Educación

La meta de formar lectores autónomos

Sábado 02 de Junio de 2018

Jaquelina Milán es bibliotecaria en la Escuela Nº 799 Anastasio Escudero. La única para toda una población de 900 alumnos y alumnas de primaria, por eso se reparte su trabajo en los dos turnos escolares y organiza las actividades de la biblioteca para que —con mayor o menor frecuencia— todos pasen por esta sala.

"Queremos formarlos no solo como lectores sino como usuarios de la biblioteca", dice Jaquelina y describe cómo trabaja para ese objetivo: visitas para conocer cómo funciona, cómo se ordenan los libros y comprender que es un espacio diferente al aula. También se los invita a asociarse. Esto no implica pagar una cuota pero sí mantener un compromiso con los libros que llevan y traen para leer. "La mitad de la escuela está asociada", apunta.

Entre los textos más pedidos, Niña Bonita de Ana María Machado y Pototo, tres veces monstruo de César Badin Ron lideran esa lista, junto a las historias de suspenso y de terror. "Los sacan y se los van recomendando entre ellos, por suerte tenemos varios ejemplares", dice Jaquelina. Como bibliotecaria el desafío está en sugerir de acuerdo a las edades y respetando los recorridos lectores de cada chica y chico. "La intención es ayudarlos a pasar de lo que leen siempre a otros autores y géneros", confía.

La biblioteca de la 799 tiene muchos años y por tanto muchísimos libros que conserva de diferentes épocas, entre ellos —valora Jaquelina— un ejemplar de una obra Juan José Saer editado por la Biblioteca Vigil. También colecciones aportadas por el ex Plan Nacional de Lectura. Una propuesta de la biblioteca es La hora del cuento, que en palabras de Jaquelina funciona muy bien, porque se lee y se habla de la lectura compartida "pero sin caer luego en la cuestión utilitarista o pedagogizante". "La idea es formar lectores autónomos, para que puedan elegir, recorrer la biblioteca y llevarse lo que quieran", expresa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario