatro chicas de 13 años que recién comienzan la escuela secundaria y también jóvenes que cursan en la universidad, sin embargo las diferencias de edad tanto como la experiencia de cada uno no importan cuando el interés y la pasión es la misma.

   Las clases comienzan siempre con algún ejercicio de expresión corporal. Para quien observa ese momento de juego, parecen un grupo de amigos que se divierte y la pasa bien. "Se trata de preparar el cuerpo para la escena, trabajamos con gestos y expresiones en esta parte, más que con la palabra. Después nos metemos en alguna escena, armamos muchas improvisaciones y eso es lo que más me gusta de la clase, porque podés inventar y hacer ficción y todo requiere de la imaginación", explica Victoria.

   La directora Daniela Ominetti dice que se trabaja con técnicas de televisión y una estructura dramática en las escenas. "La base siempre es la improvisación para prepararse cuando reciban un texto", agrega respecto de este taller que se identifica con la corriente de Stanislavski. Antes de empezar el taller de cada año realizan una entrevista para conocer a los futuros alumnos y alumnas.

   "Lo bueno que tiene el teatro es el proceso, las horas y meses de ensayo para una obra, algo a lo que no estamos acostumbrados y que vale más que el resultado final. La idea es tener un seguimiento muy artesanal de cada alumno, durante el año tratamos de trabajar en la clase aquellas cosas que más les cuesta pero en el escenario siempre tratamos de favorecer sus aptitudes y que tengan una buena experiencia. El teatro es grupal, es una obra de arte y el reparto de los actores siempre es un tablero de ajedrez, donde todos están combinados entre sí", afirma Ominetti en la dirección de El Teatrillo junto a Luciana Evangelista.

   La puesta en escena final es el momento más esperado, algo por lo que trabajaron y se esforzaron todo el año. "Observar cómo reacciona la gente frente a la obra, y ver cómo resulta todo lo que uno fue planeando y haciendo, es gratificante y nos emociona", coinciden.

   "Es increíble lo que se siente al subir a un escenario, o en la clase actuando sólo con un gorro y un vestido, es hermoso sentirse ese personaje que estás interpretando", afirma Lara de 13 años. Para Agustina que tiene 15, esta actividad que empezó a los 8 y que al principio consideraba un juego, también le enseñó muchas cosas. "Te sirve para la vida y, aunque soy extrovertida, igual me sirvió para relacionarme y hacer con los otros. Hoy, por ejemplo, no me da vergüenza hablar frente a un público".

   Entre los más grandes del grupo está Ezequiel, de 19, que empezó hace un año motivado por la inquietud que surgió después de participar en varias obras escolares. "El teatro es diferente a cualquier otra actividad que realicé hasta el momento; al principio era el único varón pero no importaba porque siempre esperaba que fuera viernes para venir al taller". También está Eduardo, que cursa 4º año de ciencias económicas: "Me habían recomendado empezar teatro para expresarme mejor, al principio me resistía y decía que ni loco lo iba hacer porque en realidad no sabía de se trataba, ahora no lo dejaría por nada".

   Talleres de teatro El Teatrillo, www.elteatrillo.com.ar. Teléfonos 4450241, 4394186.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario