Educación

"Las dificultades no siempre tienen que derivar en un fracaso escolar"

La educadora Ruth Harf reflexiona sobre las estrategias docentes ante los problemas de aprender.

Sábado 19 de Mayo de 2018

"La intención no es negar que existen dificultades en los aprendizajes, sino analizar cuándo las barreras del sistema educativo o del contexto social hacen que éstas desencadenen un fracaso", remarca Ruth Harf, licenciada en ciencias de la educación, al referirse a un tema que siempre genera asperezas en la sociedad y diferentes criterios entre los educadores.
   "Cuando nos referimos al fracaso escolar no es sólo por aquello que percibe el alumno, cuando siente que no pudo hacer algo o que cometió errores sino que es la visión que le devuelve la institución, nadie dice espontáneamente «fracasé» sino es por la mirada del otro", agrega.
   La educadora participará del IV Congreso internacional sobre problemáticas en educación y salud, organizado en Buenos Aires del 8 al 10 de junio por la Fundación Sociedades Complejas. El tema central de este año es "El fracaso escolar en debate: ¿alumnos que no aprenden?". Entre otras disertantes invitadas figuran Patricia Sadovsky, Delia Lerner, Nora Elichiry, Elena Santa Cruz y Ana María Siverio (Cuba).
   "Existe hoy en día un consenso bastante generalizado de llamar «fracaso escolar» al desempeño escolar «inadecuado» de parte de alumnos y alumnas, en los distintos niveles y modalidades. Esto significaría que quien fracasa es el sujeto del aprendizaje, pero si profundizamos en esta problemática surgen muchos interrogantes que nos obligan a ampliar la mirada: el rol que desempeñan docentes y familias, el sistema educativo, las expectativas de la comunidad, y las políticas públicas, entre otras". Esta reflexión, fundamenta la necesidad de instalar el tema entre los educadores y profesionales de la salud, en la búsqueda de otras herramientas y estrategias para el aprendizaje. "En una sociedad exitista como la nuestra, la idea de fracaso se encuentra exacerbada, si podemos llamar fracaso a cada cosa que no podemos hacer o ser", sostiene Harf.

Objeto de conocimiento

"Podríamos preguntarnos por qué no se trataron antes estos temas, siendo que siempre sucedieron situaciones que derivaron en un fracaso escolar. Sin embargo recién ahora se lo considera objeto de conocimiento, con espacios de análisis y de discusión, algo similar sucede con el bullying. Nuestros docentes tienen un compromiso muy grande con la educación y no se trata de buscar culpables sino de analizar las estrategias y las herramientas disponibles para lograr cambios en las prácticas", continúa.
   Para Harf, cuando se habla de las dificultades en el aprendizaje se debe atender la diversidad, teniendo en cuenta las distintas barreras que pueden aparecen, tanto institucional, socioculturales o arquitectónicas.
   "Cada vez que los chicos tienen que caminar muchas cuadras incluso kilómetros hasta llegar a la escuela, o que tienen que conseguir los libros porque no acceden a internet son barreras que si no reciben la ayuda y el apoyo necesarios pueden convertirse en un fracaso porque no siempre las dificultades tienen que desencadenar un fracaso escolar", y esto es válido para estudiantes de todas las edades, incluso para quienes cursan un profesorado o la universidad, y también arrastran algunos temores.
   "Los docentes muchas veces nos encontramos en situaciones que nos llevan a dividir el aula en dos grandes grupos: los que pueden de los que no, cuando deberíamos comenzar cambiar esta manera de proceder, considerar que todos pueden y pensar en otras propuestas. Cuando me invitan a los congresos, suelo hacer dos preguntas al auditorio. Primero, quiénes pueden bailar y enseguida todos levantan sus manos y luego pregunto quiénes pueden bailar para participar en un congreso internacional de danza de salón, y ya nadie levanta la mano. Dicho en broma o no, y a modo de ejemplo, un coordinador o docente tiene que empezar por la primera pregunta, luego tendrá tiempo de evaluar a cada alumno y estimular sus capacidades".
En su vasta trayectoria dedicada a la educación, Ruth Harf _quien elige presentarse como maestra normal nacional_ es licenciada en ciencias de la educación y en psicología en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Además es directora del centro de formación constructivista; coordinadora del equipo de capacitación en servicio para directivos de nivel inicial (Escuela de Maestros, ex-CEPA, ciudad de Buenos Aires); asesora en diversos ministerios de educación, y autora de numerosos libros y artículos relacionados con la educación.

Otras estrategias educativas

"Si un niño repite 4 º ¿pensamos que las políticas educativas tienen alguna implicancia? O cuando un joven repite el año en la escuela secundaria, ¿nos preguntamos acerca de los modelos de evaluación vigentes? ¿Nos cuestionamos acerca de los conocimientos (o de los supuestos) que tenemos acerca del proceso de aprendizaje que conducen a desarrollar estas y no otras estrategias de enseñanza?". Con estos interrogantes, la fundación Sociedades Complejas plantea un trabajo en red entre profesionales de la educación y la salud, con intervenciones pensadas no sólo hacia la prevención del "fracaso", sino a los fines de incidir en la mejora de los espacios de socialización de niños, niñas y adolescentes.
   La organización impulsa desde el 2010 espacios para el fortalecimiento de los vínculos, el abordaje de los conflictos y la violencia y la capacidad de gestión en ámbitos de educación formal y no formal, en clínicas y centros de salud y en el trabajo social con las familias y en la comunidad. Con estas metas organiza por cuarta vez un congreso sobre educación y salud.
Informes: www.sociedadescomplejas.org, fundacion@sociedadescomplejas.org. Teléfonos: (011) 45522964, 154-41711338.


Cuando evaluar es un dilema

La conferencia de cierre del IV congreso internacional sobre problemáticas en educación y salud estará a cargo de Ruth Harf. A través de su exposición "Cuando enseñar es un conflicto y evaluar es un dilema", propone repensar las estrategias de enseñanza que se emplean y comprobar si ayudan o no a que chicos y chicas puedan superar las dificultades. También tratará el tema de la evaluación, cuáles son los objetivos, que no sirva sólo para constatar si el alumno o la alumna aprendió, cuando en realidad desde un sentido quizás más filosófico que sirve para ayudar al alumno a aprender, por supuesto que uno quiere saber cuánto aprendió pero si nos detenemos sólo en eso, puede aparecer el fracaso", culmina la especialista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario