Educación

Los Clubes de Niños Pintores, espacios para el arte infantil

Fueron impulsados en la provincia por el maestro Esteban Ocaña. La experiencia de la Escuela Almafuerte.

Sábado 18 de Agosto de 2018

Un espacio para la creatividad infantil. Así se define a los Clubes de Niños Pintores, al menos el que funciona (hasta en la actualidad) en la Escuela Almafuerte de Rosario, desde hace varias décadas. Fueron creados por iniciativa del maestro santafesino Esteban Ocaña cuando por 1950 impulsó la idea de taller como espacio de trabajo en las tradicionales clases de dibujo escolar.

La idea la explica muy bien la profesora Liliana Quinteros en una nota publicada por La Capital el 2 de julio de 2002 ("Clubes de Niños Pintores: el valor del arte infantil"). Habla del valor de la hora de plástica o dibujo, según como se llame en cada escuela, "para crear en libertad y diseñar una vida creativa futura". Para la docente, es algo más que "saber o aprender a dibujar".

"Los Clubes de Niños Pintores hoy son más importantes que nunca. Aquí no existe la agresión, ni la violencia que está en la sociedad. Los chicos disfrutan con reglas que respetan y que además fomentan hábitos de trabajo compartido", expresaba Quinteros en aquel artículo.

Estos clubes de arte —describe la nota— funcionan a contraturno una vez a la semana. Son como un encuentro, donde chicas y chicos se reúnen en un mismo espacio (un aula destinada a esta idea). La asistencia es voluntaria y se trabaja en grupos heterogéneos. Así lo diseñó en su momento el maestro Ocaña. Para la hora de trabajar, todos los materiales vienen bien, hay desde pinturas hasta recursos descartables que se aprovechan.

El maestro que inspiró estos clubes tenía plena confianza en las infancias. Por eso propuso para su funcionamiento un sistema de autogobierno, donde la palabra y opiniones de todos importan. Además de las cuestiones técnicas que hacen a la expresión artística, importa que en el trabajo colectivo aprendan —cuenta la profesora Quinteros— valores como "la solidaridad, la cooperación y el respeto a las distintas ideas". "Se trabaja también —profundizaba la docente— la conciencia social, esto quedó reflejado en los trabajos que los chicos expusieron para el Día del Trabajador, donde la consiga fue buscar cómo alentar a los papás (ante la crisis y la desocupación) y hacerles sentir que no están solos. Hubo muchos mensajes muy esperanzadores".

Los trabajos que resultan de este Club de Niños Pintores son fáciles de reconocer por sus grandes dimensiones, el collage de materiales y la creatividad.

En aquella entrevista, la profesora Quinteros resaltaba todo el tiempo la obra impulsada por el educador Esteban Ocaña y consideraba que son espacios a ser replicados y fortalecidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario