Educación

"Los libros abren cabezas y corazones"

Magela Demarco es periodista y escritora. Habla de Mi amigo el mar, un cuento de su autoría, para el público infantil

Sábado 16 de Diciembre de 2017

¿Por qué regalar un libro para chicos o chicas en Navidad? "Cada vez que leemos un libro abrimos una puerta. A variados, maravillosos e infinitos mundos. Los libros abren caminos, corazones, cabezas. También abren bocas para que salgan las sonrisas y las risas, y también los ojos para dejar asomar alguna lágrima. Abren puertas a la ilusión, a la imaginación, a las ideas. Puertas que te invitan a jugar, a crear, a identificarnos con los personajes que atraviesan las historias. Y por eso, cada vez que regalamos un libro estamos regalando una de las tantas llaves que abren esas puertas". Quien responde es la escritora y periodista, Magela Demarco, autora de Mi amigo el mar (editado por La brujita de papel).

La escritora se explaya en su respuesta, ya hablando de sus propias vivencias: "Me olvidé de todos los juguetes que me regalaron de niña —salvo de tres o cuatro muñecas, una casa para ellas y un oso de peluche gigante—. De lo que nunca me olvidé fue de los Musicuentos, de Viscontea, que me compraba mi tía todas las semanas, que yo esperaba con ansias, y disfrutaba como pocas otras cosas. Eran enormes y de color verde; venían todos los relatos clásicos en unas muy lindas versiones, con toques de humor y traían un disquito para escucharlos. Me fascinaban. De hecho, todavía los tengo y se los leo a Tobías (su hijo). Incluso conseguí por internet algunos de los audios que incluyen canciones dentro de los relatos, y cuando se los pongo a mi gordo, el tiempo se detiene, mi niña interior sonríe feliz, y vuelvo a saborearlos y disfrutarlos como cuando tenía cinco, seis años".

Enseguida repasa los libros que la acompañaron en sus primeras lecturas, asegura que los recuerda a todos: "Barba azul, Caperucita (con un lobo tartamudo muy simpático), Los tres chanchitos, Jacobito y la alubia encantada, Cinco en una vaina, El Enano.... Más tarde, El libro de los chicos enamorados, de la genial Elsa Bornemann; y la eterna María Elena Walsh, con sus canciones que hoy vuelvo a cantar, esta vez para mi hijo Tobías, y mi niña interior, de nuevo. Tampoco me olvidé de los Elige tu propia aventura, que te permitían escoger diferentes finales...En fin, son miles y miles de puertas que me fueron abriendo los libros. Puertas que se abrieron, se multiplicaron y nunca más se volvieron a cerrar".

En una entrevista realizada por la Agencia Télam —por la periodista Analía Páez— Demarco había contado que la historia de Mi amigo el mar, ilustrada por Caru Grossi, estaba inspirada en una situación real que compartió con su hijo cuando tenía tres años, y estaban en Villa Gesell: "Estábamos jugando con sus juguetes en la orilla, cuando una ola se llevó uno de sus autitos. No lo pudimos rescatar. Desapareció entre las olas. El rompió en llanto, con esa angustia tan grande que les da a los niños pequeños perder un juguete. No lo podía consolar. Hasta que se me ocurrió decirle fue que seguro el mar se lo había llevado porque se lo iba a llevar a algún chico que su mamá no podía comprarle ninguno. Que él tenía muchos, y que después a la tarde íbamos al centro y comprábamos uno igual. Internamente, creo que ese fue mi intento para que Tobías pudiera entender antes que yo estas cuestiones del desapego, de no aferrarse estáticamente a las cosas, que la vida fluye, es movimiento, es cambio. Y nada mejor que el mar, con su constante ir y venir, para reflejarlo".

Magela Demarco se define como "periodista de profesión y escritora por vocación". Trabajó en diarios y revistas.Más en el perfil de Facebook/Miamigoelmarlibro

¿Por qué regalar un libro en Navidad? Porque los libros abren puertas a la ilusión, a la imaginación, a las ideas. Puertas que te invitan a jugar"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario